Illa
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Nunca en mi larga singladura y rutina en escribir y colaborar en varios periódicos, nunca había visto en mí, hacer una reflexión  exhaustiva  de una envergadura de tal calibre que, aunque en igualdades de situaciones, ahora se ve uno en hacer una meditación más profunda en rasguear unas palabras sobre el ministro Illa, el cual, no sé si cuando escribo estas líneas, sigue siendo ministro de sanidad o candidato a esa provincia española (la catalana) para presidirla en  las elecciones, la cual, tampoco se sabe si es para el  14 de febrero.

En todo tipo de periódicos y televisiones se ha visto reflejadas las noticias del abandono de Illa, ministro de sanidad, donde el presidente Pedro Sánchez ha pronunciado algunas palabras sobre su ministro en el Comité Federal del partido diciendo: “enorme sentido común, trabajo duro y mucha bondad”.

La reflexión que comento a esto, creo sinceramente que no es así. Si el enorme sentido común que comenta el presidente se refiere a no haber dado cuentas como deja en el alero la cantidad de fallecidos por el Covid-19 demuestra no tener sentido común, el mismo que tiene su jefe a cuanto, por lo menos, dejar saldada la cuenta verdadera de muertos, ya que la cifra verdadera, según manifestaciones en periódicos, no es en realidad la que pronostica el departamento de sanidad.

El trabajar duro lo hace cualquiera, lo sensato sería, tener energía e interés en ese trabajo, para conseguir grandes logros y beneficios para lo que se quiere conseguir y eso se tiene con inteligencia y con conocimiento de causa, Y, que este trabajo que se está haciendo brille al máximo.

Si el presidente ha escogido a Illa por su bondad, y lo que es lo mismo, docilidad, ternura y sensibilidad, no creo que tenga Illa, estas cualidades, tanto para llevar acabo la misión de Ministro de Sanidad, ¿o ha sido para quitárselo de encima?

La Vanguardia del día 23 de este mismo mes, dijo: “El presidente de España considera que el todavía ministro de Sanidad es el hombre ideal para liderar Cataluña” Según la Vanguardia. Mirando la aserción de la palabra todavía. Y, ante el temor de no tenerla clara en su total determinación en cuanto a su definición. He visto que dice: “Hasta este momento todavía sigue vivo; todavía no ha llegado. O, esta otra: “Con todo eso, no obstante, es muy bueno, pero todavía podría serlo más “Sería muy osado decir que pasará con este, Exministro de Sanidad-cuando escribo esto- ya estaba confirmada su presentación como candidato a la presidencia de Cataluña. Hay una frase sobre la cobardía que dice: “Del mismo modo que cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge una heroica decisión”.

Ante todo, este galimatías nos ha metido a bocajarro a Miguel Iceta en el Gobierno comunista social de España, como ministro de Política Territorial. Y, como soy claro en mis expresiones, le doy la bienvenida, además lo mismo que Iceta dijo en su día: “No voy a cambiar mi idea de que Cataluña es una nación para ser ministro” a lo que le añado: todavía no señor Iceta, todavía No.

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS