carita

Antiguamente por estas fechas, en las navidades, veíamos a infinidad de niños llamando a las puertas, donde se dedicaban a pedir el aguinaldo. Unos iban con panderetas, con zambombas y carracas y algunos con una botella de anís con sus salientes para hacer ruido con un palo, cantaban para sacar unas perras para sus caprichitos en esos días de la navidad. Hace unos días, entraba en mi casa y por las escaleras transitaban hacía la calle unos cuantos niños y niñas, el verme empezaron a cantar: dame el aguinaldo, carita de rosa, que no tienes cara de ser tan roñoza.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Estoy seguro que aquellas criaturas no pedían el aguinaldo para sus caprichos, necesitaban de aquel regalo para llevarlo a sus casas para comer. Cuando vi aquel cuadro, se me reflejaba aquellos días de mi niñez, con mi pandereta en la mano y dándole saliva a mis dedos para que se escurriera por la piel de este instrumento.

El anillo de la indecencia volvió a atenazarme la garganta. Me aterra tanta humillación que, los políticos estén dejando a millones de criaturas, de compatriotas míos, de niños que aún no saben de desvergüenzas y de la degradación a que son sometidos. En ese momento de la algarada de un panfleto que me enviaba hace algunos años un amigo donde decía: Mi mamá me ha hecho para cenar un bocata mágico: pan con pan y, yo me imaginaba lo que lleva dentro”. Cuando he visto estos niños hace unos días, se me vinieron a la cara los políticos, los de ayer y los de hoy. Los de izquierdas y los de derechas, e incluso todos aquellos que, poco a poco y atraídos por las prebendas tan sustanciosas, se van adosando como si fuesen lapa a los demás.

Bien es verdad que, las ONG, están dando estos días comidas para familias desestructuradas y sin dineros, donde estos pobres de solemnidad, de vergonzantes lo están pasando muy mal. Los políticos son los herederos, los fundadores de toda la miseria que entra en los domicilios de estas criaturas, sus padre y abuelos ven que estos hijos y nietos se acuestan y despiertan sin poder echarse un bocado a la boca.

Estoy harto de ver cómo me siguen engañando los políticos, ninguno de ellos debe tener la conciencia tranquila, aunque a decir verdad ¿tendrán conciencia nuestros políticos? Pero yo me digo: ¿y si es que la tiene, como pueden permitir todo esto? Siempre lo he dicho, lo mismo que los descamisados, los perroflautas, los amigos de los desahucios se manifiestan y revelan, cualquier día veremos a estos niños en las puertas de las sedes de los partidos, de las manco comunidades, consorcios, diputaciones y ayuntamientos, y ONG adscritas, recibiendo aguinaldos por los cuatro costados de sus perversos cuerpos y… como mal menor, estos niños llamaran a sus puertas cantando: dame el aguinaldo, carita de rosa… La marca de un gran gobernante no es su habilidad para hacer la guerra, sino para conseguir la paz. La locura está hecha, ya no valen más enmiendas.

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL