Parece que a Joe Biden se le ha ido la cabeza mucho antes de lo que se pensaba y ya, de hecho, es Kemala Harris la que está asumiendo las funciones de presidente ante las cada vez más claras evidencias de que Biden no está en sus cabales.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El pasado martes Biden era entrevistado en su cadena amiga, CNN, y, como se hace en España, se dedicaron a “sobar el lomo” a un tipo que cada vez anda peor de los suyo. Y lo demostró cuando se le preguntó sobre China y sobre lo que el Partido Comunista Chino estaba haciendo en zonas como Taiwan, Hong Kong, o el genocidio que está practicando con la etnia uigur desde 2014.

Los uigures en Sinkiang sufren de un «estado policial de pleno derecho» con controles y restricciones extensas en su vida religiosa, cultural y social. En Sinkiang, el gobierno chino ha ampliado la vigilancia policial para detectar signos de «extremismo religioso» que incluyen poseer libros sobre uigures, dejarse la barba, tener una alfombra de oración o dejar de fumar o beber. El gobierno también habría instalado cámaras en los hogares de ciudadanos.11​ Los uigures se consideran parte del grupo Los Cinco Venenos o The Five Poisons. Estas son cinco amenazas percibidas a la estabilidad del gobierno del Partido Comunista de China. Estos grupos de amenazas ofrecen una visión alternativa de China.​

Además, al menos entre 120,000 y posiblemente más de 1 millón uigures están detenidos en campos de detención masiva, denominados «campos de reeducación», destinados a cambiar el pensamiento político de los detenidos, sus identidades y sus creencias religiosas. En algunas de estas instalaciones mantienen a los presos detenidos durante todo el día, mientras que en otros liberan a sus presos por la noche para regresar a sus hogares. El New York Times ha informado que los presos deben «cantar himnos elogiando al Partido Comunista Chino y escribir ensayos de autocrítica», y que los presos también son sometidos a abusos físicos y verbales por parte de los guardias de la prisión.​ Los funcionarios chinos a veces son asignados para monitorear a las familias de los reclusos, y las mujeres han sido detenidas debido a las acciones de sus hijos o esposos.

Pekín negó inicialmente la existencia de los campamentos, pero ha cambiado su postura desde entonces al afirmar que los campamentos sirven para combatir el terrorismo y brindar capacitación vocacional a los uigures. Sin embargo, las llamadas de los activistas de derechos humanos para abrir los campamentos a los visitantes extranjeros para demostrar su función no han sido atendidas. Además, diversos medios de comunicación han demostrado que muchos de los prisioneros fueron detenidos por la fuerza y se encuentran en condiciones duras y antihigiénicas mientras los sometían a un adoctrinamiento político. Los largos periodos de aislamiento entre sexos han sido interpretados por algunos analistas como un intento de inhibir la procreación uigur para cambiar la demografía étnica de la región.

Y sobre esta salvajada, este inhumano comportamiento, Biden, demostrando que no es más que un tipo que está al servicio de lo que le ordenen desde China, dijo: “El principio central de Xi Jinping es que debe haber un control unido y más estricto en China, y él utiliza su razón de ser para las cosas que hace basándose en eso. Le recuerdo que ningún presidente estadounidense puede mantener su cargo de presidente si no refleja los valores de Estados Unidos, por eso mismo no voy a hablar en contra de lo que está haciendo en Hong Kong, ¿qué lo está haciendo con los uigures en las montañas occidentales de China y Taiwán, tratando de poner fin a la Política de Una China haciéndola contundente, digo, y por lo que él dice, lo entiendo. Culturalmente hay normas diferentes en cada país y se espera que sus líderes las sigan”. Además añadió que “China ha sido víctima de Occidente en el pasado”.

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS

 

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL