Ayer hubo en Valdosta, GA un rally (nosotros diríamos mítin) lleno de fuerza como es habitual en los del presidente Trump, y esta vez incluso con más detalles simbólicos o dialécticos que otras veces, porque claramente era un evento muy especial. Como sabéis, Georgia es un estado de los llamados disputados porque aún están con tareas de recuento y validación de votos tras las peticiones de la campaña de Trump originadas, entre otras cosas, por la ya famosa cinta de video en la que se puede ver literalmente cómo los partidarios demócratas cuentan unos 40.000 votos ilegales a favor de Biden. Ni el gobernador de Georgia (Brian Kemp -republicano-) ni tampoco el Secretario de Estado (Brad Raffensperger -republicano-) han sabido defender la integridad de las votaciones en estas elecciones de 2020, y al final del artículo trataré de contaros las posibles causas.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Vamos primero con el simbolismo: El presidente bajó del avión a las 7:17 hora local, curioso “timing”, y es que ya sabemos que estos 4 años han estado salpicados de referencias al famoso movimiento KU del que hablamos habitualmente en El Diestro. Lo de las 7 horas es porque el mítin estaba programado a las 7, pero bajar del avión a las 7:17 es un innegable mensaje del presidente a todos los seguidores del movimiento patriota KU (letra número 17 del abecedario), que como ya hemos dicho algunas veces se cuentan por cientos de millones en todo el mundo. También el día de este mítin, el 5 de Diciembre es un símbolo KU clarísimo, y si no recordad que estaba programado para el sábado anterior pero que se retrasó al 5 de Diciembre.

[No te pierdas los artículos de nuestro colaborador Ludwig Ritter, con toda la información de lo que está ocurriendo en USA]

Los posts de KU están llenos de referencias a D5 o D5:5 y similares, y es que en esa fecha se han producido varios eventos que se pueden clasificar como anti-globalismo (o anti-deep state), el último que se me viene a la mente es el funeral de estado de George H. W. Bush, que murió el 30-11-18, su cadáver llegó a la base de Andrews el día 3-12-18, pero se esperó al 5 de Diciembre para su funeral de estado. En inglés es muy habitual citar el mes antes del día al dar una fecha (December the 5th), por lo tanto D5 podría ser perfectamente asimilado como el 5 de diciembre, y si nos metemos en el campo de los códigos de KU, la D, que es la letra número 4 del abecedario, puesta al lado del 5 muestran obviamente el número 45, que es el número de orden del presidente Trump en la lista de los presidentes americanos. Traducido al román paladino podemos decir que bajar del avión a las 7:17 el 5 de diciembre es una clara afirmación de que Trump se sabe ganador y de que KU está apoyando el proceso en todo momento.

El discurso fue muy enérgico y lleno de referencias a las irregularidades electorales en general, y más particularmente en Georgia, estado en el que el presidente americano declaró en repetidas ocasiones que había ganado ampliamente en estas elecciones. La primera frase “simbólica” que recuerdo fue: “ … we are here to INSURE the victory …” (… estamos aquí para GARANTIZAR la victoria …), y es que en ese contexto se podrían haber usado las palabras ASSURE o ENSURE para decir que quería asegurar la victoria, pero usar la palabra INSURE y marcarla tanto como lo hizo, es un gesto claro de dominio, de saber que se va a ganar, de también pedir a sus partidarios que voten como nunca lo han hecho y de que salgan a GARANTIZAR esta victoria. Ya sabemos que el control del Senado es fundamental para el presidente, y estas elecciones especiales del 5 de Enero (llamadas run-off) van a determinar si son los republicanos o los demócratas los que tienen ese control, ya que con los resultados actuales estamos a 50-48 (republicanos vs demócratas) y con los dos senadores de este run-off, el dominio republicano estaría más que garantizado.

Otra frase “curiosa” fue la referente a que se gana en unas elecciones cuando los números salen bien, pero claro, si esos números (refiriéndose a los votos) salen “del falso techo o de bolsas de cuero”, refiriéndose claramente al fraude electoral masivo que ha habido en estas elecciones, entonces, dijo Trump, así no puedes ganar nunca. Tenéis un gobernador en este estado -dijo Trump-, muy similar al gobernador Ducey de Arizona (también implicado en fraude electoral), pero ya os daré más detalles en una semana. Refiriéndose a los demócratas, el presidente Trump dijo claramente que dentro de una o dos semanas no van a estar TAN contentos. Dijo que van a recuperar el control del Congreso en 2022, dando por sentado que van a ganar el Senado gracias a la masiva votación del 5 de Enero, y también que iban a ganar las elecciones presidenciales en 2024 de nuevo, y que esperaba no tener que ser de nuevo el candidato; esta frase se puede interpretar de dos maneras, una sería que se sabe ganador en 2020 y que espera que haya un buen candidato para 2024 para no tener que volver a presentarse él (algunos afirman que Trump podría presentarse a un tercer mandato por las masivas irregularidades en sus 4 primeros años), y la otra interpretación sería un poco más “conservadora”, es decir, que espera no tener que presentarse de nuevo en 2024 porque “espera” ganar estas elecciones de 2020. Yo no le veo derrotista, sinceramente, pero podéis juzgar vosotros. El discurso terminó como habitualmente lo hace el presidente, pidiendo que todo el mundo salga a votar, pero también soltó una auténtica bomba en forma de declaración de intenciones cuando dijo, refiriéndose al pueblo americano patriota en general, que NO se rompen, que NO se rinden, que NO dan un paso atrás, porque todos ellos tienen un corazón que sangra en rojo, blanco y azul, una clara referencia a los colores de la bandera americana. ¿Os imagináis un discurso así con Pedro Sánchez o Pablo Casado?. De verdad, ¡qué envidia!. Aquí dejo un enlace al video del mítin. También fue de destacar la presentación del acto por parte de la Primera Dama, muy querida por el pueblo americano.

Ayer publicamos que el vicepresidente Pence no había acudido a un mítin en Georgia para apoyar a los candidatos republicanos al Senado David Perdue y Kelly Loeffler, y esas eran nuestras noticias, pero a última hora hubo cambio de planes y sí que apareció Mike Pence el viernes en ese mítin de “calentamiento” para el acto de Trump. Pence estuvo muy apagado y todos nos preguntábamos por la “salud” del tándem Trump-Pence, pero al final tuvimos la noticia de que había acudido para apoyar un trágico “accidente” con resultado de muerte de un miembro de la campaña de la Senadora Loeffler llamado Harrison Deal, un joven que era novio de la hija del gobernador Kemp y que muchas voces apuntan a que fue asesinado haciendo explotar su vehículo para chantajear al gobernador para que no pidiera una auditoría de las firmas en las elecciones. Así está el nivel en estos comicios, amigos, hasta aquí llegan los globalistas y sus socios los demócratas para tratar de conseguir el poder. Juzgar por vosotros mismos si una colisión con un vehículo nuevo puede provocar esta nube de fuego. Twitter está lleno de declaraciones al respecto y se dice que la explosión de oyó desde varias millas de distancia.

Y es que en estas post-elecciones las cosas están muy muy feas, hasta el punto de que ya hay rumores, tal y como publicamos ya en #ElDiestroInformeRitter (XIV) y luego han publicado otros medios y canales, de que Biden podría estar siendo “vigilado” con un dispositivo GPS en su “bota ortopédica” mientras pacta una salida para él y su familia. Por la parte patriota la cosa también está que arde, y para muestra fijaos en este tuit del abogado Lin Wood en el que dice que el gobernador y secretario de estado de Georgia, entre otros, van a ir todos a la cárcel como cómplices de interferencia extranjera en las elecciones de 2020

Los medios de comunicación están totalmente asustados:

Los patriotas ya se defienden con sus “banderas” contra la mafia de los antifas (y yo tengo que decir que me alegro) y esto se va a poner feo tanto si Trump gana como si pierde. El problema con este tipo de cosas es que si no te defiendes de ellos, te pisotean. Yo sólo espero que todo no acabe en guerra civil, aunque por lo que se puede ver en este tuit, si gana Trump, los cobardes emisarios globalistas saldrán huyendo a las primeras de cambio. Veis que algunos de los patriotas llevan un arma en el cinturón, pero los patriotas no matamos, sólo devolvemos golpes, y recordad que Antifa, BLM y otros tienen ya una cifra importante de muertos y heridos graves. Estos disturbios se produjeron ayer en Olympia, WA (Washington de la costa oeste, estado gobernado ¡cómo no!, por los demócratas). Fijaos en los patriotas tratando de parar a uno de los suyos después de que el Antifa correspondiente ya hubiera recibido algunos puñetazos, como tratando de ser moderados, y os puedo asegurar que en el caso contrario habría terminado todo con patadas incluso en la cara y sangre por doquier. Los patriotas somos “muy moderadamente” violentos con aquellos que con “muy extrema” violencia nos quieren robar nuestro modo de vida.

Yo siento mucho terminar de este modo, amigos, y no quiero ser catastrofista, pero a los comunistas y globalistas, que están juntos en esta aventura de la agenda 2030 y que son capaces de matar sin pestañear (el accidente de coche de antes apunta en ese sentido) para conseguir el poder, sólo se les puede echar del poder de una forma.

1984 – Película Completa en español

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL