doctores

La expresión “doctores tiene la Iglesia” se utiliza cuando no se tiene una opinión formada sobre cualquier asunto en particular y confiamos, en la palabra y el conocimiento de alguien, al cual atribuimos la cualidad de experto, dado que aquello que desconocemos es de tan complejidad que suponemos que el hecho de estar especializado en esa materia que nos interesa, lo faculta para gestionar nuestras dudas y/o futuro.

[Tienes Que Leer Este Extracto Profetizador Del Libro De Ayn Rand ‘La Revelión Del Atlas’]

Las personas somos muy dadas en general a opinar sobre cualquier cosa sentando cátedra como si perteneciéramos precisamente a esa minoría de sabios, que tanto envidiamos y que en el caso de nuestro país, están tan en boca de todos. Expertos por aquí, expertos por allá, para esto y para aquello, en fin… que llegamos a un extremo en el que uno se pregunta cómo es posible que en un país donde el porcentaje de “listos” sobre el total de la población sea tan alto y sin embargo, tan mal nos vaya en casi todo.

Resulta que aparece una nueva vacuna en el escenario español y los medios y el Gobierno hablan de ella como el que habla de su cuñado. Con una solvencia que abruma al más pintado y para remate, se atreven a  prometer cantidades y se comprometen a darnos plazos cuando ni las más altas instancias de la UE tienen claro cómo va a resultar la producción, en una empresa privada que como tal se venderá y comprometerá con el mejor postor, como así se ha demostrado ante la eficacia bien pagadora de países como EEUU, Israel, Chile o el Reino Unido.

Desde luego  la manera de gestionar al asunto por parte de la UE, da para escribir un libro y seguramente alguno lo lleve bien avanzado pero y aunque es de una importancia muy relevante, solo comentaré que en este caso la unión no hace la fuerza, teniendo en cuenta que se ha abierto la veda, para que cada cual llame al Kremlin de Moscú para hacer la guerra por su cuenta, igual que en su día se hizo con China para comprar recursos sanitarios de urgencia a precio de oro.

Si me permiten, me voy a centrar en el aspecto más social del asunto y este es la improvisación ante el problema más importante al que estamos asistiendo los españoles en España, ya que los problemas en este caso, uno de calado mundial, a cada nación la afecta de manera diferente y especialmente, teniendo en cuenta el tipo de entramado financiero y empresarial, el Gobierno y la oposición correspondiente al anterior que le toca a cada país soportar. Aquí y todavía después de más de un año de pandemia, reconocida oficialmente dos meses después de que se diera el primer caso de Covid_19 en enero de 2020,  los que nos gobiernan siguen improvisando medidas, ocultando y manipulando datos, anunciando una y otra vez (hasta nueve) el plan de recuperación sin tener el dinero, y por supuesto, nos van anunciando la finalización de la crisis cada dos por tres dependiendo de la necesidad electoral que surja mientras tanto. Primero fue en una recepción con una delegación italiana para tratar de dar la impresión de que estábamos mejor que ellos, después lo hicieron cuando llego el verano, un poco antes de las elecciones gallegas y vascas y lo repitió con las catalanas y ya lo han anunciado otra vez para después del cuatro de mayo, fecha en la que se celebraran los comicios madrileños.

Y da lo mismo si las empresas farmacéuticas rompen los contratos con Europa, si las vacunas no llegan en el numero comprometido, o si se da el caso de que alguna Comunidad Autónoma, rompa su trato y detenga de repente la vacunación o se coja un puente supuestamente para que descansen los sanitarios. El Gobierno no corrige ni un ápice su hoja de ruta hacia la mentira y sigue ganando tiempo para la aplicación de lo único que se legisla en este país, que es ideología social comunista por doquier sin que nadie pueda evitarlo.

¿Y mientras tanto que hacen los medios más importantes en los telediarios? Pues aparece un presentador con cara de Garfield y nos cuenta a los mundanos españolitos las diferencias entre unas vacunas y las otras según atacan  o no al virus, dándonos una clase magistral de veinte segundos más propia de mi vecino del quinto que de un virólogo de fama mundial. Y se marcan los presentadores un anuncio magnifico a través del cual, fomentan la vacunación a destajo como si ellos formaran parte de esa comunidad de expertos que conocen la materia de primera mano (Noam Chomsky por los ojos y por los oídos)

Y se trata una vez más de la cultura del eslogan aplicado a la ciencia para quitarle el miedo a la población, porque hay una serie de empresas farmacéuticas en guerra para colocar mejor su producto, echándose basura las unas a las otras para bloquear remesas, en este caso a nivel de un continente, por seis casos de muerte por trombos en mujeres de una determinada edad en EEUU,  implicando la firma inmediata de un nuevo contrato entre la UE con la primera marca comercial que sacó al mercado la vacuna, por cierto más cara. Mientras, los Gobiernos, los medios de comunicación y sus periodistas y colaboradores más famosos, se prestan al mercadeo propio del momento irrigado con fondos públicos a modo de anuncios bien repartidos y pagados a esos mismos medios, para gastar la mayor cantidad de vacunas compradas eso sí, a la empresa farmacéutica que las vende más baratas.

¿Se dan cuenta? “Doctores tiene la Iglesia”, pero estos no se mueven por la ciencia y la salud, sino por la “pasta”…

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Son fanáticos del Doctor Fauci,que tarde o temprano recibirá una inyección en Wantanamo,ahora de Baiden…de cualquier delincuente que salga por la tele.
    Y si en la CEE deciden que el nuevo idioma oficial será el chino,pues todos aplaudiran para obedecer al PCCh,y empezarán a hablar en chino.Es que por alguna razón desconocida quieren ser borregos,balar juntos,y no se creen que el pastor y el perro trabajan juntos,se creen que es una conspiranoia.

Comments are closed.