Ya tenemos recambio de Illa en el Ministerio de Sanidad y ya tenemos a una ministro que no es ni médico ni tiene absolutamente nada que ver con la profesión sanitaria, puesto que Carolina Darías es licenciada en Derecho. Y no podemos evitar preguntarnos cómo es posible que desde el gobierno nos digan que la cosa con la “pandemia” está tan mal y nombren a alguien como Carolina Darías ministro de Sanidad. Nada nuevo bajo el sol con este gobierno y con este presimiente que es un desastre lo veas por donde lo veas.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Y como si hubiera sido futurólogo, el fundador y exdirector de la Organización Nacional de Transplantes, Rafael Matesanz, se adelantaba a los acontecimientos el pasado día 3 de enero en un artículo que publicaba en la web ‘Redacción Médica‘titulado “… Y ya son 15 en lo que va de siglo”. Sí, quince. Quince ministros de Sanidad en lo que llevamos de siglo XXI en España y a cual peor.

Matesanz era muy claro en su artículo que, volvemos a repetir, publicaba el pasado día 3 de enero:

“Uno de estos días se producirá el relevo de Salvador Illa al frente del ministerio de sanidad. Según las quinielas, parece que será la actual ministra de política territorial y función pública, Carolina Darias su sustituta, entre otras cosas porque hay que dejar un sitio en el ejecutivo para el señor Iceta, defenestrado en la operación política y no parece que el sillón de sanidad sea muy apetecible en este momento. En todo caso, y como la historia ha demostrado en varias ocasiones, hasta que el nombramiento no esté en el BOE, todo es posible. Candidato in pectore hubo en su día que hasta llegó a hacer una sesión intensa de peluquería y manicura el día anterior a saber que no había sido el elegido”.

Y añadía…

Pero está claro que la única opinión que vale a la hora de mantener o quitar a un ministro es la del presidente del gobierno. Desde el comienzo quedó clara la poca relevancia atribuida a la cartera de sanidad por el ejecutivo cuando Illa recibió el encargo de dedicar al ministerio un par de días a la semana y el resto a los “temas catalanes” (algo que en honor a la verdad no es nuevo pues han sido ya varios los ministros/as de sanidad “part time” dedicados “a sus cosas”. Esperemos por un mínimo sentido de la estética que el relevo ocurra pronto, porque el espectáculo de un político volcado en campaña electoral al tiempo que dirige la pandemia sería el colmo del despropósito. A la hora de valorar el pensamiento del presidente en estos momentos caben dos opciones: que considere que la gestión de Illa ha sido negativa, o que piense que realmente está desempeñando positivamente el cargo para el que fue nombrado. No hay muchas más posibilidades“.

¿Valdrá esta opinión a los lerdos que todavía aplauden con las orejas a este gobierno? ¿Valdrá la opinión de un profesional de reconocido prestigio o la ideología seguirá sin dejarles ver la realidad?

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL