La verdad es que no sabemos ustedes, pero nosotros, cada vez que vemos a Rosa Villacastín no podemos evitar preguntarnos cómo es posible que haya podido ser una periodista famosa aunque sea de algo menor, como es la prensa del corazón.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Desde que comenzó toda esta crisis del chinivirus, Villacastín se ha convertido, a través de su cuenta de Twitter, en una de las palmeras más incondicionales del gobierno de Pedro Sánchez, pero a la vez en una de las más ignorantes porque no hace más que decir tonterías, a cual mayor.

No sabe de lo que habla pero a ella le da igual porque su objetivo lo tiene claro: sobarle el lomo al gobierno y criticar a los demás aunque lo haga, normalmente, diciendo cosas sin sentido, contradiciéndose a sí misma e incluso inventándose noticias con las que queda en evidencia al segundo de publicarlas.

Villacastín se ha convertido en lo más patético que hayamos visto en alguien famoso apoyando al gobierno y fíjense que de famosos patéticos apoyando al gobierno andamos sobrados y algún día deberían pagar en los tribunales esa desinformación, de la que son absolutamente conscientes, y que llevan a cabo por un interés, probablemente, profesional y económico.

Atentos al hilo que le ha dedicado un tuitero a esta personaje porque no tiene desperdicio.

PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

 

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL