Tal y como publica el digital israelí ‘Israel News‘ los abogados Ruth Makhachovsky y Arie Suchowolski han presentado una denuncia contra el Estado de Israel en el Tribunal de la Haya por su obligatoriedad con la vacunación compulsiva de la población y por estar violando el Código de Nuremberg.

La denuncia promovida por la organización “People of Truth” asegura que el gobierno israelí está llevando a cabo experimentos ilegales con ciudadanos israelíes, a través de la compañía farmacéutica Pfizer. “Esta es una asociación cuyos miembros son abogados, médicos, activistas públicos y ciudanos en general, que han optado por ejercer su derecho democrático a no recibir el tratamiento médico experimental (vacuna COVID) y sienten que están bajo una gran, severa e ilegal presión del gobierno de Israel, miembros de la Knesset, ministros, altos representantes públicos, alcaldes y más“.

En la denuncia añaden que “la vacuna contra el coronavirus es un tratamiento médico innovador, que solo recientemente recibió la aprobación de la FDA en los Estados Unidos (solo en procedimientos de emergencia) una aprobación no final, con detalles sobre 22 efectos secundarios de la vacuna. Además, está claro para todos los factores médicos que la cuestión del impacto a largo plazo del tratamiento no se ha probado científicamente (pruebas e investigación) y se desconoce tanto el impacto a largo plazo, como la seguridad del tratamiento en sus receptores. Es importante señalar que hasta ahora nuca se había administrado este tipo de medicamentos y todas las vacunas anteriores han funcionado de una manera completamente diferente, introduciendo un virus desactivado o atenuado y una activación natural del sistema inmunológico contra él. Como ha detallado un experto virólogo, los riesgos de la misma se adjuntan en la denuncia“.

Además de recordar que para vacunar a cualquier persona es necesaria la firma en un documento en el que se informe de los probables riesgos de la administración de la misma, denuncian que “el primer ministro israelí había firmado un acuerdo con Pfizer (la empresa fabricante) según el cual recibiría una enorme cantidad de millones de dosis de vacunas, con preferencia sobre otros países, acordando, además, que como las vacunas eran experimentales, los israelíes se convertirían en “cobayas” de la compañía farmacéutica. Se acordó que la empresa farmacéutica recibiría de Israel toda la información médica confidencial personal, sin previo conocimiento o consentimiento del interesado”.

Parece que asociaciones y profesionales comienzan a moverse para proteger los derechos de todos, en este caso de los ciudadanos de Israel. Es absolutamente demencial lo que está ocurriendo en el mundo y como se está implantando un régimen autoritario a base de infundir un miedo irracional a todo el mundo. Ojalá todas estas denuncias prosperen.

 

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

4 Comentarios

  1. Ya era hora de que la gente empezara a reaccionar contra este atropello. También ha sido denunciado en Alemania el Test de Corman-Droster, es decir, el apaño que han hecho estos señores con la PCR, algo que no sirve para detectar el coronavirus, y que ha sido impuesto en todo el mundo con las intenciones que todos sabemos.

  2. ¿Contra los amos del mundo con tribunales cuyos miembros son esbirros de los amos del mundo, con un virus de los amos del mundo y unas vacunas con “sorpresita” de los amos del mundo?
    !Pero si todo queda en casa!

    • De acuerdo pero no debe ser nada lindo que tu nombre y apellido sea incluído en una denuncia en la Haya, me parece que como profesional denunciado quedas muy mal parado igual.

Comments are closed.