Lo de este PSOE y todos sus miembros, y miembras, es ya de lo más escandaloso y vergonzoso que hemos visto en la política española desde hace décadas. Se celebraba una votación en el Congreso de los Diputados contra la humillación de las víctimas de terrorismo de ETA en la que, por cierto, el PSOE ha votado que no, a pesar de haber tenido muchas víctimas entre sus filas.

Ante esta ignominia, Teresa Jiménez Becerril, cuyo hermano y cuñada fueron vilmente asesinados por ETA, gritaba: “¡vergüenza!”. Tras ese lógico grito, Adriana Lastra contestaba desde su escaño: “¡la tuya!”.

Hay que ser bicho, mala persona y una auténtica barriobajera para contestar de esta forma a una persona que ha sufrido el terrorismo, como lo ha sufrido Teresa Jiménez Becerril. Hay que ser muy, muy indeseable para ser así de gentuza y no tener un mínimo de respeto ante una persona que ha pasado lo que ha pasado habiendo tenido que ver cómo asesinaban a su hermano y a su cuñada y habiendo tenido que ver a unos niños a los que ETA dejaba huérfanos de padre y madre desde muy pequeños.

Este retaco lleno de mala baba, llamado lastra, debería bajar los humos por lo menos a la altura de su estatura física e intelectual. Pero esta claro que como este despojo, fuera de la política no sería nada en la vida, tiene que medrar y reptar todo lo que pueda para aguantar en la poltrona el máximo tiempo posible.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

6 Comentarios

  1. “fariseos, psicópatas, hipócritas, camada-raza humana diferente despreciable, de víboras”.

    Cristo (Nazaret 5 a.C., Jerusalén 33 d.C).

  2. Este engendro malencarado lo único que hace es defender su buena vida, su caviar y sus privilegios. Los ciudadanos le importan una mierda. Esta tía defiende lo que haga falta para seguir chupando. Es la máxima expresión de un parásito, igual que su jefe y toda la patulea de la irquierda que nos está conduciendo a la indignidad, la pobreza y la muerte.

Comments are closed.