SÍGUENOS EN TELEGRAM

Siempre se nos ha vendido que la izquierda es la que lleva la bandera de la libertad de expresión, que es la ideología que más respeta y en la que más libertad encuetran las personas. Pero nada más lejos de la realidad; la izquierda solo respeta la libertad de expresión cuando se dice algo que le gusta, y Alaska y Mario Vaquerizo lo están sufriendo en sus propias carnes por decir lo que piensan.

Sí, la izquierda rabiosa se ha lanzado contra Alaska y Mario Vaquerizo por las siguientes declaraciones: «Creo en la libertad de expresión, estoy en contra de la Santa Inquisición. Cada persona puede decir lo que considere. Y hay personas que son muy valientes como Victoria Abril y como Miguel Bosé que no se autocensuran».

Unas declaraciones que cualquier persona decente, sea de la ideología que sea, debería respetar, como se limitan a pedir por la libertad de expresión. Pero claro, en un país en el que la izquierda es la que marca la agenda, la que dice lo que está bien y lo que está mal y lo que se puede y no se puede decir, pues palabras de libertad como las de Alaska y Mario Vaquerizo molestan y hacen mucha pupa, porque dejan literalmente en bragas a esa izquierda rabiosa.

Esta es la deriva de la izquierda, una izquierda que ya se ha decicido a mostrar su verdadera cara, la del sectarismo, una cara dictatorial llena de odio y rencor.

REALIZA COMPRAS SEGURAS A TRAVÉS DE PAYPAL SIN DAR NÚMEROS DE TARJETAS NI DE CUENTAS BANCARIAS, SOLO CON TU CORREO ELECTRÓNICO
COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Es esa izquierda que se mueve por dinero,esos que hacen lo que hacen y dicen lo que dicen por qué les pagan,por estar contratados a cambio de seguir el discurso oficialista o por qué temen perder su empleo por puro miedo,por qué hay gente que en su día fueron de la izquierda (hoy no sabemos),y que si se atreven a cuestionar el discurso oficial de la plandemia haciendo uso de su libertad,pero son muy pocos,son raros y escasos.Tambien en algunos partidos de derecha hay gente oficialista,así que sería más propio decir ‘los súbditos del Gobierno’,que ya no por prudencia,sino por miedo no se atreven ni siquiera a cuestionarse el discurso mediático o por estar hipnotizados,o por que resulta traumático despertar a la realidad de que todo ha sido una gran estafa.Asi es como explica mejor Pilar Baselga quién es negacionistas,el que niega la realidad,la realidad de que el Gobierno ha manipulado esta falsa pandemia en los datos de fallecidos,que nadie ha depurado o identificado el virus,que las vacunas no son vacunas sino experimentos génicos y que tienen efectos adversos muy graves,que parece ser todos ignoran,desde el personal sanitario hasta los medios de comunicación.Este proceso de despertar no es fácil,la gente fallece por qué es ley de vida,y volviendo a la verdadera normalidad y recuperando la economía,es como la gente puede adquirir la seguridad pérdida,mantener sus empleos o aspirar a otros mejores,y recordar de vez en cuando a la gente que se cura y se recupera,también quitaría un poco de estress a las personas,y al personal sanitario.

  2. La siniestra siempre se cargó a los suyos. Lo dijo Aflonso Guerra: Quien se mueve, no sale en la foto.
    Todos ellos, desde esta pareja, Bose, y Victoria Abril hace dos días iban puño en alto. Ahora, si discrepan del paso de la samba que marcan los genocidas …. anatema.

Comments are closed.