Si hay una conclusión a la que llegamos tras los meses que hemos venido sufriendo las medidas dictatoriales del gobierno con la excusa del chinirus es la de que no pueden ser más descarados. No hay disimulo, ellos tienen una agenda marcada con unas claras intenciones de sometimiento, destrucción y miseria que, quien todavía no se haya dado cuenta de ellas, debería hacérselo ver.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Y mientras tanto nos encontramos por las calles con auténticos borregos que tienen más miedo que vergüenza y que se han convertido en una especie de policía del pensamiento, en unos chivatos que buscan culpables entre la gente que quiere hacer una vida más o menos normal.

No despiertan, no se dan cuenta de lo que está sucediendo, alteran sus vidas y pretenden alterar las de los demás solo porque el gobierno se lo ordena a través de las televisiones sin ser incapaces de investigar por su cuenta e incluso creyendo más a lo que les cuentan, que a lo que ven con sus propios ojos.

Nos pusieron a prueba encerrándonos tres meses y no ha pasado nada. Se han dado cuenta que ni aún con un encierro injusto e injustificado como aquel van a tener protesta alguna por parte de la sociedad. Y ahora, dando una vuelta más de tuerca, pretenden destrozar nuestra vida familiar, meterse incluso en nuestras casas y han llegado a decretar seis meses de estado de alarma tan injustificado como ilegal. ¿Y cual ha sido nuestra respuesta como sociedad? Ninguna, el silencio y el sometimiento absoluto, con lo que en las próximas fechas estén seguros de algo: nos vamos a encontrar con medidas todavía más injustas y dictatoriales.

Fernando Sánchez Dragó habla muy claro sobre ello en un editorial del canal de Youtube ‘Estado de Alarma’. Quien lo quiera ver y entender, todavía está a tiempo. Quien no lo quiera ver y entender, seguirá viviendo escondido tras la mascarilla con su gran aborregamiento.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. El pueblo español da vergüenza ajena. Ojala fueramos como los franceses o como los estadounidenses, que salen a defender lo suyo, tanto lo particular como lo colectivo.

Comments are closed.