Si hay algo por lo que se mueven los grandes medios de comunicación en España es por las subvenciones. Sin ellas, la mayoría de esos medios no existirían puesto que no controlan el gasto y simplemente esperan que sus deficitarias cuentas de resultados sean cubiertas por las subvenciones públicas, además de con el cuento del apoyo de los lectores que practica, por ejemplo, el panfleto de Ignacio Escolar.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Hoy, el ministro Abébalos se hacía eco de una noticia, poco menos que increíble, publicada por el panfleto de Escolar. El titular de la misma dice así: “El BCE calcula que las medidas del Gobierno ante la pandemia del coronavirus han salvado de la quiebra a una de cada tres empresas españolas”. Es un claro guiño al gobierno, que es de lo que vive el director de ese panfleto.

Pero después de un titular tan pomposo, cualquiera que entre dentro del artículo se podrá encontrar con que las únicas menciones que hace directamente a España son las siguientes: “En algunos países, también se han adoptado medidas para impedir que las empresas despidan a sus empleados (por ejemplo, Italia y España)”. Es decir que las empresas se mantienen porque se obliga al empresario a vivir asfixiado prohibiéndole despedir.

Por otro lado nos cuenta que “las moratorias y los planes de trabajo a tiempo reducido [ERTE, por ejemplo] reducen temporalmente los gastos empresariales, y los préstamos garantizados pueden usarse para refinanciar deudas, pagar gastos o ajustar la producción a la nueva realidad. El impacto de las políticas ha sido más fuerte en Italia y España”. Más parches en los que los únicos que se sacrifican son los empresarios, el estado nada de nada.

Por último dice que “en 2020, las medidas que han permitido la suspensión temporal de los pagos por parte de las empresas (desgravación fiscal, moratorias y planes de trabajo a jornada reducida) o la liquidez en condiciones generosas (apoyo directo) “desempeñaron un papel clave en Alemania, Italia y los Países Bajos; mientras que los préstamos garantizados a empresas son de especial importancia en España y Francia”. ¿Se dan cuenta, en Alemania, Italia y Países Bajos se habla de liquidez en condiciones generosas, mientras que en España se habla de “préstamos garantizados”.

Con todo esto nos encontramos con uno de ese artículos en los que el titular está completamente manipulado para hacerle la ola al gobierno y cuando cualquiera entra hasta el fondo de la noticia se da cuenta que, en el caso de España, la ayuda del gobierno sencillamente no existe y todo recae sobre las espaldas de los empresarios. Eso nos recuerda al tema de los alquileres durante el confinamiento: ¿Subvencionaba el gobierno el alquiler al inquilino? No, era el propietario del inmueble el que no podía reclamar en caso de que el inquilino no pagara. ¿Quién se sacrificaba? El propietario, el gobierno no hacía nada. Suponemos que el titular para el panfleto de Escolar habría sido, en ese caso: “Gran ayuda del gobierno a los alquileres”. Anda a cascarla, pelotas vendidos.

TODOS LOS PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA