Las noticias que les vamos a mostrar a continuación no necesitarían comentario alguno, puesto que son más que evidentes ya que, con la simple lectura del titular refleja una realidad dramática que se está produciendo en las residencias de ancianos. Hoy hemos podido ver en el canal de Telegram ‘TROTAPOKER canal oficial’ diez pantallazos con titulares de prensa sobre las residencias de ancianos y la vacunación que nos han helado la sangre.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Esperamos que esto sirva para que, de una vez, las personas que permanecen impasibles y totalmente ajenas a la realidad de lo que sucede a su alrededor se den cuenta de lo que está ocurriendo en las residencias de ancianos con nuestros mayores ya que, desde marzo, se está produciendo una auténtica hecatombe humanitaria de la que muchos no parecen ser conscientes.

Ahora se les está vacunando como si fueran conejillos de indias, con o sin el consentimiento de sus familiares, y las consecuencias ya se empiezan a ver. Si como sociedad seguimos permitiendo que se haga esto con nuestros mayores no mereceremos ni siquiera el calificativo de seres humanos. Seremos cosas con patas sin sentimiento alguno a las que les importa más lo que digan en el ‘Sálvame’ de turno que la salud de personas valientes y trabajadoras que han sacado este país adelante construyéndolo a partir de unas condiciones lamentables.

No nos cansaremos de repetirlo: saquen a sus familiares de las residencias. Esto se está convirtiendo en un drama terrible. ¡Despierten!

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS 

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. “…entró aquella mujer a la habitación donde estaba mi padre ingresado y se dirige a mí diciendo:
    – Perdone, ¿quién es el chico ese que estaba aquí ayer?
    – Le respondo, mi hermano, y ¿usted quién es?
    – Yo soy la asistenta, y le expliqué ayer a su hermano que hay que llevar a su padre a una residencia. Allí estará mejor, además la Generalitat le subvenciona un importante porcentaje y a ustedes solo les queda pagar una pequeña cantidad cada mes…
    – ¡Ah! ya veo, ¿y qué le respondió ayer mi hermano?
    – Pues me dijo que no, que no, que no consentiría que su padre fuese a una resudencia…
    – Me levanto de la silla en la que estaba sentado junto a su cama y me dirijo a ella con estas palabras: No hace falta que siga, se lo diré una vez y espero que le quede claro. Mire usted, lo que le dijo ayer mi hermano no difiere mucho de lo que le voy a decir yo hoy, así que vaya asumiendo que, en el lugar del que procedemos nosotros, está muy mal visto abandonar a nuestros ancianos, ni en residencias ni en ningún otro sitio, nos los quedamos hasta el último de sus días… ¿Se ha enterado? Lo de abandonar a los viejos como si fuesen perros lo harán ustedes con esa mentalidad progre y chorra que tienen, nosotros no, nosotros no hacemos esas cosas… ¿Cree usted que tendré que decírselo más veces o se ha enterado ya? Ahora vaya y abandone usted a su padre donde quiera, pero aquí no vuelva con esa cantinela… ¡Ni se le ocurra!”

    Tuve la desgracia de vivir esta situación no hace tanto, y les digo que el principal error es sucumbir ante el pecado de abandonar a tus padres como si fuesen deshechos. Son muchas las excusas: es que yo no puedo, es que tengo que trabajar, es que no tengo tiempo, lo de siempre con tal de librarte de la incomodidad de supone cuidarlos cada día. Se librarían ustedes de ese infierno sí, pero acarrearían para siempre la peor de las deshonras y ese sería el peor de los infiernos. ¡Saquen a sus padres de las residencias!

Comments are closed.