Ayer se produjo en el Congreso uno de esos momentos tan vergonzoso a los que nos tienen tan acostumbrados ya los miembros de este gobierno. Intervenía el diputado del PP por Almería, Juan José Matarí, poniendo a su hija Andrea como ejemplo de lo necesaria que es la educación especial ya que ella tiene Síndrome de Down y ha conseguido todo lo que se ha propuesto gracias a la educación recibida en esos centros.

La ministro Celaá respondía al diputado Matarí con una mala educación, con un desprecio y una sorna que dio un asco absoluto: “Señor Matarí, ¿de dónde viene usted?” “¿De qué lejos viene usted? Usted no tiene ningún contacto, ni con el mundo educativo, ni con los padres, ni con los hijos, ni con los profesores. Usted no sé de qué habla”.

La vergonzosa respuesta de Celaá burlándose de un diputado, padre de una hija con síndrome de down

Ministro del Museo de Celaá, escuchando a esta chica cualquiera se puede dar cuenta que aquí, la única que no sabe de lo que habla es usted porque, además de maleducada, es usted una impresentable.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

4 Comentarios

  1. La GaCela a la cazuela, no se como pueden poner as semejante monstruo de ministra de educación, pobres niños como se deben de asustar al ver a este saco de basura que no tiene ni una pizca de cordura.

  2. La familia Matari es una familia ejemplar,la labor de estos centros es muy importante,y eleva a lo más alto,el nivel educativo en España y temas tan sensibles como la integración.Ademas vemos lo que es un verdadero padre que defiende los intereses de sus hijos,y los de los hijos de los demás.Esta vez la Señora Celaa ha sido muy grosera y debería disculparse públicamente,y rectificar.Y el Gobierno tendría que tener presente,que sin este tipo de centros el Señor Echenique no estaría dónde está.

  3. Esta niña habrá realizado en la facultad (siento no saber en cual de ellas) idéntico temario que el resto de licenciacios. Le habrán examinado con identicas preguntas del temario y le han evaluado en función de sus respuestas. Y ha obtenido la licenciatura porque los profesores han considerado que está capacitada para ello.
    Y seguramente los temarios que estudió en la facultad no los aprobarían muchos siniestros, que confunden la batalla de Trafalgar con la de Lepanto.
    Todo el mundo tiene limitaciones. Los niños con necesidades especiales precisan distintos “tempos” y especialistas en su discapacidad. No todos podemos ser cirujanos ni astronautas, ni bomberos, porque nuestras capacidades son distintas. Esta niña no va a ser cirujana de cirugía cardiovascular o cerebral” como tampoco tienen condiciones muchos otros “no discapacitados”. Trabajará en aquello para lo cual ha sido licenciada.
    ¿Dónde piensa Celaa que deben estar estos niños? ¿Como en la II República ? ¿A cargo de sus padres?
    ¿Recuerda Celaa que los ciegos en la II Repúblcia eran cargas para sus padres o tenían que mendigar?
    ¿Sabe Celaa que fue Franco quien creó la Seguridad Social precisamente para devolver la dignidad a los invidentes?

  4. ¡Pues claro que sí, cohones, claro que sí! Bravo, Susana Burgos. Si es que la señá “Menestra” encarna el mal, qué le vamos a hacer.

Comments are closed.