Plaza pública en la capital de un país latinoamericano, año 1983, 13:00 horas. Charla casual con un supuesto miembro de la embajada de Estados Unidos, afroamericano, entre 25 y 30 años, 1,90 metros de estatura, perfecto idioma castellano, buenos modales y educación, traje oscuro, varios encuentros anteriores a la hora del almuerzo, aproximadamente durante dos semanas y donde hizo extrañas revelaciones… nunca dijo su nombre.

―Se sorprendería de saber la cantidad de extraterrestres que caminan entre nosotros…Este es nuestro último encuentro, me despido, tengo que partir…

Después de estas palabras y este último encuentro, nunca más apareció. No voy a revelar ni los personajes ni el lugar donde sucedió, pero puedo asegurarles con la seriedad que me caracteriza, que esta historia fue real y protagonizada por alguien muy cercano a mi persona. No le presté mucha atención hasta tiempo después, cuando en 1997 llegó a mis manos un documento que por aquel entonces estaba circulando únicamente por redes P2P (todavía no estaba propiamente en internet). No podía dar crédito a lo que mis ojos veían escrito en aquel archivo Word: la traducción literal de un documento en inglés originalmente escrito en una antigua máquina de escribir por un tal Milton William Cooper, que revelaba por primera vez acontecimientos sucedidos a mitad del siglo XX, y que estaban catalogados como de máximo secreto, que involucraban al gobierno de Estados Unidos con extraterrestres. Los meses subsiguientes a este descubrimiento los pasé investigando la veracidad del mismo, llegando a la conclusión que la mayoría de lo expuesto era cierto. Se lo mandé a un conocido periodista, director de una reconocida revista, y que tenía en ese momento un programa de radio, para que lo investigara y comentara en su programa, su respuesta fue: “no es conveniente hablar de estas cosas”. Una parte del documento no la pude comprobar sino hasta hace poco, cuando la nieta del entonces presidente Eisenhower hizo revelaciones que coincidían con la información expuesta en dicho documento.

No sé realmente quién era el extraño personaje de la historia arriba contada, pero me vino a confirmar casi de primera mano, que en la tierra existen lo que yo llamo “infiltrados”, determinadas personas que haciéndose pasar por unidades de carbono, no lo son. Sus intenciones y fines son desconocidos para mí, puedo teorizar, pero no puedo afirmar nada por ahora. Lo que sí puedo decir es que algunos parecen tener relación con los amos y otros no. Son como servicios de inteligencia extraterrestre en el planeta, que responden al mando de un comando desconocido, pero sumamente interesado en los acontecimientos y desarrollo de la tierra y las unidades de carbono que la habitan. Son personajes extraños pero que a la vez pasan desapercibidos en la multitud, tal vez tengan algo que ver con los de primera línea de poder, aquellos agentes Smith de los que hablé en el artículo “los ejecutores”, o quizás sean algo completamente diferente, lo que sí estoy seguro es que existen y caminan entre nosotros sin que lo percibamos en lo más mínimo. Actúan sigilosamente, recopilando información, infiltrándose entre la sociedad, en cada país, gobierno, partido, sociedad, movimiento social, ecológico, grupos de toda índole, órdenes, sectas y quién sabe qué más.

Sé que este artículo les parecerá ciencia ficción a los que no estén más informados al respecto, pero tengan en cuenta que la mejor forma de ocultar una verdad es dentro de una mentira, y si la mentira es que todo esto es ciencia ficción, lo más probable es que sea verdad. Quizás usted mismo haya conocido un infiltrado o se haya cruzado con él en algún momento de su vida, y ahora sabiendo esto comprenda algo que le pareció extraño en aquel momento. La realidad está detrás de lo aparente, nada es lo que parece cuando se conoce el engaño, y el engaño es la ilusión de la realidad. Para armar el rompecabezas tiene que tener todas las piezas, y esta es una más que necesita conocer para lograrlo. Todo tiene que ver con todo en el puzzle del “Do”.

  1. Milton William “Bill” Cooper (1943 – 2001) fue un activista y autor norteamericano. Durante su estancia en los servicios de inteligencia de la marina norteamericana fue testigo de pruebas que mostraban claramente no solo la presencia extraterrestre en el planeta sino su estrecha relación con el gobierno de su país. En el libro “Behold a pale horse” [1991] dejó plasmadas todas sus vivencias y observaciones.
  2. Conocido como “puzzle” en algunos países como España.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. “… 𝑠𝑖𝑛 𝑞𝑢𝑒 𝑙𝑜 𝑝𝑒𝑟𝑐𝑖𝑏𝑎𝑚𝑜𝑠 𝑒𝑛 𝑙𝑜 𝑚𝑎́𝑠 𝑚𝑖́𝑛𝑖𝑚𝑜. Actúan sigilosamente, recopilando información, infiltrándose entre la sociedad, en cada país, gobierno, partido, sociedad, movimiento social, ecológico, grupos de toda índole, órdenes, sectas y quién sabe qué más.”: ¿𝒀 𝒔𝒊 𝒏𝒐 𝒔𝒆 𝒑𝒆𝒓𝒄𝒊𝒃𝒆𝒏 𝒆𝒏 𝒏𝒂𝒅𝒂 𝒄𝒐𝒎𝒐 𝒔𝒂𝒃𝒆 𝒖𝒔𝒕𝒆𝒅 𝒕𝒐𝒅𝒐 𝒍𝒐 𝒒𝒖𝒆 𝒂𝒇𝒊𝒓𝒎𝒂?

  2. Me vienen a la mente las palabras del gran André Malby al respecto. Este hombre excepcional que colaboraba intermitentemente con el Mossad y otros servicios secretos, no mentía. Al punto de discutir abiertamente con los radioyentes o reconocer que era una persona agresiva que incluso llegó a matar a un “idiota”, según sus palabras, durante una pelea en Argelia.
    Volviendo al artículo, sí. Yo creo que sí, los hay. Incluso humanos que viven en un mundo que va tres siglos por delante del nuestro. Ya en los 90 este señor aportó pruebas (comunicaciones entre astrónomos sobre todo rusos) de que la investigación espacial invierte grandes cantidades en ocultar la realidad. Especialmente en el caso de Marte. No nos gustaría esa realidad.

  3. Quizás esté relacionado con el MJ-12,con las bases de Nuevo Méjico como Dulce o el área 52,o con los pactos con alienígenas con entidades extraterrestres.Hay muchísima información al respecto,y también mucha confusión,y pocas certezas unos dicen que el género humano no está preparado todavía para una divulgación sobre la existencia de seres de otros planetas,y otros dicen que hay que llevar gente a las bases de la luna,Marte y otros planetas.En el plano metafórico,sobre todo en las ciudades muy pobladas,cualquiera puede tener la sensación de haberse cruzado con un ser de otro mundo…en cualquier caso centrémonos en los benefactores,y estemos alerta ante los que pretenden esclavizar a los seres del planeta tierra.Bastante tenemos ya con identificar a los del Estado profundo.

Comments are closed.