AstraZeneca

No creo que la industria farmacéutica haya dicho la última palabra, es más, lo deseo. Aunque, a decir verdad, me parece que ha habido en el mundo de los laboratorios de especialidades farmacéuticas, ahora con las vacunas preparadas del Sars-Cov-2 una marejada tan grande como la que estos últimos días, tanto la prensa como los medios audiovisuales, donde por unas cosas y otras están en entre dicho y seguramente tendremos más tiempo para hablar de esta situación en la que medio mundo y el otro, estará  con el ojo alerta para saber en que terminará este infundio- léase, pandemia- al parecer según mi criterio, a veces con malas intenciones y otras por desconocimiento del  asunto y como no, todo hay que decirlo, por intereses creados.

La emulsión y la mezcla de estos sucesos acaecidos en el mundo a consecuencia de las vacunas contra esta enfermedad endémica, me ha producido un malestar enorme, ya que por mis muchos años de haber trabajado en esta industria farmacéutica, en este caso, en el laboratorio AstraZeneca, no tengo más remedio que hablar de esta industria multinacional, donde está investigando y seguirá encontrando  remedios para los males que nos acechan a los humanos.

Vaya por delante que esta industria la conozco muy bien, en ella existe y existirá siempre un espionaje salvaje -por decir algo benevolente- por mi conocimiento de ello, no hay remedió para subsanar esta ensuciada realidad. La industria farmacéutica, en su silencio, siempre ha sido muy cauta y conservadora en querer arreglar los dimes y diretes de la industria, donde los pinitos detectivescos han sido numerosos a lo largo de la historia, aquí se mueven muchos millones de euros y millones de trabajadores, cada laboratorio busca el más allá de las innovaciones, primicias que muchas sociedades farmacéuticas, las buscan en las más afamadas de  sus creaciones en cada campo de esta industria.

Acompaño comunicaciones del que suscribe los días 22 de julio del 2020 (AstraZeneca) Una empresa modelo y de prestigio internacional, la del día 23 de enero del 2021, ¿Qué pasa con las vacunas? Aquí en esto de la pandemia ha habido un lío fenomenal y controvertido, donde unos por otros hemos barrido para los intereses creados que, hemos organizado, en muchos casos, sin conocer las verdaderas causas, de los efectos secundarios y las muertes sufridas a consecuencia, aún por ver de las vacunas que se están administrando par la inoculación de esta pandemia tan terrible venida y enviada de la China Imperial.

Una vez dicho esto, me queda por comunicar que, hemos tocado mucho el tambor sin buchi, (palillos) Los efectos secundarios   de las vacunas, juegan un papel muy importante, buscando sus efectos curativos con los indeseables efectos secundarios. Aquí les hemos dado un grado de empanada en conjeturas, las cuales se debe llegar a conocer de una vez por todas. La muerte de una enfermera, que aún no se conoce el veredicto de la autopsia, la cual hay que ir a por todas y que caiga el que caiga. Pero darle las tintas a un solo laboratorio hay que tener muchos bemoles. En Portugal, tras vacunarse una trabajadora sanitaria, falleció a los dos días de ponerse la vacuna, el 30 de diciembre, falleciendo el 1 de enero con la vacuna Pfhizer. Hace unos días, informó ‘The Epoch Times’ fallecieron 21 personas en Noruega, 11 de ellas Steinar  Madsen portavoz de la agencia noruega del Medicamento, declaró ante la prensa que, “las personas con una salud débil probablemente no deberían vacunarse” señalando que la vacuna utilizada  es la ARNm de  este mismo laboratorio. Lo mismo que comunico la agencia (FDA) donde se experimentó en algunos la parálisis de Bell.

De seguir así, no habría papel para describir todo cuanto se ha hablado de las circunstancias de las vacunas antes descritas. Sin embargo” La directora de la EMA ha explicado que “los casos que tienen que ver con los trombos son pocos entre quienes se han vacunado. Pero no hemos pedido establecer si hay una relación de causa efecto entre las vacunas y los trombos. Si las vacunas los han causado o no. Esto requiere un análisis muy riguroso y mirar con mucho detalle todos los datos disponibles para determinar si la vacuna ha contribuido o no”.

Porqué la prensa española y las televisiones antes comunicaban dándole nombre a la vacuna Oxford /AstraZeneca y ahora silencian Oxford cuando se trata de AstraZeneca. No le encuentro explicación a este mutismo de esa ciudad ligada a su prestigiosa universidad. Es verdad que se han manipulado, bien por ignorancia, por la prontitud de los acontecimientos y las noticias un poco, al parecer supuestamente ignoradas y controvertidas nos han hecho distorsionar hacía una sola vacuna, dejando en olvido a las demás.

Todas las agencias de la salud del mundo, empiezan a dar vida a esta vacuna, incluso todas las que nos estamos poniendo estos días la directora de la AMA, ha explicado muy bien en lo que dice “los casos que tienen que ver con los trombos son pocos entre quienes se han vacunado. Pero no hemos pedido establecer si hay una relación de causa efecto entre las vacunas y los trombos. Si las vacunas los han causado o no. Esto requiere un análisis muy riguroso y mirar con mucho detalle todos los datos disponibles para determinar si la vacuna ha contribuido o no”.

La sede de la corporación se encuentra en Camdridge, Reino Unido y la sede del área de investigación y desarrollo (R&D) está situada en Södertälje, Suecia. La compañía emplea más de 11 000 personas en las áreas de investigación repartidas entre Reino Unido, Estados Unidos, Suecia, Francia, España, Canadá, India, China y Japón. El mayor centro de investigación y desarrollo de la compañía se halla en Alderley Park, en una zona rural, en Cheshire, Inglaterra. Aquí trabajan alrededor de 4500 empleados.​ La compañía tiene una gran presencia en Suecia en el área de la investigación y desarrollo, con aproximadamente 4000 personas empleadas en centros en específicos en Lund, Mölndal y Södertälje.

Esta multinacional empresa farmacéutica no necesita de ningún aval para conformar su valía. Cosa que yo he visto de su grandeza. El tiempo y los hechos son los que demuestran quien vale la pena y quien no.  Siempre hay que recordar el tiempo para agradecer a las personas que hacen una diferencia en nuestra vida.  

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Pues resulta que no hay virus oye, es una estafa y crimen como tantos en la historia perpetradas y permitidos por farmacéuticas y sus amos, políticos y lacayos, juzgadas y condenadas por gravísimos delitos contra la salud pública.

    Y afirmar que sí existe dicho virus atenta brutalmente contra el código ético y deontológico de cualquier científico, médico, biólogo etc., siempre que no seas un mamarracho, un criminal en el ajo, o un pobre y desgraciado desinformado manipulado y-o deficiente, que de todo habrá.

  2. ASESINOS, GENOCIDAS, VAN A PAGAR POR TODO LO QUE ESTÁN HACIENDO. HDLGP

  3. Comentario enviado por un lector a través del correo electrónico:
    Es posible que AstraZeneca no sea la peor farmacéutica como puede ser Pfizer la primera en sobornar a Gobiernos, Agencias del Medicamento, Médicos famosos y condenada por muchos medicamentos después de cientos de muertes que siempre intentan ocultar.
    De Moderna solo escribir que es su primer medicamento y su CEO el francés Bonsel declaró hace unas semanas en LCI la Tv francesa que no sabe lo que durará su vacuna pero que, en cualquier caso habrá que seguir vacunándose todos los años.
    Estas mal llamadas vacunas no lo son, sino otro tratamiento génico más con posibles efectos secundarios a corto, medio y largo plazo que nadie sabe.
    Es importante como lo hace el firmante del artículo declarar los empezando por los medios de comunicación.
    Soy Ingeniero Industrial Superior, Prevencionista en Riesgos, Ex-profesor Universitario y matemático, declaro que NO recibo dinero de nadie y que mis colaboraciones a los medios de comunicación son siempre GRATUITAS. No es el caso de los grandes medios como El País, El Mundo, las cadenas privadas de TV que deberían declarar cuánto cobran para ser veraces y creíbles.
    En cuanto a los trombos provocados por la vacuna de AstraZeneca convendría aclarar a los que defienden que los episodios trombóticos debidos a la vacuna se encuentran de la media estadística de los trombos en la población general, que esa estadística se refiere a los episodios detectados en UN AÑO cuando los episodios actuales se producen en unos pocos días.
    Por tanto para equiparar los resultados, habría que multiplicar por la cifra 300 o alrededor de ella para que la realidad se encuentre: los trombos de la vacuna superar con amplitud a esa media…
    La famosa viróloga M. del Val del desprestigiado CSIC (recuerden a Echenique) habría que recordarla que es posible que sepa mucho de virus pero NADA de matemáticas ni de estadística. Por supuesto habrá que pedirle lo que cobra por decir las sandeces que escribe. No se atreverá.
    Mi nombre y mi correo electrónico están visibles porque NO ME ESCONDO detrás de un pseudónimo.
    Saludos y mucho ánimo
    Íñigo Caballero

Comments are closed.