Vamos a intentar explicar una de las muchas estrategias que se han venido haciendo populares estos últimos días, la llamada “Pence-card” o la carta de Pence, el por qué esa carta no se tiene por qué jugar el 23D sino que se puede aplazar hasta el 6E, por qué retrasarla sería incluso beneficioso, y por qué el rechazo del Supremo de la demanda de Texas podría jugar un papel fundamental en este proceso. Mi intención no es entrar en tecnicismos sino ser lo más explicativo posible, y aquí están los hechos:

SÍGUENOS EN TELEGRAM
  • Las certificaciones de electores enviadas por varios estados en disputa son ilegales por varias razones, siendo la principal de ellas el hecho de que han sido hechas violando las leyes de los mismos estados (por ejemplo, Georgia puso buzones portátiles para recoger votos por orden del Tribunal Supremo de Georgia a instancias del Gobernador Kemp sin pasar por el control de los Congresistas y Senadores del estado, que son los únicos con poder para cambiar leyes electorales).
[No te pierdas los artículos de nuestro colaborador Ludwig Ritter, con toda la información de lo que está ocurriendo en USA]
  • Precisamente porque son ilegales esas certificaciones, el Vicepresidente Pence podría escribir una carta oficial a los estados en disputa pidiéndoles que enviaran su lista de electores “legales”, ya que él no podría considerar esos electores como válidos. Para solventar este tema los estados tendrían que celebrar nuevas elecciones (no hay tiempo ya para ello), o nombrar nuevos electores a través de los legisladores, pero no lo harían tampoco ya que son corruptos anti-Trump y tratarían de mantener su lista actual yendo a los tribunales. Los tribunales irían pasando la pelota hasta llegar al Supremo, el cual no cogería el caso ya que — tampoco cogió el caso de la demanda de Texas — , pero el tiempo que se tardaría en completar este proceso nos llevaría peligrosamente cerca del 20E corriendo incluso peligro de que Pelosi pudiera ocupar la presidencia temporalmente, algo que no queremos que ocurra.
  • Lo que va a ocurrir si Pence no juega la carta el 23D es que tenemos un último plazo el 6E, donde el vicepresidente puede hacer lo mismo, pero con una diferencia fundamental, que es el hecho de que lo hará el día del recuento oficial de votos. Veamos por qué es ésto tan importante: Supongamos que Pence NO dice nada de rechazar los votantes al principio de la sesión, ¿vale?, pues en el momento en el que se pregunte sobre si todos los congresistas están de acuerdo con los votos emitidos por el primer estado disputado que salga (sería Arizona creo), se va a levantar Mo Brooks diciendo que no está de acuerdo. En ese momento se le dice a Mo Brooks que presente sus alegaciones por escrito y en cuanto que lo haga se tiene que disolver la sesión del Congreso e ir a debatir al Senado, donde ¡¡ ojo al dato !!, se tiene que dar tiempo de palabra de hasta 2 horas a cada uno de los testigos que se presenten, y tened en cuenta de que hay estados con más de 2.000 declaraciones juradas o affidavits, lo cual teóricamente podría llevar a un período de entre ¡¡ 6 y 8 años !! de deliberaciones en el Senado si es que se quisiera apurar la ley, y durante este tiempo, como ese proceso se habría iniciado dentro de la sesión del día 6 de Enero, que es la definitiva, ¡¡ atención !!, durante esos 6-8 años, el presidente seguiría siendo Donald J Trump hasta que se terminaran las deliberaciones. Si fallara el plan de que Mo Brooks u otros congresistas se opusieran, Pence siempre tiene la posibilidad de declarar nulos los votos enviados por los estados disputados, por lo que se iría al voto de elecciones contingentes (1 voto por estado) y ahí siempre gana Trump. ¿Os preguntáis si habría otra opción?, pues sí, y sería que los demócratas quisieran ir a tribunales contra Pence, pero otra vez estamos en el tema de que su demanda no sería escuchada por el mismo motivo que dijimos antes, que es que — el Supremo no admitió la demanda de Texas porque no tenía “standing” — , o sea, que tampoco admitiría la demanda de los demócratas por no tener “standing”.

¿Aún nos preguntamos por qué los 3 jueces nominados por Trump decidieron hacer oídos sordos a la demanda de Texas?. Estaban protegiendo esta posibilidad de que el partido demócrata fuera a tribunales contra Pence. Si no entraron en demandas políticas con Texas por falta de “standing” tampoco entrarán ahora en una hipotética demanda de los demócratas por el mismo motivo.

Para los curiosos que se pregunten si estas razones tan “raras” me las he podido inventar yo o las he recibido en algún tipo de trance espiritual (porque la verdad es que son un poco raros los casos que se pueden dar), os diré que Ivan Raiklin, antiguo comandante de los boinas verdes y abogado constitucionalista es la fuente de esta noticia que se ha hecho viral en redes en los últimos días. Estad tranquilos, hay muchas cartas que se pueden jugar para llegar al día 20 con Trump jurando el cargo para su segundo mandato, esto sigue siendo una partida de ajedrez y tenemos al mejor ajedrecista político en el tablero siendo además ayudado por el mejor equipo que se pueda soñar. No puedo decir sin embargo que todo esté asegurado al 100%, de modo que rezad lo que sepáis, ya sabéis eso de “a Dios rogando y con el mazo dando”.

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS 

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Es curioso este documento,y de agradecer por que desconocemos tantas cosas…a veces creemos que ya es un asunto personal que gane Trump como si fuese de la familia.Pudiera ser que lo que más conmueve de esta historia,es que una nación tan poderosa como EEUU,se tenga que defender de un asunto tan sucio como el fraude electoral,quizás nos sentimos identificados,por que creemos en la justicia y en las cosas bien hechas,y que Trump fuese de nuevo Presidente,significaría que los malos perderían el juego,y que en otros países como España,podríamos hacer lo mismo y desenmascarar a los fraudulentos,y situar en el Gobierno a quien en verdad elige el pueblo y no un grupo de mafiosos…si ocurriese así sería como una onda espansiva en el resto del mundo,que haría que al fin desapareciese tantos dictadores como Maduro,Sánchez,etc.es decir que todo el mundo imitaria esta nueva forma de ver la política,la de la verdad y la justicia.

Comments are closed.