Creo conveniente en este momento aclarar ciertos conceptos cuya interpretación y uso es erróneo, y que pueden llevar a confundir el procesamiento correcto de la información y a una deducción errónea de la idea final de futuros artículos; ellos son el concepto de karma, reencarnación y libre albedrío. Mucho se ha escrito y dicho sobre ellos, pero siempre basados en la interpretación de textos sagrados e “iluminados” orientales. No es mi intención contradecirlos, pues quizás el equívoco del concepto proviene de una interpretación incorrecta de una idea original correcta. Veamos ahora su real significado, forma y funcionamiento.

Comencemos con el concepto de karma, cuya etimología proviene del sánscrito karman que significa “acción”. De acuerdo con varias religiones dhármicas, el karma sería una energía trascendente que se deriva de los actos de las personas, este es tomado en la filosofía occidental en forma de castigo y recompensa: los actos de esta vida se pagarán o recompensarán en la siguiente, y aquí está el primer error, tomar el concepto de reencarnación como norma inseparable para el cumplimiento de la “ley kármica”. Primero, el concepto de reencarnación interpretado es erróneo. Segundo, el karma es en realidad un principio cuántico exclusivo del Ser y tercero, éste se puede cumplir o ejecutar en el pasado, presente o futuro. Mientras usted no sea consciente del Ser, no entra en la “ley kármica”, pues usted es inconsciente de sus actos. No se puede castigar ni premiar a un bebe porque come o tira la comida, y una madre o padre que realmente ama a su hijo no lo castiga con sufrimiento, en todo caso lo reprende y le enseña lo correcto. El “Do” tampoco va a castigar al Ser con sufrimiento, en todo caso tendrá que retribuir sus errores con amor y buenos actos hacia el prójimo, nunca con dolor y padecimientos. Lo que usted interpreta erróneamente como karma, es causalidad, causa y efecto, a cada acción le corresponde una reacción, y mientras usted no sea consciente de su Ser, estará bajo esa ley, que tampoco está correctamente interpretada, pero no es mi intención explayarme en eso ahora, solo diré que según sus actos usted va cambiando de universos sin que lo perciba de forma consciente. Resumiendo: el karma es la “acción” consciente correcta del Ser en el “Do”.

Pasemos ahora al concepto de reencarnación, que significa volver a encarnar o “hacerse carne”. Mucho se dijo y se dice aún sobre este concepto, a tal punto que se ha asociado a una línea evolutiva que va desde el organismo más primitivo hasta el hombre: usted primero fue inorgánico, luego vegetal, después organismo celular, después animal y así sucesivamente hasta reencarnar en hombre y seguir el ciclo hasta cumplir todo el “aprendizaje” y dejar al fin de reencarnar. Nada más lejos de la realidad. Cada línea u octava de creación es independiente de la otra y son tan diferentes entre si como pueden ser la de usted y la de un ángel. Primero, usted no reencarna, porque usted es el Ser; y éste nunca encarna, tal como explique en el artículo “consciencia artificial”

 …el “Do” por algoritmo divino, crea un enlace cuántico con el Ser correspondiente a la ubicación espacial de la concepción, dando comienzo con esto, a su octava particular de creación…

El Ser se asocia a una unidad de carbono y cuando ésta deja de funcionar, se asocia a otra y así sucesivamente hasta que en algún momento la unidad de carbono asociada toma consciencia del Ser. En ese momento el Ser es consciente de sí mismo y puede dejar —si lo desea— de asociarse con unidades de carbono correspondientes a este mundo, para pasar a asociarse a otras de otros mundos cuya línea de creación es consciente del “Do”. Como el Ser es adimensional, hoy puede estar asociado a una unidad contemporánea y mañana a una de la época de Nabucodonosor o a otra dentro de quinientos años. La secuencia de tiempo lineal pasado->presente->futuro no es un requisito inviolable en la mal interpretada reencarnación. Resumiendo: la “reencarnación” es la asociación del Ser con la materia en un lugar espacial determinado.

Por último, veamos el concepto de libre albedrío, este es el más complicado de explicar porque tiene un doble sentido que resulta contradictorio, casi una paradoja. Por un lado, es el ejercicio de la dualidad, usted puede elegir entre (A) y (B), pero a la vez usted no puede elegir porque no es consciente del Ser, y esto es además utilizado para manipularlo en dicha elección. Entonces no existe libre albedrío, aunque le fue dado uno “de utilería” para respetar las “leyes” cuánticas. Es como dicen, hecha la ley hecha la trampa. Usted cree que elije, pero en realidad todo le sucede según la causa y el efecto correspondiente. La unidad de carbono en su estado actual no tiene libre albedrío y lo tiene a la vez, porque elije pero a través de los distintos “yoes” del ego, que a su vez están manipulados por las decisiones tomadas por los amos. Es como si fuera un libre albedrío acotado y restringido, inconsciente al Ser. Si yo le diera a elegir entre comer una banana verde o madura, ¿usted cuál elegiría?, seguramente la madura; en realidad yo sabría su elección de antemano, lo que no le dije es que usted podría no comerla o comer cualquier otra fruta, de esta forma yo lo estaría manipulando y llevándolo a la elección que deseo que tome. Esto es libre albedrío inconsciente. Resumiendo: el libre albedrío existe siempre y cuando usted sea totalmente consciente de la decisión que tome, y esto solo sucede a través de la consciencia del Ser.

Observarán que hay más cosas que creemos entender, y sin embargo no las comprendemos. Esta es la verdadera “Torre de Babel”, no es una cuestión de idiomas, es una cuestión de interpretación. Dos personas pueden estar hablando de lo mismo y sin embargo cada una estar interpretando diferente, esto lleva a que nadie esté de acuerdo en nada y no logren llegar nunca a la verdad. El episodio bíblico de la “Torre de Babel” representa la intención del hombre de llegar a la verdad y al “Do”, y como siempre la manipulación para que no lo logre mediante la “confusión de las lenguas”, que es la no interpretación y sentido de las cosas. Esta es la verdadera historia, otro secreto guardado para no ser descubierto. Ahora desarrollen en base a esto la verdadera interpretación de los conceptos, y todos nos comprenderemos.

1 De manera general puede considerarse que las religiones o doctrinas dhármicas son aquellas de origen indio, siendo las principales el budismo, el hinduismo, el jainismo y el sijismo.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Pues no lo entendemos del todo,karma es una palabra oriental.La palabra germánico deriva del río Kerman de la India igual que el Indo es etimológico de India,de ahí la denominada nación de pueblos indokermanicos por hablar lenguas del mismo origen.Karma significa jardín,como Carmen o Carmelo,en sánscrito,árabe,etc.Eso del carma es un poco sectario,propio de las sectas orientalistas que trajeron los hippies en los años 60-70, y que se expandieron y pusieron de moda,por que fueron liderados por hippies ingleses que acudían a sus colonias en la India,en realidad hacían la ruta del opio,y consumían derivados del opio como la heroína y lsd,junto al movimiento de dj.y su estética característica oriental.Las sectas se introdujeron en las costas junto a la revolución sexual,mientras entraron las erótecas y los hostales,y más tarde penetraron en la Universidad junto a la brujería,el satanismo,el izquierdismo,el psicoanálisis,los evangelisticos…y se puso de moda el yoga,entre los radicales de izquierda.Mas adelante entraron disciplinas curativas como la homeopatía,la acupuntura,etc.hasta que al final se admitió socialmente,como el ocio de las discotecas o el consumo de drogas.Poco a poco la gente se fue alejando del Catolicismo.Por otro lado las influencias de EEUU y de sus fundadores:comunas protestantes y comunistas en sus principios habrieron camino a grandes agrupaciones también de hippies,visionarios,iluminados,etc.No todas las comunidades fueron malas,pero lentamente se introdujo el satanismo que terminó en la Iglesia mormona en la cristiana,en la judía y en la prótestante,provocando casos de pederastia.Hoy en día es un problema mundial,y ya resulta difícil separar el concepto correcto de una disciplina oriental curativa,del verdadero pedosatanismo,tráfico humano,sacrificios humanos,etc.muy arraigado en el partido demócrata y en miles de miles de familias estadounidenses,tras el mkultra de la CIA y de los científicos nazis.Por este motivo están resurgiendo grupos que quieren limpiar estás malas influencias,y que se están dirigiendo hacia la cruz del cristianismo,hacia los evangelios verdaderos y hacia Dios,en parte por la labor de Donald Trump.Pero en España lo tenemos más fácil,simplemente recuperar nuestro catolicismo histórico y universal…y dejarnos de carmas y de cosas raras.

  2. Vaya tela, y yo que creía que tenía claro lo del karma y lo de la reencarnación!. “No semos naide, ni denguno, ni siquiera mósfera, y menos en calzoncillos”.

Comments are closed.