Toda ruta, calle o camino tiene señales de tránsito que van guiando, advirtiendo y señalando los distintos acontecimientos que se aproximan, todo conductor o transeúnte sabe interpretarlas si las ve, algunos tienen el hábito incorporado de prestarles atención, evitando así accidentes y equivocaciones, otros en cambio no les prestan atención o las ignoran categóricamente, dejando al azar el destino de su viaje. El camino de nuestras vidas está plagado de señales que no vemos, o vemos e ignoramos, o peor aún: vemos pero interpretamos mal.

La tendencia más común ante la aparición de una de estas señales es relacionarla a la más primitiva y equívoca interpretación, y suponiendo que la señal fuese un número, terminamos jugándolo a la quiniela o lotería en lugar de averiguar el verdadero significado de la advertencia. Es como si viéramos un cartel que dijera “velocidad máxima 60 kilómetros por hora”, y en vez de reducir la velocidad, aceleráramos aún más para llegar lo antes posible a la primera casa de juegos que encontremos para jugarle dos pesos al número 60. 

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El ser humano viene equipado “de fábrica” con GPS (Sistema de Posicionamiento Global) pero está desactivado por defecto. Cuando se activa, se manifiesta en la forma de lo que algunos llaman intuición, corazonada o sexto sentido, aunque en realidad es un sistema de captación, interpretación y alerta de señales, que fue incorporado a la unidad humano con un propósito que veremos más adelante.

Si logramos activar su funcionamiento, nos sorprenderá la cantidad de datos que veremos aún en las situaciones más cotidianas de nuestras vidas. Cuando está desactivado recorremos el camino de la causalidad y percibimos las cosas que nos pasan como casualidad, suerte, destino, etc., creyendo que todo sucede por azar, cuando en realidad no es así, aunque en la actual condición del hombre con el GPS “apagado”, sí lo es. 

A la unidad humano también le fueron incorporadas otras funcionalidades adicionales, equivalentes al WiFi y Bluetooth de los PCs y otros dispositivos electrónicos actuales, que ahora son estudiadas por la ciencia mediante la física cuántica a través de la aplicación de la Resonancia Cuántica Diferencial, estas aplicaciones trabajan con paquetes de datos digamos, inalámbricos, que se negocian entre el hombre y el universo. Como verán hay un aval científico que respalda esta información, en su momento me extenderé en el tema, por ahora basta entender e incorporar el concepto de las señales y su correcta interpretación.

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS