vacuna

Parece que los escándalos con la gestión que las autoridades políticas europeas están llevando a cabo con las vacunas no van a acabar nunca y lo que es peor, parece que en la Unión Europea da igual todo lo que pase y todo lo que se denuncie sobre estas porque la única intención que parecen tener es la de que nos vacunemos aunque el producto esté en mal estado.

La revista ‘British Medical Journal‘ ha denunciado que, debido a un ciberataque sufrido por la Agencia Europea de Medicamentos el pasado mes de diciembre, ha sido conocedores de un intercambio de correos electrónicos entre estos y la empresa Pfizer en los que se reclamaba información acerca de unos lotes en mal estado que la empresa estadounidense habría entregado en la Unión Europea.

Debido a ese ciberataque, más de 40 megabytes de información clasificada de la revisión de la agencia se publicaron en la “Dark Web” y varios periodistas, incluida la revista a la que mencionamos y académicos de todo el mundo, recibieron copias de las filtraciones. Estas filtraciones provienen de cuentas de correo electrónico anónimas y la mayoría de los esfuerzos para interactuar con los remitentes no tuvieron éxito. Ninguno de los remitentes reveló su identidad y la EMA dice que está llevando a cabo una investigación criminal.

El BMJ ha revisado los documentos y muestran que los reguladores tenían grandes preocupaciones sobre cantidades inesperadamente bajas de ARNm intacto en lotes de la vacuna desarrollada para producción comercial.

Los científicos de la EMA encargados de garantizar la calidad de fabricación (los aspectos químicos, de fabricación y de control de la presentación de Pfizer a la EMA) estaban preocupados por las “especies de ARNm truncado y modificado presentes en el producto terminado”. Entre los muchos archivos filtrados, un correo electrónico fechado el 23 de noviembre por un funcionario de alto rango de la EMA describía una serie de problemas. En resumen, la fabricación comercial no producía vacunas con las especificaciones esperadas y los reguladores no estaban seguros de las implicaciones que todo esto podría tener. La EMA respondió presentando dos “objeciones importantes” a Pfizer, junto con una serie de otras preguntas que querían abordar.

¿Se dan cuenta que todas las informaciones que vamos conociendo acerca de las vacunas demuestran que un asunto tan delicado como este ha sido tratado en base a criterios políticos, en lugar de en base a criterios científicos y de salud? ¿Se dan cuenta que lo único que le ha importado a toda esta gente, desde el primer día, es vendernos que había vacunas para obligarnos a ponérnoslas pero los riesgos de las mismas no han sido analizados?

Y viendo todo esto, lo que más nos sorprende es que todavía haya gente que se vacune alegremente sin pensar en las consecuencias que todo ello le puede acarrear y dándole igual todas las sospechas que existan sobre estos brebajes? Asombroso.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL