Mientras Pedro Sánchez, hacía unas declaraciones sobre que España está a la vanguardia de los derechos humanos, el Departamento de Estado de EEUU (Ministerio de Asuntos Exteriores en EEUU) emitía este martes un informe sobre los derechos humanos, correspondiente al ejercicio 2020, y en el capítulo de España, denuncia las “múltiples informaciones sobre miembros del Gobierno atacando a ciertos medios de comunicación y periodistas concretos” . A su vez menciona declaraciones del presidente, el socialista Pedro Sánchez; del vicepresidente en la sombra, Pablo Iglesias, y de Pablo Echenique.

Entre los autores de esos ataques, desde el gabinete de Biden (héroe de la democracia para Pedro Sánchez en contraposición al “malvado” Trump) la diplomacia estadounidense cita al propio Pedro Sánchez, como autor de estos ataques a la prensa libre española que le criticaba por celebrar el 8-M escondiendo los datos de la pandemia que ya asolaba España y el informe del Departamento de Estado de Biden, recuerda que Sánchez, el 1 de marzo del año pasado a la prensa atacó a la prensa “conservadora” de “agitar a la sociedad” cada vez que los conservadores pierden unas elecciones. Ese mismo día, el vicepresidente Pablo Iglesias dijo que la prensa no afín al gobierno y no comprada con el decreto de 14 de marzo de 2020, que los medios críticos con el Gobierno habían “ofendido la dignidad del periodismo”, entre otras lindezas dignas de su estirpe, origen y formación. El informe del Departamento de Estado, menciona que el Vicepresidente camuflado Iglesias, amenazó con enviar a un periodista a la cárcel por publicar información comprometedora sobre su partido, especialmente en lo relativo a su financiación. 

El documento recoge también un mensaje en las redes sociales de, Pablo Echenique, contra un presentador de televisión.

Este varapalo que se lleva Sánchez de su “admirado” Biden, “ejemplo mundial de demócrata”, tiene unas consecuencias, a priori,  de difícil evaluación. Todas las Cancillerías del mundo lo tienen en sus manos y su contenido no es precisamente lo mejor que se puede decir de España, a la cual ya se le va tomando el pulso desde el exterior de nuestras fronteras, como una nación que está subyugada en sus libertades y las de su pueblo, por un grupo dos bandas de socialistas y comunistas alineados internacionalmente con lo peor de las dictaduras del planeta: China, Venezuela, Cuba e Irán. 

Es evidente, que con esta carta de presentación internacional, en forma de informe del Departamento de Estado de Joe Biden, nuestra cara ante el mundo no va a ayudar a la recuperación económica, a las exportaciones, a la contratación internacional de nuestras empresas y mucho menos a recibir los fondos europeos tan cacareados por Sánchez y de los que no hemos recibido a día de hoy ni un céntimo. Eso si, el banco Central Europeo nos rescata diariamente con la compra de deuda pública Española, para que no suspendamos pagos en nuestro viaje sin retorno a la argentinización, llevado de la mano de Delsy Rodríguez, con la cual, mientras el mundo lee el informe del Departamento de Estado de EEUU, se encuentra reunida la nº 2 de nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores, para matizar el escándalo del rescate de la aerolínea Venezolana “Plus Ultra” de la cual el gran titiritero Avalos guarda silencio y se escurre de la responsabilidad de la entrega de 53 millones de euros a una aerolínea de un solo avión y a la cual los bancos españoles le habían negado cualquier crédito, por ser insolvente. 

Las acusaciones del Departamento de Estado sobre la dictadura que se cierne sobre España, cogobernando la nación un aliado del gobierno genocida y comunista de Caracas, se pueden leer en el capítulo que sobre España se encuentra en el Informe Anual sobre los Derechos Humanos del Departamento de Estado, presentado este Tony Blinken, nombrado por el “amigo” de Sánchez Joe Biden, como responsable de la diplomacia norteamericana. Se hace, también, referencia a  Cataluña, parafraseando a  Federación Internacional de Periodistas, que denomino a esta región española,  “un territorio de peligro” para el libre ejercicio del periodismo

Pero el informe sobre España no acaba aquí, también “Newtrola” y el Ministerio de la Verdad montado por Sánchez en Moncloa, salen a la palestra. Lo denomina, el citado informe como “ fact checkers“, la censura de los medios y de las redes sociales organizada informáticamente por grupos y organizaciones afines a Moncloa, dedicados a la censura de noticias con la excusa de su “verificación” y de declaraciones de personajes públicos.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Con todos sus defectos, que los tiene, pero USA sí es una democracia consolidada, ALGO QUE NO PODEMOS DECIR DE LA ESPAÑA ACTUAL…
    Así de claro.

  2. Supongo que el jeta_paella entenderá ahora porque el “tio Jo” no le coge el télefono.

Comments are closed.