Venga, vamos a por más evidencias de esta burla y esta farsa que estamos sufriendo, vamos a seguir desmontando a caraduras que quieren enriquecerse fabricando algo para los demás, que ellos no se pondrían nunca. Y esta es una muestra más de la tomadura de pelo: Tal y como publica el Jesuralem Post, el CEO de Pfizer, Albert Bourla ha tenido que suspender un viaje que tenía previsto a Israel por no estar vacunado.

Pero lo mejor no es solo eso, lo mejor es la justificación que ha usado este gran caradura para justificar su no vacunación. Imaginen, que no se quiere colar, que no quiere usar su puesto para tener preferencias sobre nadie y que prefiere esperar a su turno para vacunarse.

Pero no se vayan todavía, que aún hay más. Ninguno de los miembros de la delegación de la empresa que iban a acompañar a Bourla estaban vacunados y, por si esto fuera poco, anuncian que realizaran ese viaje a Israel, que “están deseando hacer”, para finales de primavera.

Esta es una de las pruebas más evidentes de la peligrosidad de esta vacuna, que la empresa fabricante no quiera hacerse cargo de sus consecuencias y que ¡¡ni siquiera se hayan vacunado!! Para aquellos que estén deseando vacunarse a estas alturas solo una pregunta, ¿son necesarias más pruebas o todavía hace falta un croquis? Esto es surrealista, nos engañan con el mayor de los descaros y, aún así, todavía hay gente empeñada en meter la pata.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

4 Comentarios

  1. Los narcos grandes – no me refiero a los camellitos desgraciados – no consumen la mercancía que venden. Eso es más antiguo que la humedad.

  2. Con esas condiciones tan absurdas de vacunación que han impuesto a su población y a todo el que quiera ir allí, NADIE con 2 dedos de frente se va a vacunar para VISITAR ISRAEL, es una pena porque es un destino muy interesante desde todos los puntos de vista, pero estas cosas son las que tiene el GLOBALISMO MISERABLE, ellos queriéndose salir con la suya y no quieren que tenga consecuencias. IGNORANTES Y GENOCIDAS, están CEGADOS…

  3. Parece OBVIO que los propios fabricantes de las vacunas NO SE FÍAN DE SU PRODUCTO…
    ¡Por algo será!

Comments are closed.