El hombre está programado para pensar de una determinada manera, la inteligencia artificial de la unidad de carbono humano fue diseñada para razonar de forma lineal y en compartimentos estancos, sin cruce de datos ni análisis profundo de información, con capacidad de aprender pero siempre sobre la base de conceptos preestablecidos y formulados por terceros, los cuales asume como verdaderos sin analizarlos en profundidad, de esta manera opera el noventa y ocho por ciento (98%) de la población, el grupo que tiene instalado el sistema operativo más básico. El pensamiento lineal asegura que la primera información que la unidad recibe sea por lo general aceptada como verdadera, los compartimentos estancos evitan el cruce de datos, evitando de esta manera la interconexión de la totalidad de la información y por tanto el aprendizaje individual por auto-análisis de la información. Todo esto crea el entorno apropiado de programación para mantener el control total de la unidad humano con la finalidad de dirigir el rebaño hacia sus respectivos corrales sin que nadie cree problemas.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Pongamos un ejemplo de cómo funciona todo esto: Los medios de comunicación (gráficos, televisivos, radiales) transmiten una información referida a una exposición de la actual situación política y social de su país, con juicio de valor incluido (opinión personal del medio), diciendo que esto solo puede suceder en un país tercermundista como el suyo y con sus actuales gobernantes. La información dice lo siguiente:

“Hoy, hemos derrotado la frivolidad y la hipocresía de los intelectuales progresistas. De esos que el pensamiento único es el del que lo sabe todo y que condena la política mientras la práctica. Desde hoy no permitiremos mercantilizar un mundo en el que no quede lugar para la cultura: Desde 1968 no se podía hablar de moral. Nos impusieron el relativismo. La idea de que todo es igual. Lo verdadero y lo falso. Lo bello y lo feo. Que el alumno vale tanto como el maestro. Que no hay que poner notas para no traumatizar a los malos estudiantes. Nos hicieron creer que la víctima cuenta menos que el delincuente. Que la autoridad estaba muerta, que las buenas maneras habían terminado, que no había nada sagrado, nada admirable. El slogan era: VIVIR SIN OBLIGACIONES Y GOZAR SIN TRABAS. Quisieron terminar con la escuela de excelencia y del civismo. Asesinaron los escrúpulos y la ética. Una izquierda hipócrita que permitía indemnizaciones millonarias a los grandes directivos y el triunfo del depredador sobre el emprendedor. Esa izquierda está en la política, en los medios de comunicación, en la economía. Le ha tomado el gusto al poder. La crisis de la cultura del trabajo es una crisis moral. Hay que rehabilitar la cultura del trabajo. Dejaron sin poder a las fuerzas del orden y crearon una frase: Se ha abierto una fosa entre la policía y la juventud: Los vándalos son buenos y la policía es mala. Como si la sociedad fuera siempre culpable y el delincuente inocente. Defienden los servicios públicos, pero jamás usan transporte colectivo. Aman mucho a la escuela pública, pero mandan a sus hijos a colegios privados. Adoran la periferia, pero jamás viven en ella. Firman peticiones cuando se expulsa a algún ocupa, pero no aceptan que se instalen en su casa. Son esos que han renunciado al mérito y al esfuerzo y que atizan el odio a la familia, a la sociedad y a la república. Hoy debemos volver a los antiguos valores del respeto, de la educación, de la cultura y de las obligaciones antes que los derechos. Estos se ganan haciendo valer y respetar los anteriores”

Usted acepta sin cuestionamiento tanto la información como el juicio de valor, lo que no sabe por su incorrecta forma de pensar es que la situación aquí expuesta no solo es válida para su país sino que se repite en la mayoría de los países, sean tercermundistas o del primer mundo, porque es el resultado de un modelo impuesto mundialmente, como fue en su momento el neoliberalismo, y posiblemente se sorprenda al saber que la información que acaba de leer en realidad fue un discurso pronunciado por el presidente francés Nicolás Sarkozy ante la Asamblea General de Francia.

Como pueden ver, hay que aprender a pensar diferente, viendo la totalidad, relacionando datos, viendo qué intereses hay detrás de la información, y opinando solo cuando están completamente seguros que la idea a exponer les pertenece y no les ha sido impuesta por manipulación con psicología social de masas. Reprogramemos el sistema para poder ver la verdad, y esta nos hará libres.

REALIZA COMPRAS SEGURAS A TRAVÉS DE PAYPAL SIN DAR NÚMEROS DE TARJETAS NI DE CUENTAS BANCARIAS, SOLO CON TU CORREO ELECTRÓNICO

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL