WhatsApp
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Cuando el año 2014 los propietarios de Facebook compraron WhatsApp por unos 20.000 millones de dólares era de esperar que tuvieran algún interés oculto para pagar tanto dinero por una aplicación que se descarga de forma gratuita, no cobra a sus usuarios y tampoco genera ingresos por publicidad. Evidentemente, tarde o temprano los directivos del gigante de las redes sociales tendrían que terminar rentabilizando esta desproporcionada inversión con la gestión de nuestra información personal, que es la mercancía que se compra y vende en los mercados cibernéticos cuando nos descargamos aplicaciones por las que no pagamos.

Puede que nos resulte increíble pero, hoy en día, las compañías que más valor tienen en las bolsas mundiales son aquellas que mercadean con nuestros datos personales  para que otras empresas nos envíen ofertas personalizadas a nuestros celulares. Seguro que habrás observado como recibes anuncios de viajes en avión a una determinada ciudad después de haber hecho una consulta en internet sobre algún hotel disponible o algún monumento de ese destino. No es casual, las grandes corporaciones obtienen millones de euros vendiendo, en décimas de segundo, los datos que introducimos en las aplicaciones gratuitas.

El próximo 8 de febrero cuando aceptemos los nuevos términos de uso de WhatssApp estaremos autorizando a esta compañía a registrar los datos de nuestras transacciones comerciales, a facilitarle esos registros a Facebook, a recibir anuncios específicos acordes con nuestros gustos o a permitir el acceso a los contactos de nuestros amigos o familiares.

Evidentemente toda esta información servirá a las grandes corporaciones para encauzar nuestras decisiones de compra, condicionar las informaciones que consultamos u orientar nuestra voluntad hacia las causas o ideologías que consideren oportunas. Influir en nuestras mentes es el fin último por el que los grandes magnates a nivel mundial invierten su dinero en compañías que, aparentemente, solo sirven para que la gente publique insulsas fotos o mantenga pueriles conversaciones.

¿De qué pensábamos que iba esto de WhatsApp?

*Un artículo de David Pasarin-Gegunde

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS

1 Comentario

  1. Objetivo: limpiar la “charca encenagada”
    Pence no es traidor a ese objetivo, al contrario….

Comments are closed.