Parece que el Papa Francisco es uno más de esos de la Agenda 2030 y que como tal ejerce. Y sus actitudes se materializan en decisiones como la que ha adoptado en relación al cardenal africano Robert Sarah.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El purpurado ha informado a través de su cuenta en la red social Twitter que «Hoy el Papa ha aceptado la renuncia a mi puesto de Prefecto de la Congregación para el Culto Divino después de mi septuagésimo quinto cumpleaños. Estoy en las manos de Dios. La única roca es Cristo. Nos veremos muy pronto en Roma y en otros lugares».

Tal y como informa el digital Infovaticana, en un artículo que puedes leer en este enlace, el Papa Francisco ha tomado esta decisión sin anunciar siquiera un sucesor para el puesto en cuestión.

Y está claro que declaraciones como las que hacía el Cardenal en el vídeo que acompaña a este artículo han sido las que han provocado la decisión del Papa. Esas declaraciones en las que denuncia la invasión de Europa por parte del Islam, o las que decía hace unos meses, en las que afirmaba que «El islamismo es un fanatismo monstruoso que debe combatirse con fuerza».

Y claro, este tipo de declaraciones no van con lo políticamente correcto ni con lo que la progresía internacional impone. El Papa Francisco entregado a lo que nos marcan las izquierdas. Este es capaz de dejar de vestir de blanco para no herir sentimientos de las minorías. Tiempo al tiempo.

REALIZA COMPRAS SEGURAS A TRAVÉS DE PAYPAL SIN DAR NÚMEROS DE TARJETAS NI DE CUENTAS BANCARIAS, SOLO CON TU CORREO ELECTRÓNICO

3 Comentarios

  1. Lamento tener que decirlo, pero este Papa ha ser ido para, acabar de vaciar las iglesias católicas.
    Yo soy una de ellas, y, mira que lo lamento mucho, allí tenía mi media hora de bienestar espiritual tan necesaria hoy día, pero he decidido tenerlo en privado hasta nuevos vientre. No comprendo sys afinidades, amistades y políticas así que cuando algo estorba o hace daño mejor apartarlo. Dios está en todas partes

  2. EL OKUPA DE ROMA ataca de nuevo…
    La Iglesia está tomada por los enemigos de DIOS Y DE LA CIVILIZACIÓN CRISTIANA, y urge dejar de darles dinero, para que se hundan del todo.

  3. ¡Qué buen papa sería el cardenal Sarah! De los mejorcito del Vaticano. “Conservador”, claro. Por eso Bergoglio se ha apresurado a aceptar su renuncia, aunque este cardenal goce de buena salud y podría haber seguido unos cuantos años más en su puesto. Malditos masones y maldita Agenda 2030. Aunque estoy convencida de que no podrán llevarla a cabo.

Comments are closed.