SÍGUENOS EN TELEGRAM

Lo bueno de administraciones globalistas como las de Sánchez en España o Biden en Estados Unidos es que hay ocasiones en las que te dan la oportunidad de soltar una sonora carcajada. Y risa es lo que provoca la sanción impuesta por el gobierno de Biden a Rusia: la de prohibir exportar artículos de defensa.

Según el Secretario de Estado de Exteriores de Biden, Anthony Blinken, los motivos por los que se toma la decisión de esta sanción son por el “intento de asesinato de la figura de la oposición rusa Aleksey Navalny” y añade que “el gobierno de Estados Unidos ha ejercido sus autoridades para enviar una señal clara de que el uso de armas químicas por parte de Rusia y el abuso de los derechos humanos tienen graves consecuencias”.

Como parte de las restricciones, Rusia ha sido incluida en la Sección 126.1 del Reglamento de Tráfico Internacional de Armas de EE. UU., lo que esencialmente significa que cualquier solicitud de Moscú para comprar artículos relacionados con la defensa sería rechazada rotundamente.

“Ayer se anunciaron más sanciones estadounidenses contra nuestro país. En este caso en particular, en lo que respecta a las exportaciones de armas, causan desconcierto ”, se señaló desde el servicio federal. “Los suministros de armas de Estados Unidos a Rusia no se llevan a cabo y, por supuesto, no están planificados”.

El organismo gubernamental también señaló que la última vez que se entregó equipo militar a Rusia desde los EE. UU. fue a través del programa de préstamo y arrendamiento durante la Segunda Guerra Mundial, que terminó el 21 de agosto de 1945.

Como verán el nuevo gobierno de Estados Unidos toma unas decisiones un tanto curiosas. Y aunque aparentemente sea el Presidente el más afectado por sus problemas de salud mental, da la sensación de que, con una especie de extraño contagio, ese problema ha afectado también a su equipo más cercano. Esto es completamente hilarante.

SI QUIERES COLABORAR CON NOSOTROS PUEDES HACERLO A TRAVÉS DE PAYPAL


 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL