consciencia

Mente, alma, espíritu, conciencia… ¿Sabes en qué se diferencian?.. Apuesto a que no… La verdad es que son solo palabras que inventamos los seres humanos para nombrar lo innombrable, lo que no se puede pesar ni medir. Lo cierto es que todos podemos percibirnos como un cuerpo y como “algo más”; y a ese algo más le podemos dar en nombre que queramos, pero eso no lo cambia. Ese algo más sigue siendo lo mismo, le demos uno u otro nombre y el hecho de que muchos seres humanos se peleen por preferir uno u otro nombre, lo que demuestra es su inconsciencia.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Lo importante es que tú puedes percibir tu propio cuerpo y tu propia mente, alma, espíritu, conciencia, llámalo como quieras. Puedes percibir claramente que eres algo más y que, ese algo más es lo que te convierte en un ser racional, en un ser que razona. Hay quién cree que lo hace con un órgano del cuerpo que se llama cerebro y eso lo lleva a creer que las razones no son más que “procesos químicos”, moléculas que se vienen uniendo y separando al azar, desde los tiempos del Big Bang. Quién eso cree no podrá entender estas palabras, pues creerá que son letras que se han juntado al azar… ¿Cree eso cuando escribe él?

Si tú me estás entendiendo, dime: ¿Dirige la mente al cuerpo o el cuerpo a la mente?.. Si tuvieras que elegir entre salvar tu cuerpo, que sabes lo que mide, y por tanto dónde acaba, y salvar tu mente, que no sabes dónde acaba, ni por tanto lo que mide ¿Qué elegirías?.. Si eliges el cuerpo, ya sabes que eres un ser limitado en el tiempo y en el espacio, ya tienes la certeza de que eres mortal. Si eliges la mente, no sabes, no puedes asegurar lo que eres, no puedes asegurar ningún final.

La ley más importante de la física dice que “La energía no se crea ni se destruye”.. Cierra un momento los ojos y dime ¿Sientes tu energía?.. Cuando te aterrorizan, por ejemplo, ¿sientes esa especie de calambre que pone rígidos tus músculos?.. ¿Y qué me dices del calambre que te produce encontrarte con tu amor?.. Son dos tipos distintos de calambre, de vibración, de energía. Uno nos gusta, y lo llamamos positivo, o bueno. El otro nos disgusta y lo llamamos negativo, o malo… ¿Estamos de acuerdo en que vive mejor el que siente más calambres positivos y vive peor el que siente más calambres negativos?.. ¿Crees que puedes mejorar algo tu vida o que los calambres, buenos o malos, suceden por azar?

Para “luchar” contra la negatividad, contra el mal, hay que ser positivo. Pero ser positivo no es “pensar en positivo” sino sentirse positivo. Si piensas en un futuro “bueno” es, precisamente, porque no sientes bueno el presente. Pensar es desear que ocurra algo. Sentir es percibir lo que está ocurriendo. Ser positivo es serlo ahora. Si no, ¿cuándo?.. Ser positivo es decidir sentirte alegre ahora, pase lo que pase, suceda lo que suceda. Solo así se puede luchar contra el mal. Solo una descarga de energía positiva puede anular una descarga de energía negativa. Ya lo decía la sabiduría popular: “A mal tiempo buena cara”.

Ya sé que todo esto suena revolucionario. Ciertamente se trata de una revolución, y no solo eso, pues se trata de la última revolución: la revolución de la conciencia, o consciencia –Los hay que se pelean hasta por una letra- Pero fíjate que esta revolución es mucho más sencilla de lo que puedes imaginar. No hay que asaltar ninguna Bastilla. No requiere el más mínimo esfuerzo, ni físico, ni mental, sino todo lo contrario. Se trata tan solo de sentirse bien… ¡Solo eso! ¿Qué puedes perder? Imagina que no tengo razón y perdemos finalmente la batalla contra el mal. Al menos habremos vivido unos días felices. Eso no nos lo quitará nadie… -¡Qué me quiten lo bailao!- cantaba el gitano en su lecho de muerte… ¿Tienes tú un plan mejor? ¿Continuar sintiendo miedo, impotencia, odio, amargura, encerrado en casa? ¿Eso hará que tu futuro sea mejor? ¿O esperas que se produzca el milagro, que te salve el azar? Azar, milagro ¿Sabes cuál es la diferencia?

¿Cuándo esperas disfrutar de esos días de felicidad que te propongo disfrutes ahora? Sé feliz ahora. Haz lo que tengas que hacer para lograrlo. En la mayoría de casos, bastan unas pocas palabras sinceras. Visualiza, si quieres, ese momento de salir rumbo a casa de tus familiares, de tus amigos, o rumbo al bar de siempre. Siente el calambre, la descarga que se produce al visualizar el abrazo a tus seres queridos… ¡Eso es amor, sigue sintiéndolo y ya no habrá miedo!… Sé feliz e irradia felicidad. El miedo se contagia. La alegría también. Sé alegre y vencerás al mal. Todos los médicos saben que si alguien cree que se va a curar tiene, como mínimo, muchas más posibilidades de curarse. Lo llaman “efecto placebo”. Y también saben que se puede dar el efecto contrario, el “efecto nocebo”: Saben que, si alguien cree que no puede, no podrá… ¡El futuro se crea en el presente!

Estamos en guerra, pero no en una guerra convencional, en la que se matan unos cuerpos a otros. Esta es una guerra mental, de consciencia. Del otro lado están los inconscientes: los que creen que no pueden dejar de sentir miedo, impotencia, odio, amargura. Si ganan, si eliminan definitivamente la alegría de este mundo, seguirán sintiendo miedo, impotencia, odio, amargura, el resto de sus días. ¡Ya ves lo que habrán ganado! ¿Puedes ver que, en el fondo, lo que más desean los inconscientes, es perder?

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Hola, muy buen artículo…!!
    Creo que la mayoría de gente cree lo que su mente le dice, de ahí viene lo de la programación como si fueramos computadoras. Hay una teoría que comparto de Rupert Sheldrake que viene a comparar el cerebro con un receptor de televisión, estando la memoria fuera de él…
    También pienso que muchas personas confunden la idea con la emoción y creen que pensando tal o cual cosa lograrán los objetivos que deseean, Para ser positivo es necesario pensar en positivo y SENTIRSE positivo, de nada vale hacer el esfuerzo para que eso ocurra si interiormente estamos tristes o deprimidos. No basta una sonrisa con dientes de blanco artificial para disfrazar una mentira. “No es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de ella”.
    Pero prefiero otra sentencia de Jesús que es más acorde con el tema: “todo cuanto pidáis en la oración, creed que ya lo habéis recibido y lo obtendréis”. Que cada cual lo interprete como lo sienta…

Comments are closed.