año

Escribía allá por Mayo -tras tres meses largos en el plan Pinocho que caracterizó desde el primer momento al desgobierno socialcomunista- el artículo “Vamos a contar mentiras…”, ya en pleno confinamiento por el estado de alarma que nos impuso la “alarma de pseudoEstado” que tenemos desde el comienzo de este nefasto año que se nos va hoy y casi año y medio antes, que no hay que olvidarlo tampoco. Lo hacía entonces recordando aquella vieja canción de la infancia -no sé si se canta ya por la infancia actual, más apegada a videojuegos que a tradiciones- en la que al tirar piedras al “ciruelo cargadito de manzanas, tralará… caían avellanas”.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Sería imposible recoger todas las mentiras que nos contaron los miembros del gobierno, portavoces y “allegados”, en un sólo artículo, resumen de un año al que, si hubiera que resumir en dos palabras, le vendría perfecto AÑO FAKE, ese término tan progre que en este 2020 para olvidar se ha hecho viral, que también dirían nuestros progres de hoy. Una legislatura que llegaba para “consolidar” un gobierno en funciones que se instauró utilizando una parte de una dudosa sentencia que “condenaba” al Partido Popular como “beneficiario a título lucrativo” de la corruptela -sucia, pero menor- en un municipio, Pozuelo, que le salpicaba y que fue aprovechada por el rey de la mentira y marioneta consorte para vender una moción de censura que se presentaba “para dar a España la ‘estabilidad’ que necesitaba, convocando elecciones generales lo antes posible” -la primera gran mentira-, que fueron casi once meses después. Siguieron las de “sería un presidente del gobierno que no dormiría por la noche, junto con el 95% de los ciudadanos de este país, que tampoco se sentirían tranquilos, incluso votantes de Unidas Podemos… y es que con BIlDU no se acuerda nada”, “si quiere se lo repito otra vez, o veinte…” y tuvimos la “mala suerte” de que llegara esa pandemia del COVID 19 que algunos llaman “plandemia” sobre la que se dice que había informes de posibles medicamentos ya en 2017, aunque la “imparcial” Newtral de la “objetiva” Ana Pastor, la de Ferreras, es decir, la mala, lo desmintió -razón de más para pensar que algo puede haber de cierto-, y que visto hoy habría que preguntarse si este asunto no formaría parte de la agenda de la reunión que mantuvo el recién “entronizado” doctor Plagio cum Fraude a finales de Junio de 2018 con uno de los líderes de ese Nuevo Orden Mundial, George Soros, pero ahí lo dejo porque no puedo confirmar nada al respecto y especialistas en la conspiración lo estarán investigando, supongo.

Recordaremos que el 30 de Enero pasado, unas semanas después de la toma de posesión del frente popular que para oficializar el abrazo del 12N entre el “insomne” y su causante nos “trajeron” los Reyes, la OMS declaraba el Coronavirus como “emergencia de salud pública de preocupación internacional” tras los casos producidos en la ciudad china de Wuhan en Diciembre. Al día siguiente, después de la primera alarma que el Jefe de Seguridad Laboral de la Policía Nacional, José Antonio Nieto, diera el día 21 y que le costó el puesto en una “diligente” decisión del ministro cada día más “Pequeño” Marlaska, el hoy tristemente famoso no doctor Fernando Simón nos tranquilizaba con aquello de “España no va a tener más allá de algún caso diagnosticado”, primera de una larga serie de despropósitos, tales como “No es necesario ahora mismo en España elevar el nivel de alerta” el 20 de Febrero; “No se está trasmitiendo el virus en España”, el 23 y que “El riesgo en España no se ha incrementado aunque haya un número mayor de casos. No es necesario que la población use mascarillas si no se tiene síntomas”, el 26. Ya en Marzo, el día 3 que “En España en concreto tenemos ahora mismo 150 casos”. Había ya 165 casos y el primer muerto y el portavoz se reía -¿de qué?- cuando lo hacía público y al día siguiente apostillaba que “No es necesario cerrar colegios o universidades porque no ayudaría a frenar la expansión del coronavirus”, refrendado por el “sabio” ministro de Sanidad sin competencias en su silla, Salvador Illa, que había dicho que “Al llegar de una zona de riesgo, puedes hacer vida normal. Si tras 14 días no tienes ningún síntoma, no es necesario tomar medidas” y que “no hay que cerrar fronteras” porque eso “anima la xenofobia”. Por cierto que, como se veía venir, ayer supimos que deja el ministerio de Sanidad para ser candidato por el PSC en Cataluña, sacrificando al bailarín Iceta, que será uno de los 23 del consejo de “lamentables”.

Todo, encaminado a que no se pudiera alterar el plan de que el 8 Morado salieran a la calle cuantos más mejor, jaleados por declaraciones de “expertos”, “tertulíticos y periolianos” que animaban a ello: “Si me ofrecen dos entradas para ir a la Escala de Milán, con ser la capital europea del coronavirus, yo iría” (Carmelo Encinas, 19F); “El coronavirus no mata, pero está siendo un pelotazo mediático” (Marta Nebot, 2M); “Este año el 8M cae en domingo, pero que ni el festivo ni el coronavirus sean excusa para que (no) salgamos a reivindicar nuestros derechos” (Susana Grisó, 6M) y qué fiesta sin la tía… Cristina Almeida: “Hemos tenido un virus durante siglos, como es el machismo..:” que le corrige Antonio Gª Ferreras: “¿Cómo que hemos tenido? Seguimos teniendo” y la entrevistada, se crece -a lo ancho, claro-: “…y como lo tenemos y lo seguimos teniendo, y es mucho más nocivo, más peligroso y más desigual que el propio coronavirus, por eso os llamo para irnos a la manifestación el 8M”… a los que se unieron las de los políticos de medio pelo que nos desgobiernan, como Nadia Calviño -una de las “mejores”, dicen algunos: “Las estimaciones que de momento se están haciendo sobre el posible impacto de la enfermedad en la economía de nuestro país arrojan impactos poco significativos”; la sin par -gracias a Dios- Irene Montero que dejaba su “mínima” -no me atrevo a llamarla máxima-: “Sola y borracha, yo quiero llegar a casa” o demostraba su nivel jurídico diciendo “¿qué herramientas van a tener los jueces para determinar si ha habido ese consentimiento explícito o no?” y para que no quedaran dudas se respondía a sí misma: “Las mismas que con cualquier otro delito, es decir si te roban en tu casa, por ejemplo, y atentan contra tu propiedad privada, y no hay cámaras ni testigos, los jueces tienen muchas pruebas: testificales, los testigos…” y arengaba a los “estudiantes” -pero poco- en huelga: “Siento no haber estado cuando habéis llegado porque este Ministerio es vuestro. Gracias por luchar” y pedía “Una gran movilización, diversa, en la que salgamos millones de mujeres a las calles como lo hemos venido haciendo los últimos años”; O esa “catedrática” de Derecho Laboral -otra paradoja-, mi “ilustre” pero poco ilustrada paisana, Carmen Calvo, cuando le pregunta la “periolista” de turno “¿Qué le diría a una mujer que está dudando si ir o no a la manifestación?”  y responde sin dudarlo: “Que le va la vida en ello…” -casi le va a ella el haber ido-. Y para rematar esta fase de despropósitos, el antes citado “especialista” sin especialidad, el ínclito no doctor Simón, que ya había dejado constancia de su “nivel científico” en la no epidemia del Ébola en 2014 -un caso importado, una auxiliar imprudente contagiada y recuperada y un perro sacrificado, conviene recordar-, eliminaba cualquier duda sobre la asistencia al aquelarre feminista:  “Yo no recomiendo a nadie nada… Si mi hijo me pregunta si puede ir, le voy a decir que haga lo que quiera”. Resultado, miles de contagios, entre ellos media docena de ministras, consortes y familiares, en primera fila de la pancarta. Y recuerdo para desmemoriados “históricos y democráticos” aquella afirmación de “Los españoles se merecen un gobierno que no les mienta” -y que no los mate, añadiría yo, visto lo visto- del “héroe” don Alfredo Pérez Rubalcaba (q.e.p.d.) rompiendo en 2004 la jornada de reflexión del 13M, previa a unas elecciones generales que nunca se debieron celebrar al día siguiente, 72 horas después del vil asesinato de 192 inocentes que dejó heridas o mutiladas a otras 1.500 personas, perpetrado para cambiar un gobierno popular que, en su segunda legislatura, pudo haberlo hecho mucho mejor, permitiendo reabrir las divisiones que, por no hacerlo bien del todo tampoco su “elegido digital”, propiciaron lo que hoy tenemos, que ya he tratado en varios artículos y no toca ahora. En definitiva, la aparición “estelar” -sería mejor decir estrellada- del capitán que los sostiene “Pinocho” Sánchez, justo al día siguiente: “Estamos haciendo un seguimiento, componiendo un diagnóstico, estamos vigilantes, estamos elaborando un plan…”, que nunca llegó, salvo improvisaciones y ocurrencias y que “Trabajamos en un plan de choque frente al #COVID2019 que pondremos en marcha en coordinación con los agentes sociales. Tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios públicos del mundo, con excelentes profesionales. Quiero lanzar un mensaje de unidad, serenidad y estabilidad”, que resultó en una caída semanal de la Bolsa de un 20’85%, el peor dato de su historia, que vino seguida de toda una batería de shows propagandísticos cargados de mentiras: “Se tratan de tests fiables, homologados. Y esto es muy importante, la homologación, porque deben contar con todas las garantías sanitarias” -22 de Marzo- y se devolvían tres días después 50.000 por todo lo contrario; timos en las compras por la improvisación; estados de alarma injustificados y prorrogados por tres meses en los que por la vía de reales decretos se “coló” una serie de órdenes y disposiciones que trascendían su ámbito de competencias; más poderes a su socio podemita; cesiones a sus apoyos nacionalistas, etc., etc. y es que se produjo la tormenta perfecta con una mezcla explosiva de tres “elementos” para el desastre,  inepto, miserable y con poder, comunes a la mayoría de los miembros de este gobierno socialcomunista, que unos votaron y otros propiciaron por su rencor, haciendo buena la conocida frase de Francisco Ayala: “La incompetencia es tanto más dañina cuanto mayor es el poder del incompetente” y estos tienen el BOE para manipularnos y mantenernos encerrados y callados mientras, los que pueden, parecen estar queriendo hacer bueno también el no menos conocido dicho de que “Para que las cosas se arreglen, deben estropearse del todo” y se ve que para esos todavía queda para llegar al fondo. Esperemos que no sea tan profundo que no haya longitud de andamio suficiente para la reconstrucción.

Recojo a continuación algo que me llegó por ese pozo de “sabiduría” que son las redes sociales, que a veces aportan cosas útiles, como esta síntesis de despropósitos y contradicciones que nos obsequiaron esas comparecencias y ruedas de prensa dirigidas: “El virus es cosa del un murciélago. Bueno, salió en un mercado, puede que fuera un gato. No sabemos. Es igual.- Debes toserte en el codo. Debes saludarte con el codo.- No hay mascarillas. Las mascarillas no son necesarias para los sanos. Las mascarillas son muy recomendables para todos. Las mascarillas son obligatorias.- No afecta a los niños. Sí afecta a los niños. No afecta a los animales. Si afecta a los animales. No afecta a las embarazadas. Sí afecta y a los bebes también.- El virus morirá en verano. Este verano no.- Al funeral de tu padre no puede ir nadie. A no ser que tu padre sea Julio Anguita. entonces puede ir todo el pueblo.- A las ocho aplaude. Aplaude, no seas insolidario.- El virus muere a 70 grados. A los 110 grados. El virus no muere.- No es necesario hacer test. Hagamos todos los test posibles.- Vamos a digitalizar la vuelta al cole. Será presencial o no será.- Mañana ya veremos, cuando se me quite el moreno.- El virus muere si te lavas las manos 20 segundos. Lava tu ropa a 200 grados durante dos horas o el virus no muere.- Las piscinas no pueden abrir. Abren, que el cloro mata el virus.- Guarde un metro de distancia. No, mejor dos. O tres, que por el aire el virus vuela.- No puede ir con su familia en un taxi si son cuatro personas. Puede meterse en un avión con 200 desconocidos.- Póngase la mascarilla para ir al baño del bar. Se la puede quitar en la terraza, ahí estamos a salvo.- Las duchas de la playa tienen los botones apagados porque contagian. Las máquinas de la zona azul están operativas porque esos botones, no contagian.- Los PCR tienen un 30% de acierto. Un 70%. Un 90%. Los PCR no valen para dar verdaderos positivos-. Tú aplaude y no cuestiones, no te preguntes.- Vamos a tener dos o tres casos. 20.000 muertos. Es culpa de los puteros. 30.000 muertos. Es culpa de las discotecas. 40.000 muertos. Eso es porque vais mucho en coche y sois muy insolidarios. Pero si estamos encerrados. 50.000 muertos.-  Los muertos no importan. Esto es ciencia-. Aplaude, no seas inmaduro. Rema con tu gobierno. Rema y calla. Aplaude y calla. Obedece. Somos el progreso. Nosotros somos los buenos. O eres nuestro o eres insolidario. No necesitas cabeza, nosotros te regalamos una. Te sentirás bien. Solidario. Bueno. Aceptado. Y no fumes en la calle, que no se ha demostrado nada al respecto, pero tú no fumes. Fumar es cosa de insolidarios”. Una retahíla que podría aumentarse con el “despiste” leído del general Santiago Marín -hoy premiado como Jefe de Estado Mayor de la Guardia Civil- sobre el cometido de las FFAA: “Minimizar ese clima contrario a la gestión de la crisis por parte del gobierno“ o el descubrimiento de que “Una persona que vive sola es ‘muy probable’ que no infecte a nadie”, que “los niños ahora se lavan más las manos” o “se gasta un 80% menos de combustible porque los aviones están parados y los coches no circulan”, con que nos obsequió Falconeti poco antes de dar por terminado el estado de alarma y comparecer de nuevo para decirnos a final de Junio que “Hemos vencido al virus y hemos doblegado la curva” invitándonos a “salir de vacaciones”, que él se aplicó al pie de la letra a gastos pagados para familiares y amigos, como después se ha sabido, y la “genial” explicación que compartió la egabrense vicepresidente del por qué la incidencia de la pandemia era mayor en unas ciudades que en otras:  “…A veces los mapas los tiene uno en la cabeza y los tiene mal. Yo no me había dado cuenta nunca que Nueva York, Madrid, Teherán y Pekín están casi en línea recta -Italia, como cae más abajo, no cuenta aunque haya sido uno de los países más atacados-, no exactamente pero en línea recta, en horizontal -lo de latitud no le debe sonar a esta eminencia-, y son tres de las grandes ciudades donde se ha dado el problema del demonio” y, para rematar, para no hacerlo más largo, el caos de las “instrucciones” navideñas, multiplicadas por 17+2 por eso de la “cogobernanza” que tanto les gustó cuando la descubrieron y los “convivientes, familiares y allegados” a elegir según los casos que el virus es flexible para eso como para las mesas con seis o con diez comensales y los toques de queda entre las 12:00 y las 06:00 o la 01:30 y las 06:00, que en Nochebuena y Nochevieja se vuelve condescendiente y “descansa” un poco el “demonio”.

Y para ir terminando este ya un poco largo artículo, dejo el resumen de los datos de esta terrible pandemia que está siendo bastante cuestionada tanto por científicos y sanitarios como por buena parte de la sociedad civil y política, a la vista de tantas incongruencias y contradicciones que, como aquí en España, son producto de la improvisación y ocurrencias de una clase política poco profesional y preparada, salvo en contadas zonas de nuestro Estado. Para no cansar demasiado con cifras, me voy a limitar a la última actualización de la prestigiosa Universidad Johns Hopkins (UJH), que cada lunes publica en su página web los principales datos mundiales y a la de la página del Ministerio de Sanidad (MS), que publica los datos de fallecidos totales en España. En el primer caso, UJH, los datos del último lunes, día 28, que refleja los números absolutos de fallecidos y casos detectados en los países más afectados, pero que no los analiza en función del número de habitantes de los mismos, por lo que las cifras que da pueden llevar a engaño. En esta web, los datos recogidos en ambos colectivos son, respectivamente, los siguientes: Estados Unidos: 333.125 y 19.134.977. Brasil: 191.139 y 7.484.285. India: 147.901 y 10.207.871. México: 122.426 y 1.383. Italia: 71.925 y 2.047.696. Reino Unido: 70.860 y 2.295.228. Francia: 62.867 y 2.616.510. Irán: 54.693 y 1.200.465. Rusia: 54.080 y 3.019.972. España: 49.824 -casos oficiales después de algunos cambios en el criterio de conteo, pero que está reconocido que el número real de fallecidos asciende al entorno de entre 75.000 y 80.000y 1.854.951. China: 4.771 y 95.632. Cualquier persona con un mínimo de rigor sabe que estas cifras, por si solas son un mero indicativo que hay que contextualizar en el total de la población de cada país y es aquí donde salta la cruda realidad que los informativos españoles siempre ocultan porque dejaría a nuestras autoridades gubernativas en el lugar que le corresponde, el pesebre. Y es que si relacionamos las cifras de fallecidos anteriores con el número de habitantes en cuestión, nos encontramos con el dudoso honor -como en tantos índices negativos que lidera nuestra querida España- de ser número uno en mortandad, 1.700 muertos por millón (m/10⁶) de habitantes -seríamos los segundos, un lugar tampoco “despreciable”, con 1.070 m/10⁶, si tomamos la oficial de 49.824-, seguidos de Italia, 1.160 m/10⁶; Reino Unido, 1.045 m/10⁶ ; EE. UU., 1.006 m/10⁶; México, 964 m/10⁶; Francia, 937 m/10⁶ y Brasil, 906 m/10⁶, por citar los más destacados. Por lo que respecta a los datos de fallecidos que recoge la web del MS https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/estadisticas/estadisticas/estMinisterio/IND_TipoDifusion.htm, cuya última actualización corresponde al 17 de Diciembre pasado, observamos que, a esa fecha, es decir en los 352 días transcurridos de 2020, el número total de muertos asciende a 366.163, lo que representa una cifra diaria de 1.042’24, frente a los 418.556 fallecidos en 2019, que suponen 1.146,73 diarios y a los 427.967 -la cifra mayor en lo que va de Siglo XXI- que nos llevaría a 1.172’51 diarios. Es decir, que en 2020, a la fecha citada, el pasado 17, hay en España 52.393 muertos menos que en todo 2019, lo que significa que tendrían que fallecer 3.742’36 personas al día hasta final de año para igualar al anterior -todavía por debajo de 2018-, una cifra superior al triple del índice de mortalidad diaria más alto en lo que va de siglo, algo estadísticamente complicado, cuando menos, salvo catástrofe.

Termino, por fin, dejando para la reflexión del lector un par de respuestas que Ana Mª Oliva, Ingeniero industrial, doctora en Biomedicina y máster en Ingeniería Biomédica, daba a Josep Mª Francás en una interesante entrevista que publicaba éste, el pasado 11 de Noviembre, en su Blog https://www.noentiendonada.es/ana-maria-oliva-la-gente-no-muere-por-covid/: JMF: “¿Cómo ves la pandemia ahora?”. AMO: “Igual que la vi al principio: como una gran estrategia geopolítica, organizada muy cuidadosamente desde hace muchos años. Algo que no tiene nada que ver con la salud, sino con redireccionar a la humanidad a una situación totalmente distópica en la que nos convertimos en puros esclavos del sistema”. JMF: “Pero hay un virus maldito que ha aparecido sin más y que está dando mucha guerra… ¿no?”. AMO; “Bueno, eso es lo que nos han contado. La realidad es que (bajo mi entendimiento de la vida y de la salud), la enfermedad nunca viene de fuera. Es el estado de tu terreno (el pH de tu cuerpo, el nivel de toxicidad acumulado, el estrés, el estancamiento fruto del sedentarismo) el que permite que esos «gérmenes» germinen o no. Por más poderosa que sea una semilla, no crecerá si el terreno no es el adecuado”. Pues a ver qué depara el futuro y si el próximo día 6 de Enero, los Reyes nos dejan la buena noticia de que sigue Donald Trump, que puede significar que sigamos con la pandemia o se demuestre que era más bien una “plandemia” del NOM o de quien quiere acabar con todo. Ahí lo dejo.

¡Feliz AÑO NUEVO! a las personas de buena voluntad y que Dios nos proteja, que para los de antes es el verdadero enemigo.

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS

4 Comentarios

  1. Se acaba el año con una dictadura, veremos cuanto dura, hay demasiadas alimañas en España y lo peor es que están en el gobierno, tenemos un embustero que en eso de mentir es el primero y a un usurero con moño que no hace más que tocar el coño, nos espía desde el CNI con su tía ELISA, tiene mucha prisa en censurar a los que dicen la verdad, está imputado en varios tinglados pero no va a ser condenado ya que la justicia no es igual para todos aunque ellos digan que si hasta por los codos, no se puede criticar eso de la nueva normalidad, los gobiernos no quieren igualdad, lo que nos quieren es vacunar porque es parte de la agenda 2030′ y quieren quitarnos nuestra forma de pensar, no vaya a ser que nos vayamos a juntar y luchar por nuestra libertad ya que nos pretenden esclavizar y desnudar de todo lo que tengamos ,dejarnos sin nada y así dicen eses adalides que seremos felices sin tener nada, ya que tendrán a la gente drogada y muy pero que muy controlada.

  2. Quiero desear un feliz año al sepulturero y espero que sea el primero en pisar la cárcel junto con toda la pocilga de cerdos que están en el gobierno de España, que no quede libre ninguna alimaña, aunque yo le deseo algo mucho peor, que sufran con terror como le han hecho sufrir a muchos ancianos, la vida la da Dios y él es quien la quita, no unos iluminados fanfarrones porque le sale de los cojones. que raro que no crean en Dios y adoren a Satanás.

  3. Seria muy interesante para todos los lectores de este digital visitar:
    http://www.juangasparini.com/reportajes/espionaje-espanol-en-el-alto-comisionado-de-la-onu-para-derechos-humanos-en-ginebra/-
    Veran de que pasta esta hecha la prensa nacional.
    Que no difiere mucho de la de EE.UU según el 31/2/2020 sobre CNN / Acosta y los bribones de la prensa y siempre aparecen los socialistas y comunistas en el mismo sitio, en la corrupcion;
    ver<[email protected]

  4. Gran repaso ha hecho D. Antonio al reciente mentidero de este dichoso gobierno socialcomunista que está llevando a nuestra nación a un desprestigio internacional mayor del que nunca creímos llegar.
    El articulista relató exactamente la secuencia, casi no me atrevería a decir de mentiras, si no de desatinos de un gobierno ignorante, cínico e hipócrita. Una por una de las expresiones relatadas han sido proferidas por un grupo exagerado de apesebrados. A mi personalmente, me ha hecho recordar los momentos que, no se si a los inútiles del gobierno y sus acólitos, de incertidumbre y que deber hacer de los ciudadanos ante el desconcierto general. Yo me compré una caja de guantes de 100 uds. que no llegué a gastar y creo que no llegará a gastar el total, mi esposa en la cocina.
    En cuanto a que el año 2.021será mejor que el pasado; puede en cuanto a salud, nunca en cuanto a economía. El dinero que se reciba de la UE ya está gastado; solo queda repartirlo, que sabe Dios como lo harán estos inútiles entre sus “allegados”. Otros fondos no vendrán, ya que serían en plan préstamo y eso no lo quiere el mentiroso porque no hay forma de devolverlos; los quiere regalados y la UE le dijo que para tirarlos se basta ella.
    Por deseo que no quede. Entonces cumpliré con el ritual: Feliz y próspero año 2.021.

Comments are closed.