El átomo puede definirse como la más pequeña forma de materia conocida de un elemento químico determinado que mantiene sus propiedades. Más allá de él, entramos en el universo de la física cuántica, el estudio de las partículas sub-atómicas, es decir: energía pura. Estamos acostumbrados a pensar al mundo como una manifestación material, tangible, sólida, verdadera, y ese es el truco del gran ilusionista, esa es la percepción de la ilusión de la realidad subjetiva, la realidad general es cuántica, es energía pura en movimiento, es la matriz de todas las realidades y de todo el universo, podríamos definir a la ilusión de la realidad como una proyección holocuántica (tridimensional) de la realidad general.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

La unidad de carbono humano no está programada para percibir esta realidad, para ello necesitaría un procesador (cerebro) cuántico, donde cada bit de información sea a la vez cero y uno (0;1), nosotros trabajamos con los opuestos cero o uno (0-1), bueno o malo, blanco o negro, cielo o infierno; la buena noticia es que sí fuimos creados con un cerebro cuántico, pero no tenemos activada esa función, es como si tuviéramos un procesador de cuatro núcleos quad core de Intel, y solo usáramos un núcleo, dejando desactivados los otros tres y reduciendo así todas las capacidades de procesamiento del equipo. 

Ese sistema operativo “no conocido por el hombre” que tienen instalado los amos del mundo y del cual hablé en “Preparándose para recibir datos” trabaja a ese nivel cuántico, pudiendo ver e interactuar con la realidad general. En cuanto a nosotros, podemos en determinadas circunstancias activar la función cuántica —casi siempre involuntariamente— y percibir realidades diferentes, que conocemos como “estados alterados de conciencia” o situaciones paranormales. Esto no es otra cosa que la percepción limitada y por escasos segundos de la realidad general. Las filosofías orientales lo conocen como iluminación, nirvana, etc. que no es más que el estado permanente de la percepción del universo cuántico.

No es mi intención llegar a ese estado ni que ustedes lo logren, solo que sepan que existe para luego poder comprender cierta información que de otra manera no tendría sentido. Ahora seamos condescendientes con nosotros mismos y démonos la oportunidad de aceptar que todo sea posible hasta que se demuestre lo contrario.

REALIZA COMPRAS SEGURAS A TRAVÉS DE PAYPAL SIN DAR NÚMEROS DE TARJETAS NI DE CUENTAS BANCARIAS, SOLO CON TU CORREO ELECTRÓNICO

 

2 Comentarios

  1. Bravo. Muy escueto el texto, pero ha dicho una gran verdad.
    Las sociedades secretas llevan siglos reclutando entre sus filas a los que podríamos llamar “psiquicos”. Personas con una percepción fuera de lo habitual, capaces de asimilar intermitentemente la conciencia de miles de seres. No sé si de la humanidad entera, pero sí de grandes comunidades, y hacer una proyección de futuro del ser huano. Es contradictorio pero es así. Ellos están convencidos de que el único camino para la humanidad es su camino. Punto.
    Tampoco es baladí la conexión entre los principios alquímicos y las sociedades secretas.
    Dentro de la francmasonería encontramos a personajes de este tipo. Cómo Albert Pike, un masón ciertamente esotérico. Estos psíquicos son siempe personajes en la sombra, y me consta que la facción más oscura del Mossad ha estado contactando desde los 90 con algunos de estos personajes extraordinarios.

  2. No voy a discutirte lo del “celebro” y todo eso, muy probablemente tenemos unos sesos binarios pero… eso es solo el “celebro”. Nuestra verdadera “naturaleza” no es natural, ergo no somos los sesos sino el espiritu que lo anima, que lo precede y que lo sobrevive, y éste, el espiritu (es decir nuestro ser verdadero) esta, muy cuanticamente,mas aca, mas alla, alli dentro e incluso atrapado y liberado de lo cuantico. Algo que podria proporcionarnos una suerte de demostracion de esto? Que, precisamente, a pesar de nuestro pobre seso binario, somos capaces de comprender lo cuantico. Mi conclusion es que no es el celebro el que comprende sino el ser, que es puro ser, pura vida, puro espiritu si se quiere.
    La madre puede concebir, el bebé solo puede ser concebido.

Comments are closed.