SÍGUENOS EN TELEGRAM

Dice el refrán que “sarna con gusto no pica”. Y la administración Biden es una auténtica sarna que no debe producir picor en muchos puesto que le han jaleado hasta la saciedad después de asistir a uno de los fraudes electorales más grandes y descarados que se recuerdan.

Y ahora la administración de este incapaz Presidente busca tener en las ruedas de prensa solo a los suyos, a los serviles, a los medios de comunicación más grandes, a esos cuya lealtad está probada a base de tirar de talonario para comprarles. Y rechaza a los pequeños, a los independientes, a esos que van a sacar a la luz todas sus fechorías. ¿Y qué mejor forma de atacar a la libertad de prensa y a los medios más pequeños que utilizando el coronavirus como excusa?

Tal y como informan diversos medios de comunicación, esta nueva administración que ha sido impuesta en la Casa Blanca por los globalistas ha anunciado que va a cobrar 200 dólares a cada periodista por hacerse un test obligatorio de COVID cada vez que acudan a una rueda de prensa en la Casa Blanca.

Y ante esta medida, ¿qué harán los medios más pequeños, aquellos que no puedan permitirse pagar ese dinero por cada periodista que acuda a las ruedas de prensa de Biden o de sus secretarios de estado? Pues no irán y se acabarán las preguntas incómodas. Tendrán entre los periodistas solo a los suyos, aquellos que solo hacen preguntas para que se luzcan. Quedará solo alguno que haga algún tipo de pregunta incómoda, pero nada molesto, lo normal. Socialismo en estado puro.

REALIZA COMPRAS SEGURAS A TRAVÉS DE PAYPAL SIN DAR NÚMEROS DE TARJETAS NI DE CUENTAS BANCARIAS, SOLO CON TU CORREO ELECTRÓNICO

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL