Las historias que nos estamos encontrando a cuenta del coronavirus y las medidas sanitarias que se están tomando son absolutamente surrealistas. Imaginen esta historia: Rogelia, 85 años casada con Ramón de 79. No tienen hijos y ambos viven en una residencia de ancianos en A Mariña Galicia.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

A Rogelia le detectan el coronavirus y, debido al empeoramiento de su estado, es trasladada a otra residencia de Orense. El pasado día 13 de enero, desde esa residencia notifican a la familia que Rogelia ha fallecido y estos ordenaron trasladar el cadáver a Illade, en el municipio de Xove, donde el día 14 se celebró el funeral y posterior entierro.

Debido a las medidas sanitarias ordenadas por el virus, el féretro llegó sellado por lo que no pudo ser abierto y sus familiares no pudieron ver a la fallecida. La sorpresa de todos se producía el pasado sábado cuando una ambulancia trasladó a Rogelia a la residencia en la que vivía, vive, en perfectas condiciones y ya completamente recuperada del virus.

Y ya se imaginarán la pregunta del millón: ¿Quién era la pobre mujer a la que estos familiares habían enterrado en Illade? Porque suponemos, ya que se había cometido el error inicial de pensar que era Rogelia imaginamos que, al menos, será una mujer. ¿Qué pasa con la familia de esa pobre mujer ahora? Imaginen, esa familia no sabe que su familiar ha fallecido, o si lo saben, es probable que hayan enterrado a otra persona en su lugar.

Imagínense la gran metedura de pata de los irresponsables que han cometido un error tan grande porque es de lo nunca visto. ¿Se imaginan que ahora tienen que empezar a exhumar cuerpos para comprobar a quien se ha enterrado en cada lugar? Esto es absolutamente dramático y surrealista.

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Lo peor es que muchisimos de ellos fueron incinerados. A saber ni a quien puñetas incineraron en cada ocasión.
    Claro que eso a los que nos desgobiernan les importa una auténtica mierda, que es lo que les importamos también los que estamos vivos y padeciendolos.

  2. Nos alegramos por esta señora,menuda sorpresa para sus familiares!,especialmente si comenzaron con el papeleo de la herencia.Entonces liaron los cadáveres?,igual incineraron a alguien vivo!.No nos extraña que estén en el poder,siempre eligen a los más inútiles.Cubileteo sanitario de cadáveres,original!.

  3. He pensado lo mismo que Rafael Perales. Con todas estas medidas atroces e inhumanas que han estado tomando los sanitarios, a saber si no han mandado a incinerar gente con vida, a sabiendas o por descuido.

Comments are closed.