confianza
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Entramos en un nuevo año sin saber cómo van a ir las cosas en nuestro entorno familiar, en nuestra ciudad, en nuestra nación y en el mundo entero. Creo que esta apreciación se repite en nuestras vidas cada comienzo de año y es natural que así sea porque nadie es adivino.

Sin embargo, en “tiempos normales” este fenómeno no alcanza los niveles de incertidumbre que casi todo el mundo siente en esta ocasión. La causa principal nos viene dada por la terrible pandemia que nos asola, pero hay otros factores subjetivos que nada tienen que ver con el maléfico virus. Uno de ellos es la pérdida de confianza en algunas personas o grupos humanos por culpa de sus comportamientos.

Como carezco de conocimientos de sociología y psicología, he buscado en internet definiciones del término confianza y me quedo con una de ellas que señala: “En sociología y psicología social, la confianza es la creencia en que una persona o grupo será capaz y deseará actuar de manera adecuada en una determinada situación y pensamientos” Pues por ahí va precisamente lo que ocurre en nuestro país, porque según una encuesta que he consultado, los españoles somos de los europeos más desconfiados y ello responde a una serie de circunstancias diversas que no voy a enumerar.

Lo que tengo claro, respecto de España, es que, con el gobierno más mentiroso del universo, las personas que no eran desconfiadas, ahora lo son en grado sumo. Porque no se puede prometer algo y hacer lo contario; ni decir que no se va a pactar con el diablo y hacerlo al día siguiente con toda la corte satánica; o que no podría dormir con determinado sujeto y ahora hacerlo hasta en la siesta.

Lo peor de todo esto es, que nuestros descendientes se van a encontrar con unas prácticas que los llevarán a establecer altísimos muros de desconfianza hacia los demás, rompiendo nuestra tradicional forma de ser: abiertos y solidarios.

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL