Mercadona

Presumo de conocer razonablemente bien, desde fuera, a la empresa Mercadona. He tenido y tengo familiares y amigos que han trabajado en esa empresa y en cierta época, tuve amistad con alguien importante de su organigrama de gestión. Soy un gran admirador de Juan Roig y soy de los que dicen que necesitamos muchos empresarios como él. Pero eso no quita, que, en los escalafones inferiores, puedan darse actitudes o modos que para nada quiere la empresa y se dé buena tinta que pone bastante empeño, así y todo, a veces, se dan. Por otro lado, permitan el título del artículo, cómo saben empoderamiento es una de las nuevas palabras del neolenguaje que nos han impuesto con esto de la dictadura de género, más que para definir, para imponer, que las mujeres por supuesto, están por encima de los hombres.

[Mira En Lo Que Se Gasta El ‘Ministerio Del Astronauta’ El Dinero De Nuestros Impuestos]

Tengo un buen amigo de educación exquisita y de un elevado sentido del respeto pero que naturalmente, tiene un defectillo y que espera que las personas con las que interactúa lo hagan con la misma educación y respeto que él ofrece. Por razones médicas está exento de llevar mascarilla, así y todo, cuando hay gente a menos de la distancia normal o cuándo va a sitios cerrados o dónde hay mucha gente, se la pone.

Me cuenta mi amigo un incidente, nada agradable que le ha sucedido en Mercadona; Me gusta comprar en Mercadona, hay productos, que solo se encuentran allí. Es por ello que voy cada semana. Cuando entro, me pongo la mascarilla tal como dice la normativa. No obstante, cuando estoy en una amplia zona espaciada, sin gente en los alrededores, me la bajo un poquito y dejo libre los orificios nasales. En ello estaba, cuando no se dé donde, surgió una empleada en muy mal tono imponiéndome subirme la mascarilla. Le dije que me la había bajado porque no había nadie en muchos metros a la redonda. Explicación que no aceptó y me insistió en el mismo tono. Por evitar problemas, me la puse y seguí con la compra. Esta misma situación con muy pequeños matices diferenciados, me ha pasado en más de una ocasión, curiosamente, siempre han sido mujeres trabajadoras las que me han increpado, insisto increpado. Ninguna me preguntó si tenía razones para llevarla bajada, o si estaba exento de llevarla, o…sí me había mareado y necesitaba un poco de aire, por cierto, cosa que me pasa con bastante frecuencia.

Pero mira por donde unos días después, concretamente hoy, he ido nuevamente a hacer la compra. Sin novedad, era una hora de mayor afluencia de público, por lo que la mascarilla, en todo momento, la he llevado reglamentariamente. No he tenido problema alguno durante la misma, pero he aquí que, al llegar a la caja, en la misma había una chica que yo para nada recordaba pero que al parecer, ella, me recordaba muy bien. Puse los productos de la compara al principio de la cinta transportadora, y la chica los pasó hasta el final de la caja. Noté ya, algo extraño, siempre los cajeros/as te dan la bienvenida, hola, buenas tardes etc. Esta no me dijo nada, tampoco me preguntó como hacen habitualmente, si quería una bolsa -Se que, en esta empresa, son muy exigente con el trato de sus trabajadores a los clientes y es por ello que me extrañó sobremanera- Pasé hasta el final, metí los productos en mi bolsa que saque de mi bolsillo, y esperé que me diera el total de la compra. La miré y me indicó con su mirada la pantalla de la caja, donde se reflejaba el total pero que yo ignoré. Me quedé mirándola y ella a mí desafiante, hasta que, por fin, unos instantes después, me dijo la cantidad. A lo que le respondí ¡sabe hablar!

A partir de ese momento, subió aún mas la tensión. Sin hablar me dirigí para el datafono para pasar la tarjeta y ella hizo ademán de no ponerlo operativo hasta que yo se lo pidiera, no se lo pedí. Le respondí que no tenía nada que hacer en todo el día, a lo que ella me respondió que hasta no recuerdo que hora, no terminaba el turno. Pero, le está haciendo perder el tiempo a la señora que viene a continuación, le dije. Fue entonces cuando me recordó que días atrás, ya me tuvo que decir que reprender, para que me pusiera bien la mascarilla. Está claro, que la chica además de buena memoria, es un poco retorcida. Le contesté, aunque hoy no era el caso, pero en referencia a aquel día, lo que quizás le tenía que haber contestado entonces: que ella no era nadie, para decirme que me pusiera la mascarilla.  Me contestó con la salida de siempre de las mujeres empoderadas en este caso: es usted un machista, voy a llamar a la policía. Ya está tardando, le contesté.

Qué tiempos aquellos, en los que iba uno las grandes tiendas y buscaba siempre a una chica para que lo atendiera, a ser posible, la más guapa. Hoy hay que actuar justo a la inversa, es un verdadero peligro tener la más mínima diferencia de opinión con una mujer así.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anteriorParece que los jefes le han puesto fecha de caducidad a Pedro Sánchez, necesitaban a alguien sin escrúpulos y ya ha cumplido su cometido
Artículo siguienteVamos de precampaña desde el CIS del atenazador Tezanos
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.

8 Comentarios

  1. Esto es acojonante, una “cajera vigilante de las mascarillas”… había visto “polis de mascarilla” de todos los cuerpazos que tenemos por la geografía… esto es muy sencillo, con no volver a ese supermercado y a ver si con un poco de suerte la gente deja de ir y terminan cerrándolo, así la muy gilipollas se quedará en su puta casa y no tendrá miedo de que nadie la contagie con este virus tan mortal, lo malo es que la tendremos que pagar a esta puta inútil el puto paro entre todos, aunque al ritmo que va todo si alguien lo cobra será un verdadero milagro. Entonces algún día se dará cuenta de lo gilipollas que fue pero ya no tendrá remedio. Este cuento que se lo aplique mucha gente. BORREGOS=CORONATIMO=PLANDEMIA

  2. Hola, yo he estado comprando en MERCADONA MÁS DE 15 AÑOS. Yo padezco 4 enfermedades crónicas entre ellas una respiratoria y estoy exento de mascarilla con informe médico oficial del servicio público de salud, les quiero comentar que uno de esos días que voy a comprar al supermercado UNA CHICA, UNA EMPLEADA DE MERCADONA me comentó lo de la mascarilla y le contesté que yo estaba exento de llevarla por enfermedad respiratoria, pues tranquilamente cojo mi carro y estoy comprando CUANDO DE REPENTE ME RODEAN 4 GUARDIAS CIVILES, DESESPERADOS CÓMO SI YO FUERA UN ETARRA ELLOS CON UNA HOSTILIDAD VERBAL IMPRESIONATE ME REQUIEREN EL DNI ME PREGUNTAN PORQUÉ NO LLEVO MASCARILLA Y LES COMENTO QUE ESTOY EXENTO, LES ENTREGO EL INFORME Y ” SE LO PASARON POR EL FORRO” ME ATACARON Y ME TRATARON MAL PARA VER SI REACCIONABA CON AGRESIVIDAD PARA DETENERME, ME DIJERON QUE ADEMÁS DE SANCIÓN PROCEDERÍAN A DETENERME Y ” LES COMENTÉ PUES DETENGANMÉ, PUSE LAS MUÑECAS JUNTAS PARA QUE LO HICIERAN, ME PRESTÉ AMABLEMENTE PARA QUE ME DETUVIERAN, DECÍAN QUE POR DESOBEDIENCIA ME DETENDRÍAN”, YO LES COMENTÉ AHORA VOY A LA FARMACIA A COMPRAR MEDICINAS PARA MI MADRE Y PARA MÍ,ADEMÁS MI MADRE ANCIANA DE 80 AÑOS, ENFERMA, CON DEMENCIA SENIL Y PERSONA DEPENDIENTE , UNO DE LOS GUARDIAS CIVILES ME DIJO ” CÓMO YO TE VEA EN EL SUPERMERCADO, CÓMO YO TE VEA EN LA CALLE, CÓMO YO TE VEA EN LA FARMACIA SIN MASCARILLA TE DETENGO Y ME PROHIBIÓ IR A LA FARMACIA A COMPRAR MEDICINAS PARA MI MADRE Y PARA MÍ.

    MIENTRAS EN ESE MISMO INSTANTE UNA CHICA EMPLEADA DE MERCADONA DE LA SECCIÓN DE LA CARNE INCREPANDOME A MÍ POR EL TEMA DE LA MASCARILLA, OTRA CHICA ENCARGADA DE LLAS FRUTAS Y VERDURAS TAMBIÉN IGUAL INCREPANDOME, SIN EDUCACIÓN, SIN RESPETO POR EL CLIENTE Y DESPUÉS DE ENVIAR VARIAS QUEJAS AL SERVICIO DE ATENCIÓN AL CLIENTE DE MERCADONA PRACTICAMENTE NI ME HAN PEDIDO DISCULPAS.

  3. Hacer la compra puede ser un buen motivo para salir y despejarse un poco… Yo antes iba mucho a Mercadona, pero ya no, entre que cada día está más caro y que no me da la gana que una niñata de mierda me dicte normas estúpidas, como si uno fuese un colegial, pues ahora voy lo menos posible…
    Por cierto, deberían aplicar aquí también lo del cupo de género, porque por cada hombre que trabaja en esta empresa hay un buen puñado de mujeres, no sé qué clase de igualdad es esta…
    Estaba un día en la sección de pescadería y oigo una voz con tono sargentón, que no se dirigía a mí, sino a una señora que estaba a mi lado, que decía, “Por favor no traspase la línea de seguridad”. Aunque no iba conmigo, me molestó el tono descocado y machacón de la elementa… La miro y le digo, “¿Lo dices por el virus?”, y me responde, “Sí, claro, es que se echan encima del pescado y no veas…”, le digo a la cara, “No hay ningún virus, todo es mentira…”. Se para, deja lo que estaba haciendo, me mira como si volviese a reconectar el cerebro, se lo piensa y dice, “¡Huy! la verdad es que algo no cuadra con esto del virus, algo raro hay”… Me fuí y la dejé allí toda descuadrada, pensando quizá que hay otro mundo tras tanta tontería…

  4. Pues a mí me ha pasado eso en el Consum,con las cajeras del Mercadona hasta puedes hablar de lo malas que son las vacunas,y no te miran como a un loco…no en vano son los trabajadores mejor pagados de España.Eso va por personas,algunas se lo toman muy a pecho y son de la secta de la mascarilla,hay que ser tolerantes con lo no despiertos,les cuesta trabajo cambiar de opinión,démosle tiempo.

  5. Les encanta gritar “ES QUE NO SABE QUE ESTAMOS EN UNA PANDEMIA…” Dan tanto asco…buajjjj

  6. Vamos a ver Faustino, tu amigo tendrá mucha educación pero a mí me parece un Torrente. Así que tu amigo cuando iba a una tienda “buscaba siempre a una chica para que lo atendiera, a ser posible, la más guapa”? Bastante patético… Yo cuando voy a una tienda y necesito un dependiente pues lo que quiero es ser atendido lo más rápido posible, no me pongo a buscar a un dependiente que sea mujer… Ni a dar vueltas pensando “No, ésta no, quiero una más guapa”… jajaj, lo dicho, menudo Torrente… Y lo de la mascarilla, pues la cajera esa desde luego no eran formas pero por parte de él si en vez de ponerse chulito le dice simplemente que está exento, pues asunto arreglado. Y vamos hacer un artículo sobre esto que no es más que una anécdota de marujas, hablando no sé qué de empoderamiento… La cajera esa pues muy mal, tampoco hay que generalizar.

  7. Respecto a los comentarios tipo “El virus no existe, es todo mentira”, madre mía… Sin comentarios…

Comments are closed.