A pesar de que algunos miserables, como el investigador del CSIC al que hacíamos mención esta misma mañana relativice las muertes ocurridas en Noruega tras la vacunación, no sucede lo mismo en aquel país ya que se están investigando 29 fallecimientos a los que se relaciona con la vacuna contra el COVID producida por Pfizer y BioNTech SE, según informa ‘Bloomberg‘.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Según informa la Agencia Noruega de Medicamentos: “Hay 13 muertes que han sido evaluadas y estamos al tanto de otras 16 muertes que se están evaluando actualmente”. Añaden que todas las muertes reportadas estaban relacionadas con “personas mayores con graves trastornos básicos”. “La mayoría de las personas han experimentado los efectos secundarios esperados de la vacuna, como náuseas y vómitos, fiebre, reacciones locales en el lugar de la inyección y empeoramiento de su afección subyacente”.

Además, la edad de los grupos de personas que están muriendo se reduce y se sitúa entre los 75 y los 80 años.

Lo que está sucediendo en Noruega está provocando la preocupación de otros países como Australia. Y es que este país tiene un acuerdo de compra con la misma compañía de diez millones de dosis. El ministro de Salud australiano, Greg Hunt, está intentando recabar más datos sobre esa vacuna tanto con la empresa como con el “regulador médico noruego”.

Recordemos que aquí en España, las vacunas que se están administrando son las fabricadas por Pfizer y Moderna. Es decir, una de las implicadas en todo lo que está sucediendo en Noruega, algo que es muy preocupante si tenemos en cuenta que en nuestro país los responsables políticos de Sanidad son un tal Salvador Illa y un tal Fernando Simón, que están a las órdenes de un tal Pedro Sánchez. Imaginen el panorama.

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS 

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL