emoción

La aprobación, la semana pasada, de la ley de la eutanasia –ninguno de los dos términos merece la mayúscula– me animó a recordar en el título, de esa forma “resumida”, la herencia “moral” que le debemos fundamentalmente a la izquierda española y especialmente a ese Partido Siempre Opuesto a España de los 142 años de antigüedad, que no de historia, de los que la mitad estuvo desaparecido y la otra mitad inmerso en golpes de Estado, algunos de los cuales fueron antesala si no causa de la Guerra Civil española, cambios de leyes que pervirtieron la independencia judicial y la educación o propiciaron la corrupción –única causa, al parecer, que muchos españoles toman en cuenta a veces–, para terminar, resumiéndolo mucho y considerando que el atentado del 11M ya está incluido en algunas de esas “actuaciones”, con su última especialidad, la llegada al poder que le negaron las urnas a través de la moción de censura, que ha querido repetir sin éxito en algunas autonomías. Todo ello desde un eslogan para fieles crédulos, “100 años de honradez”, término que salvo Julián Besteiro –por eso duró tan poco en el primer nivel– en los años 30 del siglo pasado, que acabaron como acabaron y algunos, muy pocos, como Francisco Vázquez y alguno más que como presidente de la gestora no completó su trabajo al echar de la secretaría general y no del partido –ese fue su gran error– al manipulador de urnas que hoy “nos” preside gracias a esa última especialidad citada, que no acaba de dominar, tampoco. Y decía antes “fundamentalmente”, porque también la derecha, aunque sólo sea por omisión, tiene mucha culpa del desaguisado actual.

[POR QUÉ A Los Afectados Por Un ERTE La Declaración De La Renta Les Saldrá A Pagar]

Una ley, esta última, votada en contra sólo por el Partido Popular, UPN, Foro Asturias y VOX, que fue  aprobada por una numerosa caterva de partidos, de ideología moral parecida, que sólo persiguen la destrucción de más de 500 años de Historia desde la perversión y la mediocridad que se va imponiendo en nuestra política: de izquierda, más o menos radical, unos –PSOE y PODEMOS, con sus franquicias–; del mismo signo ultraizquierdista, pero “adobado” con el apetito nacional separatista, otros –ERC, BILDU, Compromís, ECP, CUP y alguno más–; o del otro lado del espectro, –PNV y Junts por Cat–, más próximos a la ultraderecha pero con el mismo apetito nacionalista insaciable (ese que mi otrora admirado Jaime Mayor, con más de 40 años de responsabilidades políticas directas o indirectas a sus espaldas, “nunca” pensó “que  fuera tan…” –sic, Octubre 2019, Casino de Madrid– pese a su privilegiado puesto de observación autonómico, estatal o europeo) y los melifluos de siempre, Ciudadanos, que tuvieron la capacidad de engañar a no pocos españoles con su juego desde el centro izquierda catalán no nacionalista al liberalismo, socialdemócrata y progresista –extraña mezcla– para la pesca en el río revuelto del arribismo, oportunismo o desecho –con contadas excepciones– que tanto da para sus objetivos.

Nada mejor para resumir el desastre actual que la simple enumeración de leyes, “tsunami” lo llama él, que nos dejaba el día de San José Monseñor Juan Antonio Reig Pla, Obispo Complutense de Alcalá de Henares, que “desregulariza el patrimonio cultural y espiritual de España, enarbolando siempre la bandera de la libertad”. Y aún añade más el Obispo, al paréntesis que yo marco en el título, iniciando la serie con otra ley que no se debe precisamente al socialismo, aunque sí a un ministro que recaló en sus filas tras la disgregación de la UCD de Adolfo Suárez (q.e.p.d.). Así resume Monseñor el citado tsunami legislativo: “comenzó con la ley del divorcio (1981), a la que siguieron la despenalización del aborto (1985), la ley sobre técnicas de reproducción asistida (1988), la ley que permite el así llamado matrimonio civil entre personas del mismo sexo (2005), la ley del divorcio «exprés» y el repudio (2005), la introducción de la asignatura «Educación para la ciudadanía» que hacía presente la «ideología de género» en la escuela (2006), la ley sobre técnicas de reproducción asistida (2006), la ley Aído sobre la interrupción del embarazo y la salud sexual y reproductiva (2010), la ley de investigación biomédica (2011), hasta llegar a las leyes autonómicas sobre «Identidad y expresión de género e Igualdad social y no discriminación» de varias comunidades autónomas” que, sin estar todas, añade ahora la última de educación, conocida como LOMLOE de la ministra Celaá y ahora con la ya citada de la eutanasia, que sitúa a España como el 6º país del mundo en aprobarla. Una serie de “avances” sociales que consolidan la victoria del laicismo que se ha ido imponiendo en las últimas décadas en el mundo y de manera muy destacada en España. De nuevo, España se sitúa en lugar destacado en lo que contribuya a deteriorar aún más los principios del humanismo cristiano, parece que objetivo principal hoy de este Occidente que debe su fortaleza precisamente a esos principios. Como señala el Obispo en su mensaje: “Le tenían ganas a la España tradicionalmente católica que expandió la fe allende los mares, enemigo a batir por sí misma y por su repercusión en los pueblos hermanos de Hispanoamérica, Filipinas, el mismo contexto europeo y la influencia en todo el mundo de nuestros misioneros, activos colaboradores con la transmisión de la fe”.

Y cambiando de tercio, vamos con lo que marca la actualidad política de los últimos días en los que se confirmó la nueva derrota de los planes del “presimiente”, esta vez en Castilla y León, donde fracaso también su moción de censura socialista en compañía de Podemos, demostrando un poco más la fractura de Ciudadanos, que no la apoyó pese a los planes de su lideresa, Inés Arrimadas, que se va diluyendo poco a poco y desaparecerá si no surge la mano salvadora de Sánchez con alguna de las Secretarías de Estado que dejarán vacantes las que se van uniendo a la candidatura de Ángel Gabilondo en Madrid, de momento dos, la que será su número dos, Hana Jalloul, y la “deportiva” Irene Lozano, “coautora” –“negra” la llaman las malas lenguas– del libro “Manual de resistencia” que, con la tesis que parece que tampoco escribió el conocido como doctor Plagio cum Fraude, completa su obra. No va a ser una gran pérdida para el deporte español, aunque ya veremos quién la sustituye, que con este “elector” no sorprendería que fuera peor.

El ya candidato oficial por el partido socialista –no daba tiempo para buscar otro ante la negativa de alguna ministra–, se definió en su presentación como “soso, serio y formal”, lo que se ajusta como un guante a su personalidad, ya que no se le conoce una expresión graciosa –más allá de la invitación “a colocarse” que hizo a los alumnos en sus tiempos de rector de la Universidad Autónoma–, no se le ha visto jamás una mueca de sonrisa y no pasa de las formas, porque no parece muy “formal” negar en precampaña lo que presentaba hace un mes en la Asamblea de Madrid, una subida de impuestos junto a su “socio” de Más Madrid de 3.600 millones de euros. Presentó a su flamante número dos como “Una mujer muy de izquierdas, muy feminista…” –o sea, la Kamala Harris madrileña en la sombra–, hasta no se sabe cuando Secretaria de Estado de Migraciones, cuyo mayor “mérito” político parece que ha sido la admisión indiscriminada de inmigrantes irregulares en Gran Canaria y que ha dejado claro su objetivo: “Un gobierno para Madrid, serio, estable y feminista”. Dejó claro su plan de formar gobierno “Con Más Madrid y Ciudadanos, por este orden” y también que “Con este Pablo Iglesias no”. Lo que no se sabe es lo que encierra el demostrativo “este” que precede al “sacrificado” líder de Podemos. Recordemos lo poco que le duró a su jefe el “no dormiría tranquilo, como el 95% de los españoles, con Iglesias en mi gobierno”. Seguramente será que el “formal” exfraile del Sagrado Corazón, Gabilondo, espera que Iglesias cambie después de ese “sacrificio” de su “brillante carrera política” que decía una de sus fervientes compañeras, que le ha cogido con el pie cambiado y ha demostrado otra vez su ignorancia al desconocer la ley electoral madrileña. Porque el marqués de Galapagar –no sé si cambiará de marquesado tras el rumoreado cambio de domicilio que se comenta– pretendía hacer un “Illa”, manteniéndose hasta el último momento en la vicepresidencia desde la que, “este Pablo”, insultaba y llamaba “delincuentes y criminales” a algunos de sus adversarios, los de la derecha, claro, el día que nos daba la noticia y en el escaño “aforado” que le venía muy bien, por si dejar de serlo le supone problemas ante algún juzgado de 1ª instancia o la Audiencia Nacional sin “paraguas”. A ver si alguien se anima.

Estuvo acompañado por su jefe de filas, Pedro Sánchez que, cómo no, arremetió contra la que le lleva ganando por goleada desde hace más de un año, Isabel Díaz Ayuso, la última vez con ese adelanto electoral para evitar lo que estaba cantado, la tercera moción de censura que decayó casi antes de ser admitida a trámite por el mandado del socio –el hoy caído “pani” Aguado– que presidía la mesa –¿habrán dimitido ya los letrados de la Asamblea que pidieron las medidas cautelares al TSJM? –. Se explayó calificando de “páramo” a la comunidad de Madrid desde 2019, de la que dijo que tenía “Cero en gestión, cero en Gobierno y cero en soluciones a los problemas reales de los madrileños”. Al parecer se olvidó del Hospital de campaña de IFEMA, levantado en 72 horas y objeto de felicitaciones de media Europa, de la traída de 21 aviones de material sanitario cuando a su gobierno le tomaban el pelo con las compras en China, del Hospital Isabel Zendal, especializado para el COVID19 y enfermedades infecciosas, junto al Aeropuerto que su ministro José Luis Ábalos, el de las 40 maletas de la vicepresidente venezolana que allí “levitaba”, Delcy Rodríguez, no quiso controlar. Y añadía que en Madrid había “infinita crispación, multitud de polarización, insultos y provocaciones”, olvidándose también de cómo anunciaba su candidatura su todavía vicepresidente de “asuntos sociales”, el rey de la crispación –“el escrache es jarabe democrático”– y remataba diciendo que “Madrid necesita un representante que no sea narcisista”. Lo dice el que deja a Narciso, el que da nombre al trastorno patológico conocido como “narcisismo” –“Excesiva complacencia en la consideración de las propias facultades u obras” según la RAE, o sea, Pedro Sánchez–, como un mero aprendiz a su lado.

Mientras tanto, el Comité Europeo de Regiones designa a Madrid como mejor Región europea y le otorga el Premio Región Emprendedora Europea 2021-2022, cuyo Presidente Apostolos Tzitzikostas destaca “la suerte que tiene la región de Madrid de tener a Díaz Ayuso como presidente”. Pero esto no sale en las televisiones subvencionadas y, por tanto, “no existe” para el televidente conformista y adocenado. Lo mismo que no se aclara la subvención de 53 millones de euros a la empresa de aviación Plus Ultra, que dispone de un solo avión para vuelos a Venezuela, cuyos socios son amigos del amigo bolivariano de José Luis Rodríguez y han sido representados para obtenerla por el “acreditado” despacho de Baltasar Garzón, no se sabe por qué “módicos” honorarios. Ni las sentencias de los ERE que no se cumplen todavía y hasta la Fiscalía lo recuerda, mientras Bárcenas –seguramente execrable personaje- está a todas horas en los diferentes “teledoctrinarios” que no dicen nada de los dos expresidentes de la Junta de Andalucía y del PSOE –no olvidemos este “pequeño matiz”– condenados e inhabilitados, como buena parte de sus equipos.

Veremos si prospera el recurso del PP ante el TC por la ley de la eutanasia y qué sigue deparando la campaña madrileña y las “artes” movilizadoras del candidato socio y si las encuestas siguen ampliando la ventaja de Isabel Díaz Ayuso para que gobierne sin necesidad de apoyos, que es lo que a  mi juicio necesita Madrid.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Yo soy partidario de la eutanasia, pero para los políticos, yo les pondría una inyección con cicuta a todos hijos de perras, otra con cianuro ya que a estos desgraciados le gusta mucho lo oscuro y otra con belladona por malas personas.

  2. A mi no me importaría que le hicieran la eutanasia al embustero sepulturero y a toda esa mierda rencorosa que habita en la orilla izquierda, este mundo está lleno de mierdas como esos del Foro Económico Mundial o del Banco Central y para esos charlatanes de los medios de comunicación que llevan un año sembrando el terror, malditos sean todos ellos si se mueren esas hienas no me van a dar pena.

  3. Es veraz que todos los Reales Decretos de este gobierno mal engendrado van destinados, o bien a hacer propaganda partidista y con ansias de votos, o bien tendentes a despojar a la sociedad española de todo atisbo de moralidad o ética, aunque esto influya más en gente joven que en mayores, cuya cultura es de otra época más decente.
    En cuanto a las elecciones madrileñas; se veía venir. Sin ánimo de jactarme. tanto en este medio como en Twitter, “aconsejaba” hace meses, a que Ayuso celebrara elecciones, ya que era palpable y notorio de que Ciudadanos le “haría la cama” a Ayuso en cualquier momento. Al final anduvo presta, a la vista del cambalache con nocturnidad y alevosía que se produjo en Murcia. Poco le faltará al PP para ganar por mayoría absoluta, y la que le falte se la completará Vox, como siempre. Con Ciudadanos, si bien nunca se pudo fiablemente contar, ahora definitivamente quedará descartado, aunque saque un par de diputados. En este mundo todo tiene principio y fin; sobre todo sin no se sabe administrar.

Comments are closed.