madre
"La Esperanza" de Gustav Klimt(Museo de arte moderno de nueva York)

Hola, no sé porque nombre me puedo dirigir a ti, todavía no lo sé,  pero no importa, dialogaremos como dos seres humanos, no con las mismas oportunidades,  ¡pero…!, dos seres humanos,  nos alejaremos de términos jurídicos, maraña de normas que crean los hombres y que tejen y destejen a su libre albedrío, (que suerte poseer tan grandiosa libertad), esa maraña, que dependiendo de cada sitio,  se teje con hilos distintos  y no posee el mismo significado, todo depende de donde nazcas (otra palabra hermosa y ya son dos); libertad y nacer, si las trasponemos, su sola pronunciación te llena de una plenitud interior maravillosa, “nacer en libertad”, que más puede pedir un hombre; quizás pudiese  pedir que siendo el único ser vivo dotado de ese libre albedrío, conciencia de sí mismo y como no, dotado de razón y capacidad intelectiva, esto lo pueda canalizar hacia la libertad de todo ser humano, la libertad debería de ser un derecho de todos los seres racionales.

SÍGUENOS EN TELEGRAM
¿Esto es así?

Se va sacrificar mi vida por ti, pero no desde mi libre albedrío, pues esto significa la relación existente entre nuestro pensamiento y nuestras acciones, y ahora en este instante mis acciones dependen en gran medida de ti. No voy a tener la oportunidad de llevar a cabo mi libre albedrío, no voy a tener la oportunidad de desarrollar mi pensamiento, ni mi razón, dependo ahora de alguno de  tus” pensamientos” que no del pensamiento de tus” razones”, que no de  la razón; pero no dudes, que si tan solo unos segundos, dejases a un lado tus miedos y tus sombras, tus prejuicios, tu falsa libertad, y por un momento, el pensamiento lo compartieses conmigo, se abrirían todo un abanico de posibilidades que permanecen  bloqueadas en ti, si uno solo de tus pensamientos lo diriges a un ápice de mi libertad todo habrá cambiado por completo.

Tienes ahora la facultad de dar la libertad, a un ser humano que desarrollará a su vez una libertad y este a otro ser humano en un círculo sin fin.

Pero qué duda cabe que dentro de tus “falsas libertades”, puedes no otorgarla, eres más fuerte,” eres tu propia dueña”, posees tu parcela de poder, ambiciones y nada que tú no quieras puede restringir tus “metas” puedes repetirte cientos de veces, ¿quién me puede parar a mí?, efectivamente, tú que eres capaz de tapar el sol con el dedo, pero el sol permanecerá ahí.

madre
Mujer en azul (embarazada) de Vermeer de Nelft
obra de 1663, Museo Rijksmuseum, Amsterdam

Ya  al margen de tus “criterios”, morales,  religiosos, sociales, lo cierto es que eres una de las dos  partes  de este proceso creador de un ser humano, la otra parte soy  yo, somos dos partes, ¿Cuál es la más importante?, no lo sé, yo ni siquiera puedo disponer de mi libre albedrío, de lo único que dependo es que tu hables conmigo, que me consideres y que me des la oportunidad de poder sentir la grandeza de LA VIDA , puedes sentir esa grandeza en la profundidad de tu ser, como persona humana y ser consciente de ello, ¿me ayudas  a sentir lo que tú sientes? , ¿Me das la libertad de poder amar, de llorar, de reír, de dar vida?; no tengas miedo de mí, estoy dotado de la capacidad de amar (me formo para eso), ¿quieres que lo compartamos?

Puede que todo esto no lo quieras compartir, puede ser que no quieras dar, pero yo  sé desde este rinconcito dentro de  TI, que el ser humano cuando mejor se siente en su interior es cuando DA.

Si me has escuchado,¡ hola ¡tenemos tanto que darnos, tanto que compartir,  ¡pero!, si aún sabiendo que estoy ahí, no me has escuchado, has hecho oídos sordos y miras para otro lado, entonces ¡adiós ¡,yo no soy como el sol que aunque lo tapes con el dedo permanece allí, yo ya nunca mas  estaré, quizá otro, alguna vez podrá realizar su “proceso” de formación o quizás nadie, pero, Yo no (no me busques en otro), si es que posees una capacidad de búsqueda, aparte de tus prioridades pasajeras, ésas que todos conocemos y que se desvanecen antes de que quieras darte cuenta,  disfruta de tus “falsas libertades”,  de lo que tú crees prioridades, del hoy de tu Carpe Diem, circulo del que puede que no salgas, no pensarás en el pasado(no se puede tapar con un dedo) y tampoco estas para pensar en el futuro(solo perteneces al aquí, al ahora) ,si eres capaz de que tu mente soporte solo el presente, el futuro será una especie de huida hacia adelante, no sé si tapando para siempre una vida humana es una nueva  forma de construir el futuro.

Pero TU y YO lo podríamos hacer, podríamos construir un futuro juntos, experimentar ese amor, participar de él, y  dar  sentido de  la vida, que es el  amar, todo esto puede ser ; si  quieres ser mi Madre.

*Un artículo de Francisco Camino de Esperanza

SI QUIERES COLABORAR CON NOSOTROS PUEDES HACERLO A TRAVÉS DE PAYPAL


COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL