La familia de Jesús comparte aniversario macabro con la de ANTONIO DÍAZ GARCÍA, asesinado de dos disparos el 5 de enero de 1981. Antonio era hostelero, propietario del disco-bar La Gramola. ETA lo relacionó con el tráfico de drogas para justificar el asesinato.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Antonio Díaz fue asesinado en Rentería (Guipúzcoa). Según el médico forense el fallecimiento debió de producirse en torno a las tres de la madrugada, poco después de que Antonio hubiera cerrado al público La Gramola. Los agresores lo esperaron en el rellano del ascensor del inmueble, situado en el número 69 bis de la avenida de Navarra, en cuyo séptimo piso residía la víctima. Ninguno de sus vecinos se percató del asesinato hasta las seis de la mañana, cuando uno de ellos salió a trabajar y se lo encontró sin vida en el descansillo. El cadáver presentaba dos heridas por arma de fuego en la cabeza, con orificio de entrada en la parte anterior, que provocaron pérdida de masa encefálica y la muerte instantánea de la víctima.

Fuentes policiales señalaron que los autores del atentado utilizaron en su huida un automóvil robado una hora antes, a punta de pistola, a un vecino de Oyarzun. Tras apoderarse del vehículo, un Seat 124 matriculado en San Sebastián, dos individuos armados abandonaron a su propietario en una cantera tras robarle el Documento Nacional de Identidad. En torno a las 8:45 horas consiguió soltarse de las ataduras. El vehículo se localizó a última hora de la tarde en Ategorrieta.

Antonio Díaz García era natural de San Sebastián y tenía 29 años. Estaba casado sin hijos. Residía desde hacía años en Rentería y, según la Policía, su local era frecuentado por drogadictos. Los Comandos Autónomos Anticapitalistas alegaron su relación con el mundo de la droga para justificar el asesinato.

 

Fuente

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL