mil caras
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Hace cierto tiempo escribía en este mismo plantel de este asiduo periódico una publicación con el título siguiente, un día 4 de marzo del año pasado, con el nombre de El hombre de las mil caras, días antes de las elecciones ultimas. En aquella ocasión se reflejaba en el escrito las caras del actual presidente de España. A este individuo le ha salido un clon de muy señor mío, donde este otro prójimo, no necesita ponerse pinturas, ni ropajes para reconocerle, ya las lleva puestas, colocadas y aseadas, según se mire.

El binomio de estos dos actores de tercera fila, ahora me refiero al vicepresidente, “er tío del moño” y, viendo los acontecimientos y biografías pasadas de este ser, me veo ahora obligado como español y viendo, por ahora, el último exabrupto mirando su biografía, me veo en la tesitura de anunciar sus propias palabras cuando dijo: “para que las cosas cambien el miedo no puede desaparecer. El miedo es crucial, simplemente tiene que cambiar de bando”.

A eso me refiero cuando le he puesto el título de, El otro hombre de las mil caras. Este endiablado ser y que tanto odia a España, se cree que con todo cuanto está haciendo nos mete miedo al resto de los españoles, tanto a mí, como al resto de mis compatriotas, sabemos que no, pero hay un buen número de sicarios y asalariados que les siguen con trajes descoloridos, de esos que salen en las cintas de terror y de miedo. Este actor, ya que hablamos de películas, nos quiere meter un nuevo celuloide   con todo cuanto hace y dice.

No me voy a meter en este proceso que en varias ocasiones los españoles de más edad hemos visto, me refiero al proceso de descolonización del Sahara Occidental, el cual fue ocupado por Marruecos y de su vecino Mauritania. Al cabo del tiempo y viendo el desastre, al parecer de algunos refugiados saharauis y los conflictos acaecidos en estos últimos días en esta región, la cual está en apuro y en cuanto se le eche una chispa, arderá en una escalada de guerra en el Sáhara Occidental.  Iglesias ha hecho a raíz de este conflicto unas manifestaciones que, Dios no lo quiera, pero ha tendido un puente, y digo presuntamente, llevando con sus declaraciones una nueva descarga.

Las escaramuzas de unos y de los otros que dirimen esta contienda en el Sáhara Occidental, viene desde muy lejos, pero miren, ahora al otro hombre de las mil caras, se le ha presentado una buena excusa para meter la chispa que se esperaba para que este conflicto se avive aún más. Este tío el del moño, se ha pronunciado ahora, diciendo y defendiendo para que se haga un refrendo, no hay que ser muy listo, para ver como la cizaña y la discordia de este vulgar actor de las mil caras seguramente podría ser motivo para otras nuevas discrepancias. He leído en ABC, sin quitar comas y señales lo siguiente, refiriéndose al vicepresidente:” Repudia las expulsiones «en caliente» y se alinea con el Frente Polisario en vísperas del viaje a Rabat de Marlaska «Esto es un desastre», resume un ministro, harto de las deslealtades y de que se meta en competencias ajenas”. Entre el hombre de las mil caras de primera publicación y la de esta, he visto una paremia, cuyo aforismo le viene como anillo al dedo, dice así: “Mus salit in stratum, dum scit abesse catum. (Walther, 15774.) El ratón sale a la calle cuando sabe que no está el gato.

TODOS LOS PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. El Chepas: esta rata corcovada, ya tenía que estar exterminada,desde que llegó de la mano de Maduro a la política española, este aprendiz de dictador,que junto con el embustero, es un traidor, yo cuando al encorvado escucho hablar, me dan ganas de vomitar.

  2. El Marqués de Galapagar, no sirve ni para cagar,como ha engañado a mucha gente, con su cara de cordero primero ,que asco me da ese usurero.

Comments are closed.