Socialismo o libertad

Una vez digeridos los resultados de las elecciones catalanas, el efecto Illa no surtió efecto y la maquiavélica cabeza de Iván Redondo inmediatamente se puso a carburar la siguiente ocurrencia consistente en apalancar algún tiempo más la sede de Ciudadanos en la madrileña calle de Alcalá, así como los altísimos sueldos de los de Arrimadas haciendo un ofrecimiento genial.

Y mientras un peón/diputado socialista de la Junta de Castilla y León la semana pasada no pudo supuestamente aguantar más sin obtener cierto protagonismo en su afán de informar/confundir a la prensa, se arrancó a dar ciertas explicaciones sin que nadie se las pidiera indicando que las conversaciones entre la formación naranja y el PSOE iban viento en popa, ya que tras el varapalo de las catalanas los socialistas habían reconsiderado girar inesperadamente al centro para curarse en salud, ya que los socios de la Esquerra Republicana se iban a plantar en frente por el tema de la formación del Gobierno de la Generalidad y con la excusa además de estar muy enfadados ahora que se les ha terminado el tercer grado a los presos del “proces”.

La jugada por lo tanto originalmente consistía en romper alguno de los acuerdos entre ciudadanos y populares y previsiblemente según mis informaciones, la idea iba por empezar desestabilizando Castilla y León, aunque finalmente se ha confirmado que se trataba de un farol y los ases estaban ocultos en la Comunidad de Murcia donde efectivamente ambas formaciones presentaron las pertinentes mociones de censura en Ayuntamiento y Comunidad repartiéndose el consistorio para PSOE y la Comunidad para Ciudadanos con una pírrica representación, haciendo lo que más les gusta a la izquierda que es gobernar sin el consentimiento de la población la cual pasa a segundo plano otra vez como algo secundario.

Veintiséis años después el popular López Miras pasará a la historia política como el que no se enteró de nada de lo que le estaban haciendo aquellos que molestos por las vacunaciones de más de cuatrocientos funcionarios de la Consejería de Sanidad  y después de ser ninguneados al no recibir respuesta alguna salvo la renuncia del Consejero, decidieron con la excusa de la democracia y la responsabilidad política perpetrar la traición. Seguramente pensarán que es mejor dar la responsabilidad a los socialistas que también hicieron lo propio, pero la orden de Madrid especialmente fue dada para que los ingresos pertinentes por la Presidencia de la menor de las autonomías en comandita con los populares, les permita de momento seguir tirando sabiendo que lo que les espera es el abismo más infinito.

A la par en Madrid el partido Mas Madrid de Errejón y el PSOE de Gabilondo calentaban motores preparando cada uno su correspondiente moción de censura para obligar a retratarse a Ignacio Aguado, segundo de Ayuso en la Comunidad de Madrid más cuál fue su sorpresa al comprobar que la lideresa popular ya se había adelantado a la jugada rompiendo la baraja y convocando elecciones para el cuatro de Mayo, y es que “a quien madruga buena sombra le cobija” y a una de Chamberí a estas alturas no la vas a enseñar a jugar al mus, por mucho que quieran liar a la opinión pública los panfletos de izquierda con efímeras esperanzas basadas en el farragoso derecho administrativo, en este caso fuera de lugar.

Y eran las dos de la tarde más menos, cuando en otro momentazo llegó al dejar claro a la población, que se trata de SOCIALISMO O LIBERTAD, lo cual quedará marcada a fuego como una de las frases lapidarias en la memoria de los madrileños más acosados que nunca por un Gobierno Nacional desleal que lo señala como apestado, además de poniéndolo en riesgo día tras día con el Aeropuerto Madrid Barajas Adolfo Suarez sin los controles sanitarios mínimamente exigibles a un Gobierno supuestamente responsable.

Y pese a las lacrimógenas declaraciones de un Ignacio Aguado contrariado por el golpe institucional dado en la mesa y desde la Presidencia, es más que evidente que la diferencia entre la lideresa y el albardado líder murciano son evidentes al estar una en el punto de partida para afianzar su posición dentro de un par de meses volviendo a ganar sus segundas elecciones, y el otro con cara de tonto mirando al mar menor mientras los unos y los otros se ríen en su cara. Aguado el especialista en poner palos en las ruedas y su amigo Ángel Garrido fueron destituidos de sus cargos una hora después dejando claro que hasta el cuatro de mayo, el equipo de Gobierno en funciones serán los de confianza de la Presidenta y no aquellos que día tras día sibilinamente desgastaban la confianza del Gobierno de coalición mal parido desde su inicio.

Por lo demás las parejas Almeida / Villacis en el Ayuntamiento de Madrid, Mañueco / Igea en la Junta de Castilla y León, y Moreno Bonilla / Marín en la Junta de Andalucía de momento resisten aunque habrá que esperar acontecimientos ya que desde las filas socialistas es dudoso que no sigan creando más inestabilidad como se ha visto en la Junta Castellanoleonesa, donde ya han presentado también moción de censura contra Mañueco, con la firme contestación del portavoz de Ciudadanos indicando que cumplen su palabra y por lo tanto mantendrán el Gobierno a salvo de cambios en tiempos de pandemia.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. ” … y por tanto quiero que ahora los madrileños sean los que eligen entre el socialismo o la libertad.”

    El gran engaño de la “democracia” compendiado en una frase.

    Se afirma que los “madrileños” tienen la potestad de condenar, a las personas de Madrid, a vivir en un régimen sin libertad.

Comments are closed.