Esto de las vacunas es un suma y sigue que mucha gente parece que prefiere no ver, o no darse por enterado. Si se dan cuenta, desde que los gobiernos y medios de comunicación decidieron sacrificar el peón de AstraZeneca, se tienen muy pocas noticias sobre los efectos secundarios provocados por la vacuna Pfizer, que parece ser el rey del tablero al que se pretende salvar. Suponemos que las comisiones deben ser más jugosas.

Pero que no se hable de ello no quiere decir que no existan y todos tenemos claro que muy probablemente la vacuna de Pfizer es todavía más peligrosa que la vacuna de AstraZeneca, a pesar de lo poco que esté saliendo sobre ella.

Pero aunque nos vamos enterando poco a poco, las noticias siguen saliendo a la luz. Bernice Gibb Rhoades, la sobrina de 56 años del cantante de los Bee Gees, Barry Gibb, fue encontrada muerta con su perro a su lado el jueves por la noche, pocos días después de tomar la segunda dosis de la vacuna Pfizer COVID-19.

Barry Gib

El cadáver de Beri, hija del fallecido Andy Gib, fue encontrado por su marido que avisó rapidamente a los servicios de emergencia, aunque nada pudieron hacer por salvar su vida. La madre de Beri, Lesley Evans, tiene muy claro lo que ha pasado: “Ni siquiera sé qué decir, estoy tan enojada de que esto le haya sucedido a mi amada niña”. “Estoy tan furiosa que siguen promocionando esta vacuna cuando las personas están en riesgo debido a efectos secundarios desconocidos”, añadió. “Beri estaba sana y llevaba una vida llena de amor y aventura”.

Como verán las muertes súbitas de los vacunados se sigue produciendo incluso en personas que estaban completamente sanas. Esto es una locura absoluta.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

4 Comentarios

  1. ¿Dónde esta la fuente? Seria interesante leerlo, mucha gracias por el gran trabajo que hacéis.

    Mi canal en telegram Inhar Rayo de Luz

Comments are closed.