Organización Médica Colegial. Dres. Guilabert, Arroyo y Cobo

A la atención de: 

 la Dirección del Instituto de Salud Carlos III

(nadie se ha dignado firmar los mails que me han enviado)

Doña Mar Martínez Muñoz (no me ha escrito, pero ha aparecido como copia en algunos mails)

Departamento de Comunicación (nadie se ha dignado firmar los mails que me han enviado)

Departamento de Mortandad (nadie se ha dignado firmar los mails que me han enviado)

Tomás Cobo, Rosa Arroyo, Enrique Guilabert, presidente, vicepresidente y tesorero del Consejo General de Colegios de Médicos de España, 

Señores, 

Ya el 25 de mayo de 2020, los datos publicados en la web del Instituto de Salud Carlos III mostraban que la pandemia había terminado, sin embargo, ustedes, con su silencio, han seguido colaborando con el engaño masivo a la población española. A continuación, el gráfico de la pandemia del 25 de mayo de 2020, muestra que, a 10 de mayo, los valores estaban al mismo nivel que el 2 de febrero, es decir, que la pandemia había terminado:

Una vez terminada la pandemia, el Instituto de Salud Carlos III inició un nuevo ciclo de estadísticas.

En el gráfico que verán a continuación, publicado el 6 de marzo de 2021, en su informe nº68, podemos observar tres crestas: la primera corresponde a la “epidemia”  provocada por los positivos de las PCRs de finales de julio de 2020, que tanto alarmaron a la población, denominando como ¡contagiados!  o “casos” a las personas sanas que daban positivo en ese test inespecífico, en una completa falta de precisión científica, contribuyendo así al caos emocional de la población y permitiendo y justificando la renovación del inconstitucional “estado de alarma” con sus toques de queda, cierres perimetrales y todo tipo de atropellos a los derechos fundamentales de la población por parte de los gobiernos, tanto central como autonómicos.

Ilustración 1 Gráfico del informe nº68 del 6 marzo de 2021

Esta “segunda ola” empezó a finales de julio 2020 y coincide también con unas golosas gratificaciones dadas a los hospitales por el Gobierno, según el número de positivos, ingresados, internados y UCIs por Covid-19 y que podemos leer, a continuación, en el Decreto-ley 12/2020 de 10 de abril:

Captura de pantalla del DL 12/20, donde podemos leer que los centros hospitalarios han recibido desde 93€ por una prueba PCR hasta 43.000 € por una estancia en UCI. Con estas gratificaciones, todos los hospitales de España han mantenido a sus enfermos mucho más tiempo del necesario, además de obligar a la PCR a cualquier ingresado, aunque fuera por un accidente de tráfico. Esto es, simplemente, escandaloso.

Necesario es recordar aquí que la PCR NO  fue creada como prueba diagnóstica por su inventor, el premio Nobel Kary Mullis, quien se hartó de repetirlo en todas partes.

La segunda cresta se inicia a primeros de octubre, justo después de la campaña de vacunación de la gripe, qué casualidad. Necesario es recordar aquí que, milagrosamente, en España la gripe estacional ha desaparecido en el 2020 y que de los habituales 20.000 fallecidos por gripe no queda ni rastro.

Y la tercera cresta se inicia a finales de diciembre, justo cuando se empezó con la campaña de vacunas Covid-19, otra casualidad. 

En estos momentos, se acaba de suspender la vacunación con AstraZeneca en numerosos países de Europa y del mundo por la enorme cantidad de daños causados en los vacunados por la aparición de trombos, qué casualidad, aquellos mismos trombos que fueron descubiertos por los valientes forenses italianos que desobedecieron las órdenes de la OMS y realizaron en abril de 2020 las primeras autopsias en los primeros infectados Covid, salvando así decenas de miles de vidas: descubrieron aterrados que habían matado a miles de enfermos porque no había que poner respiradores, sino antiinflamatorios, anticoagulantes y antibióticos.

El pasado 24 de febrero pudimos confirmar con alegría que, de nuevo, esta segunda ola ya había terminado, mostrando los datos de Ucis a cero, mientras los fallecimientos y las hospitalizaciones estaban muy cercanas a cero.

Ilustración 2 figura 3. Informe nº 67 del 24 de febrero 2021

Hoy, 14 de marzo, hemos podido constatar con alegría y satisfacción en su último informe nº 69 del 10 de marzo 2021, que estos datos tranquilizadores se han confirmado y todos podemos comprobar que tantos las UCIs como los fallecimientos por COVID-19 están a cero, y los hospitalizados están cercanos a ese cero tan deseado por los españoles de Bien, que no por el Gobierno, que ya está viendo cómo nos va a volver a someter a otro ilegal estado de alarma.

Ilustración 3 Figura 3-Informe nº69 del 10 de marzo 2021

El gráfico no deja lugar a duda: estamos a cero. Sin embargo, a pesar de estos excelentes datos cuya veracidad es, esperamos, incuestionable y que han sido provistos por todos los hospitales de España, el Gobierno de España, los Gobiernos autonómicos y, sobre todo, la televisión, no cesan en su acoso a la población con campañas de vacunación, cierres perimetrales, toques de queda, límites de aforo, suspensiones de celebraciones religiosas, familiares o profesionales, multas por doquier y la destrucción de la economía que todas estas vulneraciones a nuestros derechos fundamentales de reunión y circulación provocan. Todo esto se está imponiendo a través de mensajes alarmantes que no se basan en datos científicos veraces. Muy por el contrario, las noticias alarmistas se están haciendo con el claro deseo de causar miedo, cuando no pánico en la sociedad. Causar terror en la sociedad es la definición misma de terrorismo. Es un delito de lesa Humanidad. Y no prescribe, señores.

Con todo lo dicho aquí, cualquiera pensará que los profesionales de la Sanidad en España están comportándose de una manera que roza lo delictivo, cuando no con alevosía.

Ahora, lo que más nos preocupa es que, a pesar de que el gráfico nº69 nos muestra la evidencia de que la pandemia ha terminado, hemos observado que las curvas por CCAA parecen estar mostrando un leve movimiento que podría convertirse en un repunte: 

Y AQUÍ VIENE NUESTRA ADVERTENCIA: 

Señores responsables del Instituto de Salud Carlos III y de los Colegios de Médicos de España, son ustedes las únicas autoridades sanitarias, y, por tanto, son ustedes los que, desde sus conocimientos y sus instituciones, están avalando los datos que se dan en las televisiones y medios de comunicación, y con su silencio, están ustedes otorgando validez a las medidas que se están tomando.

Según el art. 20 1d.  de nuestra Constitución, los españoles tenemos derecho a recibir una información veraz, de impedirlo, estarían ustedes conculcando nuestro derecho constitucional.

Por si no fuera suficiente, si llegaran ustedes a publicar datos falsos, estarían entrando en el delito de falsificación de documento público art. 390, 391 y 392 del Código Penal que contempla penas de hasta seis años de cárcel.

Quisiéramos ser muy claros, señores: si ustedes van a incluir en sus estadísticas como hospitalizados, contagiados o fallecidos por Covid-19 a las personas que están enfermando o falleciendo por culpa de la vacuna Covid-19, que, como ustedes saben y ocultan, está causando estragos, especialmente entre los ancianos de las residencias de mayores, podrán ser acusados, como mínimo, de los delitos siguientes: 

Código Penal Español:

Delito de Terrorismo (Art. 573.4 CP) “causar terror en la población o en parte de ella” y alterar gravemente la paz pública.

De los delitos de lesa humanidad  Artículo 607 bis CP. “Son reos de delitos de lesa humanidad quienes cometan los hechos previstos en el apartado siguiente como parte de un ataque generalizado o sistemático contra la población civil o contra una parte de ella.”

Delitos de genocidio  Artículo 607 CP.

Delito de Lesiones (Art. 147 a 156 ter CP)

Delito de torturas y contra la integridad moral (Art 173 a 177CP )

Delito consumado y tentativa de delito Artículo 15 y 16.1 CP

Delito de omisión del deber de socorro (Art 195 y 196 CP)

Delitos contra la intimidad (Art. 97 a  201 CP)

Delitos contra la Salud Pública (Art 360 y 361 CP)

Responsabilidad civil y su extensión en el art. 109  CP

Delitos de manipulación genética (Art 159 y 160 CP)

Delito del abandono de destino y de la omisión del deber de perseguir delitos (Art. 408 7 409 CP) 

Delito de encubrimiento (Art 451 CP)

Obligación de denunciar la perpetuación de un delito (Artículo 259 Lecrim) y Artículo 11 CP:

Delito de daños (Art 263 CP y siguientes) 

Delito de encubrimiento (Art 451 CP) 

Delitos contra la Salud Pública (Art. 360 y 361 CP)

Delitos de Manipulación Genética.  Art 159 y 160 CP 

Delito de daños (Art 263 y siguientes del CP)

Artículo 27 CP “Son responsables criminalmente de los delitos los autores y los cómplices”

  1. Otros códigos:

Ley General de Sanidad 14/1986, de 25 de abril

Real Decreto 1090/2015 de 4 de diciembre sobre ensayos clínicos

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Quiero, es de justicia, que compartas los emails que te han enviado y que entiendo son las respuestas a las sandeces que has escrito no se si por ignorancia de la epidemiología o por maldad o una combinación de ambas.
    Una epidemia (o endemia o pandemia) no acaba mientras existe agente infectivo, medios de transmisión efectivos, población susceptible de infectarse y, desde luego, exige un periodo, más o menos largo, de ausencia de infectados.
    El bulo de que la PCR no sirve para diagnóstico microbiológico es tan evidentemente absurdo dada su utilidad extensísima (en medicina, salud pública y veterinaria) y universal (en todo el mundo) que demuestra a quien lo pretende, otra vez más ignorancia grave y/o mala fe.
    La ignorancia en tal tipo de declaraciones que afectan al orden y a la salud pública, según mi criterio, debieran, además de descrédito público, conllevar sanciones acordes a la importancia del hecho; más aún si se demuestra maldad.

  2. El maligno lo parece usted, Antonio Martí. Malo o troll, pagado y censor. Qué la PCR no sirve para diagnóstico de enfermedad lo dice hasta el Ministerio de Salud en su página web. Es solo instrumento de investigación, nunca de diagnóstico. Imposible diagnosticar así solo amplifica 200 nucleótidos de hasta 30.000 que dicen que tiene el virus.
    Este artículo es impecable, salvo por el título que no trata de lo que versa realmente el artículo.

Comments are closed.