Parece que cada vez son más los estados gobernados por el Partido Republicano que se están oponiendo a las leyes dictatoriales que se pretenden imponer desde el Gobierno Federal de los Estados Unidos con la excusa del virus.

Primero fueron las mascarillas, empezando por Texas fueron varios los estados que decidieron eliminar la obligatoriedad de uso de este engendro odioso que lo único que consigue es que no respiremos bien. Ahora son los pasaportes por vacunación. El estado de Florida ya ha dado el primer paso y ha aprobado un proyecto de ley para prohibir el pasaporte de vacunas.

El proyecto de ley prohíbe explícitamente a las empresas exigir pasaportes: “Una entidad comercial como se define en s. 768.38 para incluir cualquier negocio que opere en este estado, no puede requerir que los patrocinadores o clientes proporcionen ninguna documentación que certifique la vacunación COVID-19 o la recuperación posterior a la infección para obtener acceso, entrada o servicio de las operaciones comerciales en este estado”.

Y no solo para empresas privadas, el proyecto de ley también prohíbe que entidades gubernamentales o educativas hagan lo mismo: “Una entidad gubernamental… no puede exigir a las personas que proporcionen documentación que certifique la vacunación COVID-19 o la recuperación posterior a la infección para obtener acceso, entrada o servicio de las operaciones de la entidad gubernamental en este estado”. El proyecto de ley ahora debe ser firmado por el gobernador de Florida, Ron DeSantis.

Si se dan cuenta, cada vez son más los gobiernos que dejan en evidencia el globalismo militante y la dictadura que pretenden imponer los gobiernos de otros países, sobre todo los gobiernos europeos. La dictadura sanitaria que se pretende imponer con la excusa del virus cada vez tiene más difícil justificación y cada vez tiene menos argumentos creíbles.

Solamente aquellos que no apartan la vista de la televisión y que caen en la trampa del miedo que pretenden imponer los gobiernos, lo justifican todo y están dispuestos a renunciar a derechos y libertades. Sigamos la línea marcada por otros países y no caigamos en la trampa que se nos está tendiendo con el único objetivo de que vivamos sometidos.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL