Parece que ni siquiera entre los propios movimientos feministas hay esa paz y concordia que, en teoría, debería haber. Parece que existen demasiadas, digamos, corrientes de protesta que llegan incluso a dividirse entre más radicales y menos e incluso entre feministas de una raza y de otra, llegando a insultarse con calificativos como “blanca”.

Da la sensación de que sucede lo mismo que sucede en muchas facetas de la vida, que siempre hay algunas que quieren destacar sobre las demás e incluso que hay distintas categorías de feministas, siendo unas buenas, las no blancas y más radicalizadas, y otras malas, las blancas y menos radicales, pero el caso es que el vídeo que mostraremos a continuación nos ha llamado mucho la atención por la bronca que tenían entre ellas.

Al final, y esta va a ser la gran realidad, va a resultar que todas quieren pillar algún cacho de subvención pública y esta se reparte en función a esas características, la raza y la radicalidad. Y es que es muy triste pero, por desgracia, en esta España triste y lamentable en la que vivimos, ni existen valores, ni existen principios, solo existe el dinero y cuanto menos cueste ganarlo parece ser que es mejor.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Son ” mari-machas”. Por dinero baila el perro. En este caso , la perra ( lenguaje inclusivo, entiendase)

Comments are closed.