eutanasia

Hace un par de días estaba sentado bajo la carpa exterior existente en un bar de la Avenida del Aeropuerto de nuestra capital, donde me había citado con un buen amigo para charlar antes de finalizar el nefasto año 2020 que tantos problemas de toda índole nos ha causado y que nos ha dejado una huella difícil de olvidar.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Siguiendo mi costumbre, llegué unos minutos antes de lo acordado y al lado de la mesa que ocupé, había tres personas (dos mujeres y un hombre) hablando sobre asuntos familiares de los que, sin pretenderlo, me fui enterando tal era el tono de voz que empleaban. Representaban una edad cercana a los sesenta años y por la conversación deduje que eran hermanos.

La cuestión era bastante peliaguda porque, al parecer, su padre, interno en una residencia, no consentía en cederles la casa de su propiedad. Una de las hermanas sugería tomar con calma al asunto, pero los otros dos tenían prisa por lograr su objetivo. Estaba la situación bastante trabada entre ellos cuando llegó mi amigo y, naturalmente, me olvidé de esos vecinos de mesa que, por cierto, se marcharon en pocos minutos. Como es de suponer, mi amigo y yo dimos un buen repaso a lo acontecido en el año que termina y antes de despedirnos nos deseamos lo mejor para el próximo. Pero al llegar a casa, pensé en esos hermanos y me imaginé un posible drama familiar. Ya está, pensé, la solución va a ser la peor.

Si el apego de los hijos es el que aparentaban, tan pronto como entre en vigor la malhadada ley de eutanasia, el padre es hombre muerto antes de 90 días. Porque así de tristes y despiadadas pueden ser las consecuencias de la aplicación de esta norma que, para mí, y en contra de lo que dicen sus defensores, no supone proporcionar una “muerte dulce” al presunto beneficiario porque el hecho en sí, es que un ser humano da muerte a otro deliberadamente, en lugar de aplicarle los cuidados paliativos que eviten su precaria situación.

Y creo que la eutanasia, es una solución inhumana, que no debería caber en nuestra civilización.

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS 

1 Comentario

  1. Hola, estoy de acuerdo, eso da ese mal presentimiento pero debo decir que yo no hablo jamas de “eutanasia” En los casos de aquellos ancianos que fallecieron encerrados como animales prefiero el término mas realista de homicidio y, vista la escala y las proporciones, seguramente de genocidio.

Comments are closed.