conspirar
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Una conspiración es, por definición, un “concierto entre personas resueltas a ejecutar un delito” (Diccionario Panhispánico de Español Jurídico) “en contra de su soberano” (RAE). A menudo etiquetamos como conspiradores a individuos que, en realidad, no lo son, como los que sostienen que el planeta no es esférico pues ¿qué daño pueden causar ellos al soberano? También suele suceder que, lo que se tuvo por conspiranoico, con el tiempo, pasa a ser lo contrario: Si hace unas décadas, creer en extraterrestres era motivo de burla, ahora muchos se burlan de los que no creen en ellos.

Los laboratorios de ideas (Think Tank en inglés) han ideado todo un repertorio de falsas conspiraciones, de cortinas de humo, para distraernos de las verdaderas conspiraciones que ellos mismos realizan. ¿Qué es un laboratorio de ideas? Para comprenderlo bien debemos distinguir dos formas de hacer política. La política honesta no es más que un servicio de gestión de lo público. Su función es mantener en buenas condiciones de utilización los otros servicios que los ciudadanos acuerdan crear, como el alcantarillado o la biblioteca. Es por ello que antes de nombrar a los políticos-gestores, los ciudadanos deben suscribir un pacto de convivencia (o Constitución) tras darse un plazo para dialogar (o periodo constituyente).

Hay otra forma de hacer política que podemos llamar “siniestra”, en la que se sustituye la iniciativa soberana del pueblo por la falsa idea de “progreso”. ¿Por qué es falsa esa idea? Compruébalo tú mismo respondiendo a la pregunta ¿Hacia dónde progresamos? Para poder alterar el pensamiento de los ciudadanos crean Think Tanks que se encargan de fabricar “creyentes en el progreso”. Sin duda, alguno de ellos te dirá que lo que quiere es un mundo mejor, pero ¿cuál es el mundo mejor sino el que cada uno cree que le conviene? ¿Qué sería para los médicos un mundo sin enfermedad? ¿Qué sería para los policías un mundo sin delincuencia? ¿Qué sería para las feministas un mundo sin desigualdad?

En estos meses de pandemia hemos podido ver grandes “progresos”. Antiguas tradiciones como las fiestas patronales y la Semana Santa se han eliminado. Nos han encerrado en casa por primera vez en la vida. Nos han puesto bozal y hasta nos han impedido reunirnos con nuestra propia familia. Pero lo más increíble ha sido el invento de los “asintomáticos” ¡Ya no existen los sanos, ya somos todos dianas para sus agujas! Muchos de esos “progresos” conllevan una clara violación de la legislación vigente: La orden de cerrar comercios sin indemnizar vulnera el derecho constitucional al trabajo. Los confinamientos y cierres perimetrales vulneran el derecho constitucional a la libre circulación por territorio nacional. Imponer tratamientos médicos vulnera incluso el derecho a la vida (Hay que recordar que, antes de todo esto, los erróneos tratamientos médicos ya eran considerados la primera causa de muerte) ¿Qué mente siniestra pudo concebir todo eso?

La respuesta la tiene ISGlobal, una especie de Instituto Tavistock a la española, formado por individuos que practican la política siniestra. Todo apunta a que fueron ellos los “expertos” que nuestros gobernantes prefirieron mantener en secreto aun a costa de quedar como embusteros ¿Quiénes forman ese laboratorio de ideas? Pues desde socialistas como Leire Pajín a princesas como Cristina de Borbón (Sí, esa misma que no entendía cómo funcionaba la empresa que compartía con su marido, es “presidenta del patronato”). Hay de todo, desde “expertos independientes” que “modernizan” nuestras mentes a través de la tele hasta comandantes que nunca pasaron por la academia militar ¿Quiénes lo financian? Esos grandes filántropos que ya todos conocemos: Soros, Bill y Melinda… ¡Ah! ¡Y La Caixa! (El toque castizo) ¿Qué a qué se dedican? Con decirte que ya en abril tenían redactadas las directrices para la vuelta al cole de los niños. Ellos escribieron el guión del teatro que están representado prácticamente todos los políticos en España. Todo fue guionizado, para que pudiera ser memorizado y repetido ante las cámaras, para que pudiera ser “colocado” en la mente de los televidentes. A día de hoy, cientos de miles de españoles piensan lo que esta gente les indujo a pensar, a través de los medios de masas. ¿Quién duda de la utilidad de la máscara aparte del fabricante?

Nuestros políticos admitieron que no sirven para hacer política honesta, para mantener las condiciones de vida de los ciudadanos. Lo evidencia su ley de eutanasia, hecha para mejorar las condiciones de muerte. Por eso se dedican a la política siniestra, manipulando las mentes de sus conciudadanos y haciéndoles sentir culpables, igual que hacían los curas antaño. Si enchufas ahora la tele, seguro verás a un tipo que te dirá que los contagios están subiendo porque visitaste a tu familia. Pero no es que sean mala gente nuestros políticos, es solo que no saben hacerlo bien, y algo tienen que hacer para justificar su sueldo.

Nos engañaron y es duro reconocerlo. Comprender que te han engañado hiere tu orgullo pero, mientras no lo comprendas, te seguirán engañando. Si prescindimos de los engañadores (No digo matarlos, solo despedirlos), con el dineral que nos cuestan podemos levantar el país. Ahora sabemos que es posible pararlo el tiempo que sea necesario para acordar, entre todos, un pacto de convivencia. Lo sabemos porque ellos lo pararon, liberándonos así del condicionamiento al que nos sometieron anteriormente para impedir que hiciéramos huelgas (Aquello de “la economía no puede permitirse el lujo de parar ni un solo día”).

Ahora podemos desengañarnos y elegir gestores honestos, que se ocupen de que todo el mundo tenga garantizado un mínimo que le permita sobrevivir dignamente. Eso no es un “cambio” sino una necesidad. ¿Por qué debería estar de acuerdo en contribuir el que se gana bien la vida y no necesita ese mínimo? Por lo mismo que paga un seguro que le cubre en caso de accidente, para vivir tranquilo. Eso es lo que debería garantizar un buen pacto de convivencia, nuestra tranquilidad. Los gestores que tenemos han demostrado sobradamente que no sirven para eso. Además, han conspirado contra el pueblo soberano. Quién conspira contra el conspirador ¿cuántos años tiene de perdón?

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Pues los de ISGlobal, la Leire, la Cristina, la Caixa, el Soros, el Gates, la Gates, etc… unos cobrando una pasta y otros enriqueciéndose por no tener ni p idea de nada con sus mierdas de ideas que se pueden ir por donde amargan los pepinos. Mientras la gente vea, escuche y lea los panfletos de estos lo llevamos claro. Los nuevos tipos de terroristas y genocidas que tenemos que soportar. Somos más que ellos y no nos tienen miedo.

  2. Quiera Dios que todos los españoles dejen de ver las telelavacerebros narcotizantes y se organicen en legítima autodefensa

Comments are closed.