prevaricación

A estas alturas de la vida española, imagino que no quedará ningún amante del rito taurino, que opte cuando llegan las urnas, por partidos liberticidas, quiero decir prevaricadores. No hay vez que un izquierdoso o progresista haya llegado al poder, de cualquier manera, que no haya delinquido a sabiendas. La izquierda española, tiene una especial querencia por el delito en sus múltiples formas. Siempre ha estado trasconejada, pero desde que se tiró el Muro, anda completamente grogui, tal parece un boxeador completamente sonado, que entre croché y directos al hígado, se dedica a apuntarse a cuantas bobadas surgen, en cualquier parte del orbe.

[Ofertas de empleo de Opticalia en varias localizaciones]

Si mañana, alguien decidiese que ir a una corrida de toros, es lo más “in” o “fashion” o resiliente, no duden que los tendidos se llenarían de rogelios de aluvión. Tan incultos como siempre, pero más castizos que Cascorro. Ellos son así, siempre atentos a las últimas tendencias y modas.

Como Madrid está de moda y puede volver a pasarles lo de siempre, siguen tomándola contra nosotros, hundir Las Ventas parece ser la fórmula secreta para tomar el gobierno regional. Son inasequibles al desaliento, verdaderamente hay que alabarles su constancia. Han tomado a los aficionados a la tauromaquia, por los tontos del pueblo. Claro que, bien mirado, razón no les falta, porque con tantos grupúsculos entre los taurinos, estamos tan entretenidos discutiendo entre nosotros, que hasta los que dicen defendernos, nos las dan en el mismo carrillo tantas veces como sea menester.

Métase con la Fiesta, que no pasa nada. Sólo los muy valientes desprecian el qué dirán, y, mira tú por dónde, no parece que les vayan a penalizar las urnas por eso. Las encuestas sí, las encuestas los masacran, pero a la hora de la verdad, siempre salen airosos. Y, a pesar del ninguneo de tirios y troyanos podrían resultar imprescindibles. Y es que, la prensa apesebrada (casi toda) y las elites van por allá y el pueblo por acá.

Hasta que no acaben con nosotros, no van a cejar en su empeño, cualquier excusa es buena para tomarnos por el pito del sereno. Somos su particular muñeco de pimpampum.

El 4 de mayo vamos a necesitar a más de un Andrés Torrejón y a más de una Manuela Malasaña, para frenar a estos millonarios tragaldabas y psicópatas de poder, dinero y muerte, a partes iguales, que no terminan de hartarse de robar, prevaricar y humillar a los más menesterosos. O sea, al común. Están en una atalaya tan alta, que todos somos unos mindundis a sus ojos.

El año va transcurriendo y nada, no hay una buena noticia taurina que llevarnos a la boca, siguen los desaires y tropelías para con las diferentes ferias programadas. Todos, más o menos, hacinados en autobuses, aviones, terrazas y supermercados, pero al parecer el bicho chino, cuando llega a una plaza de toros, se relame y se pone a contagiar por arena, tendidos y andanadas. Los virus son muy vivos y si son chinos, más. Si lo sabrán en La Moncloa.

Y, claro, los más sensibles entre los sensibles, se relamen de gusto por ir contra estos bárbaros que adolecemos de la menor brizna de compasión por los animales. Somos como el lobo de Caperucita.

Ellos nos vejan y nos tiran piedras, pero es por nuestro bien. No son unos bestias como nosotros.

 

*Un artículo de Bienvenido Picazo

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Quieren cargarse la Fiesta Nacional, quieren acabar con la Bandera Nacional, quieren destruir España…
    ¡Hasta que los españoles no nos demos cuenta de que tenemos un Gobierno que actúa en contra de España y de los españoles, la situación no va a cambiar…!

Comments are closed.