Estamos asistiendo atónitos, de nuevo, a un discurso oficial sobre las vacunas que es sorprendente, además de muy peligroso. Tras salir a la luz los efectos secundarios de la vacuna AstraZeneca y demostrarse los graves riesgos de salud, e incluso la muerte, que está provocando en muchas personas, los gobiernos están empezando a proponer que quien se haya vacunado con una primera dosis de AstraZeneca, lo haga ahora con una segunda dosis de cualquiera de las otras marcas que hay disponibles en el mercado.

Tal y como denuncia la doctora Natalia Prego en un nuevo vídeo eso es un grave error y además muy peligroso. Y además, en esa denuncia no solo se basa en estudios científicos sobre este asunto, se basa, también, en la propia documentación oficial publicada por los gobiernos y organizaciones oficiales de salud en la que se dice que quien se ponga una primera dosis de una marca determinada, deberá ponerse la segunda dosis de esa misma marca.

Y resulta que ahora se nos dice que no, que no pasa nada si se mezclan dosis de distintas marcas, poniendo en evidencia que a los gobiernos no les importa nada la salud de los pacientes ya que, lo que demuestran, es que lo único que les importa es vacunar, sean cuáles sean las consecuencias.

Habrá mucha gente que, nuevamente y a pesar de los avisos, lo haga y se vacune tal y como les indican sus gobiernos. Que se lo piensen dos veces porque estarían cometiendo un grave error. Un error que podría ser, además, definitivo.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Según datos de ABC, ni el 7% de la población se ha ” vacunado” (creo que es mejor hablar de inoculación), así que son buenas noticias, el objetivo de esta gentuza que atenta contra nuestra vida y nuestras libertades está siendo un pufo y la paciencia se agota. Que reculen o se expongan a una oposición frontal de buena parte de la sociedad, que va a ser beligerante. Que dejen ya a la gente en paz, les ha salido mal el experimento y ahora serán juzgados como las ratas que son. Más vale que se larguen del país, son miserables y traidores a la patria. Desde luego, ponerse ya una dosis de cualquier basura de esas ya es un ejercicio de riesgo. No a la cicuta. No a las mentiras. No al “pasaporte de vacunación”.
    Sí a la vida, sí a la libertad, sí a nuestros derechos. La esencia humana, que tiende a la generosidad, la empatía y la libertad, acabará imponiéndose a la psicopatía y perversión de la gentuza genocida que está detrás de esto.

Comments are closed.