Hervías

El gran problema de la clase política de hoy, al igual que el de la juventud, es creer que lo saben todo. Desconocen que la sabiduría, además de apoyarse en el conocimiento, aún más lo hace sobre la experiencia. Es lo primero que se me viene a la cabeza, tras la maniobra de Teodoro García Egea, fichando a Hervías, además de abrirle las puertas de par en par a la gente de Ciudadanos. Hace ya mucho, incluso antes del abandono de Albert Rivera, que Ciudadanos perdió su identidad. Desde entonces, sus líderes, muy conscientes de la deriva del partido, salvo muy honrosa excepciones, siempre han buscado la corrección política más absoluta con el único fin de no sufrir desgaste.

Los medios de comunicación de Madrid cercanos al Partido Popular, al parecer, desconocen las razones que hicieron posible el crecimiento de Ciudadanos en las últimas elecciones autonómicas andaluzas. Crecimiento, que no fue por méritos de Ciudadanos sino por deméritos del PSOE, dando lugar a la mayor carambola conocida hasta la fecha, haciendo presidente de la Junta a Juanma Moreno y vicepresidente a Juan Marín. Desde entonces, la pérdida de credibilidad de Ciudadanos crece a pasos agigantados. Los que manejan encuestas internas, sabían ya -y antes de que Ayuso, ¡qué mujer!, actuara como lo hace un verdadero líder en Madrid al disolver la Asamblea-  que para las próximas elecciones, al menos en Andalucía, si no se extingue, será por muy poco.

El Señor Hervías, que acaba de decir que se marcha de Ciudadanos porque ya no es un partido liberal, le hubiera quedado mejor, hace cinco años, cuando Ciudadanos apoyó invertir la carga de la prueba en la ley de Igualdad o cuando apoyó la reforma de la ley de Memoria Histórica. Cuando se aprobó en Madrid la ley de Transexualidad, en los que los heterosexuales pasaban a ser ciudadanos de segunda o cuando se apoyó en Aragón que el catalán fuera la primera lengua, por poner algunos ejemplos de los muy abundantes.

Se le podía haber escuchado también entonces, y por ser responsable de comunicación del partido, cuando todos vimos la foto de la señora Villasís de la mano de los dos grandes terroristas económicos, líderes de CCOO Y UGT (responsables directos de la ruina de los autónomos-pymes) en el 1º de Mayo después de entrar en el clásico y demagogo apoyo a los Autónomos que practican los partidos tradicionales. O cuando se publicó, aquella foto en la que se veía un sonriente Albert Rivera con el líder de los separatistas, Sr Puigdemont,  catalanes, ya entonces al margen de la legalidad. También dice que se va,  porque no se fía de Arrimadas con la que ha trabajado codo con codo en los últimos años para llevar al partido a la actual situación.

Hervías

Un ex secretario de comunicación, del que tan maravillosamente hablan los medios afines al PP, del que dicen, haber hecho las estructuras de Cs en toda España, cuando ha hecho justo  lo contrario, ha sido quien las ha destruido. Estructuras que con mucho esfuerzo e ilusión y como hormiguitas fueron creando los nativos en cada rincón de España. Solo tienen que informarse, de cómo dinamitó al partido en Sevilla para acomodar a la que hoy es su mujer y que cuando él la conoce, no se le conocía mérito alguno dentro del partido. En Sevilla, conocimos a este señor, después, si, después y no antes, de las elecciones en las que Ciudadanos irrumpe en el parlamento andaluz con diez diputados y contra todo pronóstico. Justo en ese momento comienza la merienda de negros, el colocar a los amigos y familiares, a la vez que iba apartando a los responsables de haber abierto brecha.

Y ahora llegan, otra vez,  los pardillos del Partido Popular que al parecer quieren seguir los pasos de Ciudadanos, liderados por el Sr. Egea -a Casado al parecer, le han recomendado no dejarse ver- queriendo rescatar a Hervías y a sus compañeros responsables de la deriva de su partido. Unos señores que en lo único que han demostrado ciertas habilidades, ha sido para prolongar su permanencia en el sillón.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anteriorLa guerra política ha empezado
Artículo siguienteLas banderillas de fuego
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.