¿Se dan cuenta de qué forma nos vamos enterando de ciertas informaciones que, en principio, parecen cosas diferentes de lo que en realidad son? El pasado día 1 de febrero se produjo un golpe de estado en Myanmar, a nosotros nos resulta más fácil llamarlo Birmania, y asumió el poder en aquel país una junta militar dirigida por el comandante en jefe de las fuerzas armadas, Min Aung Hlaing.

Como recordarán, el golpe de estado se produjo en el Parlamento justo antes de que este ratificara los resultados electorales que, en teoría, habían dado la victoria al a Liga Nacional para la Democracia. Debido a esa intervención militar fueron detenidos el presidente, Win Myint, la consejera de Estado, Aung San Suu Kyi, y también los ministros, sus diputados y miembros del Parlamento.

Y resulta que hoy nos enteramos que el nuevo gobierno surgido de esa intervención militar ha bloqueado las cuentas bancarias de la Open Society Foundations de Soros en aquel país y han detenido a sus once empleados.

Las autoridades militares de Myanmar sostienen que la organización local que pertenece al magnate George Soros, presumiblemente ha entregado ciertas sumas al movimiento de desobediencia que organiza la protesta contra el golpe de estado.Se sospecha, además, que la fundación local del multimillonario estadounidense habría subvencionado a los opositores a la junta militar que rige el país desde el golpe de estado del 1 febrero.

Según el periódico Global New Light of Myanmar, la organización Open Society Myanmar (OSM) transfirió fondos al movimiento de desobediencia sin solicitar el permiso del Departamento de Gestión de Divisas del Gobierno. Se trata de 1,4 millones de dólares que fueron cambiados a la moneda local (kyat) “sin seguir las reglas y regulaciones necesarias”.

Lo más curioso de todo es la excelente relación que parecía tener la consejera de Estado detenida, Aung San Suu Kyi, con los Soros ya que, entre otras cosas, este periódico al que hacíamos mención publicaba unas fotografías de esta reuniéndose en Nueva York en 2016 con George Soros y con su hijo Alexander.

Sí, Alexander soros, ¿recuerdan quién se ha hecho también selfies con Alexander Soros? No hace falta que se acuerden, ya se lo mostramos nosotros.

Pedro Sánchez y Alexander Soros

Es muy difícil conocer los entresijos políticos de un país tan hermético y lejano como Myanmar, pero si se dan cuenta, cuando se hila un poco se encuentran cosas que, aunque no sorprenden demasiado, sí que dan un poco de luz sobre lo que pasa y ha pasado en aquel país. A lo mejor resulta que se dio un golpe militar para evitar ser invadidos por estos otros golpistas.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. Hace falta un juicio de Nuremberg pero ya, Hitler queda como un angelito comparado con soros, gates, y otra gentuza criminal que deberían pasar por la guillotina antes que ellos asesinen en masa al mundo con sus invenciones.

  2. Que aprendan como se las gastan los militares de Myanmar ……..si en EEUU los militares hubieran resguardado su constitución, otro gallo les cantaría ahora.

  3. El fraudillo se ha juntado con muy malas amistades y no se va a librar de todas las atrocidades que ha hecho y sigue haciendo… es cuestión de tiempo TRAIDOR.

  4. Está todo racionado,una prueba más de que existe un Estado Profundo formado por personajes que tienen rostro,nombres y apellidos.Ojala ocurriese en España lo mismo con los del Open Arms.

  5. Todos los días REZO para que DIOS, O EL DEMONIO, llamen pronto a su lado a este hideputa…

Comments are closed.