Él manda, él decide y él nombra, que para eso es el Macho Alfa de Podemos, el feminista más machista de la historia, pues él es el que pone y quita. Y así lo hemos podido comprobar en el vídeo, publicado en redes sociales, en el que ha anunciado que será el candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Y todo por obra y gracia de él mismo, que para eso es el Macho Alfa de Podemos. Y todos a callar, que para eso ha hablado el líder supremo, el que decide, el que pone y quita. Qué mal tienen que estar las cosas en la formación morada para que Pablo Iglesias haya tomado esta decisión, pues esta decisión demuestra que en la formación comunista no hay nadie preparado para plantar cara a Isabel Díaz Ayuso.

Y para que comprobéis como Pablo Iglesias, el Macho Alfa de Podemos, está más machito que nunca, os recomendamos que veáis el vídeo en el que ha anunciado que va a ser el candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Un vídeo en el que podréis ver a un Pablo Iglesias, chulo, faltón, muy mal educado y sobre todo algo amargado…

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Están comentando en otros medios, que Pablo Iglesias abandona el gobierno para presentarse por Madrid, porque no han querido presentarse ni Irene Montero ni Rafael Mayoral, y que como no había otros posibles candidatos, le ha tocado él para evitar el descalabro electoral de Podemos en Madrid. Vamos a ver, todo eso no son más que insensateces, y una forma poco práctica de ver como es la realidad de la política.

    Pablo Iglesias abandona un puesto de vicepresidente del gobienro, desde el cual, le es mucho más fácil levantar el partido disponiendo de poder, y capacidad de maniobra en muchos frentes, empezando por presupuestos. Aunque fuera así que Montero y Mayoral se negaran a ser candidatos, ¿acaso no habría otros posibles dentro del partido? Sueltan que la excusa en un enfrentamiento con Monedero, pero simplemente no me lo creo. Siendo pragmático, Iglesias no deja algo seguro por una incertidumbre, si es tal y como la pintan, como sería lograr un puesto de diputado de la asamblea de Madrid. ¿Dejar de ser vicepresidente para ser solo mero diputado de asamblea? Veamos.

    – ¿Tiene problemas con la justicia? Si, pero ahora mismo está aforado al ser vicepresidente, igualmente lo estaría por ser diputado en la asamblea, pero en la actual situación de negociacion en los nombramientos del Consejo General del Poder Judicial, no es un problema directo el que tiene con la justicia, ya que se han estado retrasando varios juicios contra él y su partido.

    – ¿Es un problema de situación del partido? Ahora mismo ha sufrido varios reveses electorales, pero no está desapareciendo de la escena politica al mismo ritmo que Ciudadanos, que si está al borde de la extinción. La principal diferencia entre Podemos y C’s, es que el primero si tiene presencia en el gobierno, con lo cual tiene una mayor proyección política, económica y mediática, que le podría permitir recuperar posiciones.

    – ¿Se trata de un asunto de poder político? Podemos se encuentra en una situación actual que no ofrece posibilidades de que pueda acceder al gobierno de la Comunidad de Madrid, ni solom ni en coalición política de izquierdas. Las encuestas no hacen más que reafirmarlo. Si Iglesisas deja de ser vicepresidente para acabar siendo uno de los líderes de la oposición en la asamblea, sería perder el foco nacional, para pasar a uno autonómico, donde no tendría apenas presencia. Eso no cuadra con su trayectoria política, donde le gusta ser el centro de atención de las acciones de su partido, hasta de manera grotesca.

    La única conclusión es que Iglesias no está haciendo una apuesta de riesgo para ganar el gobierno de la Comunidad de Madrid, las encuestas no le dan los números necesarios, y él lo sabe. Los madrileños están más en contra de él y la gestión del gobierno de la nación para con Madrid, al que el ha pertenecido, que a darle su confianza. Tiene mucho más que perder que ganar, tanto en estatus, poder, ingresos y presencia mediática, que ganar, aunque el viejo dicho afirme que “más vale ser cabeza de ratón, que cola de león”, en esta situación no aplica, dado todo lo que puede perder. La única conclusión lógica es que Pablo Iglesias maneje información que no conozca la opinión pública y el resto de partidos políticos, que indiquen que tiene posibilidades de victoria. Y si las encuestas actualmente le son desfavorables, ¿qué podría ser ese as bajo la manga? Simplemente, un pucherazo electoral. No uno de mayoría absoluta, sino un adecuado guiso en el que las izquierdas logren la mayoría suficiente para formar gobierno. Seguramente estará apalabrado que Iglesias sea el candidato a formar gobierno en la Comunidad de Madrid, y precisamente sea Pedro Sánchez quien le haya dado garantías de que será así. Sánchez necesita a Iglesias fuera del gobierno, y ese es el precio acordado para que se vaya: Entregarle la otra joya de la corona que es Madrid.

    Eso sí, preparémonos para el escenario que van a preparar en la campaña electoral, que va a ser de lo más sucio, si no guarro que se haya visto hasta ahora. Van a ser muchos frentes los que se van a abrir para atacar a Isabel Díaz Ayuso, al PP, y hasta a Vox, que venderán como la necesaria movilización de las bases de la izquierda para que no se quede en casa y acuda a votar. La realidad que veremos será como habrá una nueva oleada de contagios, con nuevos confinamientos, revueltas violentas en las calles contra el actual gobierno de la comunidad, que crearán el escenario ideal para justificar un gran incremento del voto por correo, tal y como sucedió en Cataluña, y así poder realizar un nuevo pucherazo electoral con total impunidad. Recuerden, el voto por correo se mete en la misma urna que el presencial al finalizar la jornada electoral, y antes del recuento. Una vez depositado no hay trazabilidad posible. Si ha habido alteración del mismo, ya no será demostrable una vez dentro de la urna. Por eso no voten por correo, haganlo presencialmente, ya que nos jugamos mucho.

Comments are closed.